Una mas­ca­ra­da que cro­ni­fi­ca la coac­ción al Es­ta­do

Ra­joy de­be des­car­tar hoy el diá­lo­go con una Ge­ne­ra­li­tat en re­bel­día

El Mundo - - PORTADA -

FIEL A LAS re­so­nan­cias kaf­kia­nas de su nom­bre, el pro­ce­so se­pa­ra­tis­ta va ca­mino de alar­gar la pe­sa­di­lla has­ta la úl­ti­ma pá­gi­na, que na­die sa­be ya cuán­do se­rá es­cri­ta. Pre­sio­na­do por los sec­to­res más me­dro­sos de su pro­pio par­ti­do y aco­gi­do a la va­ga es­pe­ran­za de una me­dia­ción in­ter­na­cio­nal, Puig­de­mont evi­tó ayer de­cla­rar uni­la­te­ral­men­te la in­de­pen­den­cia de Ca­ta­lu­ña co­mo los más ra­di­ca­les de sus so­cios es­pe­ra­ban. La far­sa con­ti­núa: Puig­de­mont chantajea al Es­ta­do y la CUP chantajea a Puig­de­mont des­de la ca­lle.

En un dis­cur­so muy me­di­do, el presidente de la Ge­ne­ra­li­tat asu­mió el frau­du­len­to man­da­to elec­to­ral del 1 de oc­tu­bre pa­ra lue­go apla­zar la de­cla­ra­ción for­mal de in­de­pen­den­cia a que ese re­fe­rén­dum le obli­ga­ría. Lo hi­zo pa­ra no dar­le a Ra­joy el mo­ti­vo ya inex­cu­sa­ble pa­ra sus­pen­der la au­to­no­mía. Tam­po­co es des­ca­be­lla­do pen­sar que Puig­de­mont aún apre­cia la li­ber­tad. El mar­ti­rio siem­pre es más atrac­ti­vo pa­ra los que no lo pa­de­cen.

Pe­ro no de­be­mos caer en el de­ba­te no­mi­na­lis­ta que in­tere­sa al cálcu­lo de los se­di­cio­sos. Puig­de­mont no ha re­nun­cia­do a la in­de­pen­den­cia: la ha de­ja­do en sus­pen­so. So­lo se de­ja en sus­pen­so aque­llo que pre­via e implícitamente se ha adop­ta­do. Puig­de­mont no ha da­do un pa­so atrás ni uno ade­lan­te: se ha en­ro­ca­do mien­tras em­pla­za a Ra­joy a una ne­go­cia­ción im­po­si­ble. Hoy hay Con­se­jo de Mi­nis­tros ex­tra­or­di­na­rio y por la tar­de Ra­joy an­te el Con­gre­so sub­ra­ya­rá su com­pro­mi­so con la le­ga­li­dad y su ne­ga­ti­va a so­me­ter­se a chan­ta­jes ba­sa­dos en le­yes que no exis­ten, co­mo re­cal­có Sáenz de San­ta­ma­ría. Pe­ro de­be sa­ber que ca­da minuto que se pro­lon­ga es­te es­ta­do de co­sas, es­ta suer­te de gue­rra fría con la Ge­ne­ra­li­tat, se con­so­li­da la equí­vo­ca ima­gen de una dia­léc­ti­ca de dos po­los en pie de igual­dad ins­ti­tu­cio­nal que so­lo be­ne­fi­cia al se­pa­ra­tis­mo. El Rey lla­mó al res­ta­ble­ci­mien­to del or­den cons­ti­tu­cio­nal: no re­co­men­dó en­fria­mien­tos tác­ti­cos. Ra­joy no de­be ol­vi­dar aquel dis­cur­so, co­mo no lo ol­vi­dan los es­pa­ño­les.

En cuan­to al dis­cur­so de Puig­de­mont –pla­ga­do de ex­pre­sio­nes del ti­po: «El mun­do de­be sa­ber…»–, pron­to se hi­zo evi­den­te que se di­ri­gía a los me­dios ex­tran­je­ros. Por una ra­zón: por­que en Es­pa­ña ya na­die le com­pra sus men­ti­ras. A ex­cep­ción del po­pu­lis­mo, cla­ro, pe­ro no tan­to por­que Po­de­mos crea que Ca­ta­lu­ña es una na­ción opri­mi­da que lu­cha por la eman­ci­pa­ción, sino por­que com­par­ten el mis­mo ob­je­ti­vo de sub­ver­tir el sis­te­ma del 78 que a ellos mis­mos pro­te­ge y pa­ga. A to­dos los pes­ca­do­res opor­tu­nis­tas les in­tere­san los ríos re­vuel­tos. Puig­de­mont lan­zó a las tra­ga­de­ras in­ter­na­cio­na­les una le­ta­nía vic­ti­mis­ta de pos­ver­da­des que Arri­ma­das des­min­tió con­tun­den­te­men­te y cu­ya com­pi­la­ción des­bor­da­ría los lí­mi­tes de es­ta pá­gi­na. In­sis­tió en la re­tó­ri­ca me­siá­ni­ca del pue­blo úni­co y abun­dó en el es­pe­jis­mo men­tal del que ema­na la pro­pa­gan­da cir­cu­lar al uso en­tre sus doc­tri­na­rios me­diá­ti­cos. Fran­co tam­po­co fal­tó, por su­pues­to.

Pe­ro en un gi­ro abrup­to del guión, se des­mar­có de la pro­pia le­ga­li­dad pa­ra­le­la por la que afir­ma re­gir­se pos­po­nien­do sus efec­tos «unas se­ma­nas», cuan­do le ven­ga me­jor. Sus se­gui­do­res más fer­vo­ro­sos en reali­dad no tie­nen de­re­cho a ras­gar­se las ves­ti­du­ras por ello: a un po­lí­ti­co que de­cla­ra que «hay de­mo­cra­cia más allá de la Cons­ti­tu­ción» no se le pue­den pe­dir cuen­tas. Siem­pre en­con­tra­ra­rá una le­gi­ti­mi­dad al­ter­na­ti­va que am­pa­re su ca­pri­cho co­yun­tu­ral. Pa­ra es­ca­par a esa ar­bi­tra­rie­dad ha­ce­mos le­yes y nos so­me­te­mos a ellas. Pe­ro qui­zá las dos pa­tra­ñas más fla­gran­tes de su in­ter­ven­ción fue­ron las re­la­ti­vas a la fa­bu­la­da re­pre­sión san­gui­na­ria del 1-O, de la que mi­la­gro­sa­men­te los cen­te­na­res de he­ri­dos se re­co­bra­ron en ho­ras, y al éxo­do empresarial, al que qui­tó hie­rro agi­tan­do el es­pan­ta­jo del dé­fi­cit fis­cal. Pe­ro es inú­til que fin­ja des­preo­cu­pa­ción cuan­do gru­pos tan em­ble­má­ti­cos co­mo Pla­ne­ta se su­man al éxo­do y aña­den des­pres­ti­gio y pre­sión so­bre su con­de­na­do li­de­raz­go que pue­de aca­bar en elecciones.

A lo lar­go de la tar­de de ayer, un gru­púscu­lo an­ti­sis­te­ma de ideo­lo­gía de­li­ran­te y po­der in­com­pren­si­ble man­tu­vo en vi­lo a una au­to­no­mía al bor­de de per­der­la, a una na­ción harta de so­bre­vi­vir a sus trai­do­res y a un con­ti­nen­te re­ta­do por el re­sur­gir de sus peo­res fan­tas­mas. Fue una prue­ba de la ge­ne­ro­si­dad de la de­mo­cra­cia li­be­ral, ca­paz de dar co­bi­jo in­clu­so a sus enemi­gos de­cla­ra­dos. Pe­ro tam­bién fue el ma­yor es­ca­pa­ra­te de un fra­ca­so his­tó­ri­co: el de las éli­tes tra­di­cio­na­les de Ca­ta­lu­ña que, lle­va­das del su­pre­ma­cis­mo y la co­di­cia, con­fia­ron el fu­tu­ro de to­dos los ciu­da­da­nos al ar­bi­trio de una tri­bu ra­di­cal. Que re­tra­só el co­mien­zo del pleno sub­ver­si­vo por­que no es­ta­ba sa­tis­fe­cha con la li­te­ra­li­dad de la de­cla­ra­ción de in­de­pen­den­cia. Sos­pe­cha­ba que sus cir­cuns­tan­cia­les alia­dos bur­gue­ses pre­ten­dían eva­dir su res­pon­sa­bi­li­dad, echan­do el freno pa­ra evi­tar el cho­que fron­tal con el Es­ta­do. Cho­car es exac­ta­men­te lo que an­sía la CUP.

An­na Ga­briel se ocu­pó de evi­den­ciar su de­cep­ción. Es­pe­ra­ba una «so­lem­ni­dad» que no lle­gó y ha­bló de «opor­tu­ni­dad per­di­da». Des­pués la CUP anun­ció que su lu­cha si­gue fue­ra del Par­la­ment pa­ra que no se dé ni un pa­so atrás. Y cuan­do la CUP ha­bla de lu­cha, ha­bla de des­ór­de­nes pú­bli­cos que ya no ca­be des­car­tar. Esa frac­tu­ra en el blo­que in­de­pen­den­tis­ta pue­de re­ga­lar tiem­po a Ra­joy, pe­ro tam­bién pre­tex­tos. Y de es­ta ho­ra en­tre dra­má­ti­ca y gro­tes­ca de la his­to­ria es­pa­ño­la, que pa­re­ce pe­dir a gri­tos la re­su­rrec­ción de Va­lleIn­clán, lo úl­ti­mo que desea­mos es que se pro­lon­gue por cul­pa de la pa­si­vi­dad, la ca­suís­ti­ca ju­rí­di­ca y el en­quis­ta­mien­to. No se lo me­re­cen los ca­ta­la­nes huér­fa­nos de le­ga­li­dad. No se lo me­re­ce nin­gún es­pa­ñol ató­ni­to que aún con­ser­va la con­vic­ción de per­te­ne­cer a una vie­ja na­ción y a un Es­ta­do res­pe­ta­ble de la Unión Eu­ro­pea.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.