Fu­ga de­ses­pe­ra­da de Ve­ne­zue­la

Mi­les de ciu­da­da­nos huyen de una cri­sis que obli­ga a las fa­mi­lias a de­di­car el 83% del pre­su­pues­to a com­prar co­mi­da en ple­na es­ca­sez Mu­chas jó­ve­nes se pros­ti­tu­yen o ven­den su vir­gi­ni­dad pa­ra com­prar un bi­lle­te con el que emi­grar

El Mundo - - MUNDO - DA­NIEL LO­ZANO

El PIB cae­rá cer­ca del 14% y la in­fla­ción pue­de su­bir los pre­cios un 1.000% Co­lom­bia le­ga­li­zó a 60.000 in­mi­gran­tes, de 350.000 que han lle­ga­do al país

«Ho­la, soy una chi­ca ve­ne­zo­la­na ma­yor de edad. Por la si­tua­ción de mi país quie­ro emi­grar, bus­car un em­pleo, sur­gir… Por eso acu­do a es­te me­dio pa­ra ver quién po­dría ayu­dar­me y brin­dar­me un apo­yo pa­ra sa­car el pa­sa­por­te y pa­gar el pa­sa­je pa­ra tras­la­dar­me y sa­lir de acá». La pro­ta­go­nis­ta de es­ta his­to­ria só­lo tie­ne 18 años, pe­ro ya co­no­ce de pri­me­ra mano los golpes que da la vi­da aun­que ha­ya na­ci­do, ya en re­vo­lu­ción, en el país con ma­yo­res re­ser­vas pe­tro­le­ras del pla­ne­ta.

Ha­ce cua­tro me­ses, acon­se­ja­da por una ami­ga que emi­gró a Co­lom­bia en pa­re­ci­das cir­cuns­tan­cias, lan­zó el anun­cio que abre es­ta crónica –«can­sa­da de co­mer yu­ca, que es lo úni­co que hay»– en una red de con­tac­tos y en­cuen­tros se­xua­les en el país vecino. «Es una de­ci­sión muy an­gus­tian­te, pe­ro aquí el día a día es­tá re­gi­do por quién lo­gra so­bre­vi­vir. No cree­rás la can­ti­dad de co­rreos que me lle­gan, tres o cua­tro al día des­de la pro­pia Co­lom­bia, Pe­rú, Ecua­dor y Mé­xi­co. La gran ma­yo­ría quie­ren se­xo o pe­ti­cio­nes ex­tra­ñas, me pi­den fo­tos des­nu­da, y yo só­lo bus­co una pe­que­ña con­tri­bu­ción eco­nó­mi­ca. Me to­ca ape­lar al co­ra­zón de la gen­te», des­ve­la la jo­ven, es­tu­dian­te de Me­di­ci­na, dis­pues­ta a lo que ha­ga fal­ta mien­tras no sean «co­sas ex­tra­ñas», tam­bién «lim­piar, co­ci­nar, lo que sea con tal de ir­me de acá».

Hoy la jo­ven es­tá a pun­to de via­jar en au­to­bús has­ta Cúcuta, en la fron­te­ra, pa­ra se­guir su ca­mino des­de allí a Me­de­llín, la ciudad ele­gi­da. Ya ha con­se­gui­do el di­ne­ro. En el ca­mino que­da­rán pro­pues­tas pa­ra te­ner se­xo du­ran­te va­rios días, pa­ra par­ti­ci­par en or­gías, pa­ra ser es­po­sa y ma­dre, pa­ra ser pros­ti­tu­ta en un club… «La que más me ha gus­ta­do es la de un se­ñor que se en­car­ga­ría de enamo­rar­me y de ha­cer­me sen­tir una rei­na. El úni­co de­ta­lle ma­lo es que que­ría que es­tu­vie­ra con él un tiem­po pro­lon­ga­do, ahí se aca­bó la ma­gia», re­me­mo­ra.

Ca­si to­do va­le pa­ra huir de un país as­fi­xia­do por la re­ce­sión eco­nó­mi­ca. La hi­pe­rin­fla­ción (su­bi­da de pre­cios por en­ci­ma del 1.000%) ame­na­za con to­mar Ve­ne­zue­la an­tes de fi­nal de un año en el que su Pro­duc­to In­te­rior Bru­to cae­rá cer­ca del 14%, pe­se a que el pre­cio del pe­tró­leo re­gre­só a 50 dó­la­res por ba­rril. «Em­po­bre­ci­mien­to agre­si­vo de la po­bla­ción», co­mo lo de­fi­ne el eco­no­mis­ta As­drú­bal Oli­ve­ros, quien cal­cu­la que las fa­mi­lias de­di­can el 83% de su pre­su­pues­to a com­prar la po­ca co­mi­da que se en­cuen­tra.

An­te la de­mo­li­ción de los ser­vi­cios pú­bli­cos y de la ca­li­dad de la vi­da, ca­si to­do va­le pa­ra la hui­da, in­clu­so ofre­cer la vir­gi­ni­dad. «Soy mo­re­na, del­ga­da, be­lla, in­te­li­gen­te, edu­ca­da, se­ria, ho­nes­ta y res­pon­sa­ble. Ven­do mi vir­gi­ni­dad va­gi­nal y anal por ur­gen­cia eco­nó­mi­ca. No es un jue­go, as­pi­ro a ob­te­ner al me­nos 15.000 dó­la­res», re­cla­ma otra jo­ven ve­ne­zo­la­na, que no quie­re sa­ber na­da de su mo­ne­da, los bo­lí­va­res que se de­va­lúan ca­da día.

Pre­ci­sa­men­te el lu­nes, la Pro­cu­ra­du­ría Ge­ne­ral de Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na des­ar­ti­cu­ló una red de pro­xe­ne­tas que man­te­nían a ocho ve­ne­zo­la­nas ejer­cien­do la pros­ti­tu­ción. El país ca­ri­be­ño es otro de los des­ti­nos de la diás­po­ra crio­lla, que se ha ex­ten­di­do so­bre to­do por Co­lom­bia, Ecua­dor, Pe­rú, Pa­na­má, Chi­le, Bra­sil y Ar­gen­ti­na, ade­más de Es­ta­dos Uni­dos y Es­pa­ña.

«Nun­ca lo ha­bía he­cho, ni si­quie­ra ima­gi­na­do, pe­ro es la úni­ca for­ma de so­bre­vi­vir aquí y de, ade­más, en­viar di­ne­ro a mi ma­dre a Ca­ra­cas», con­fie­sa Lu­na, nom­bre ele­gi­do por es­ta ve­ne­zo­la­na de 21 años pa­ra ejer­cer la pros­ti­tu­ción en Me­de­llín.

Se­gún The Eco­no­mist, al me­nos 4.000 ve­ne­zo­la­nas es­tán ejer­cien­do es­te ofi­cio en Co­lom­bia, lo que ha pro­vo­ca­do in­clu­so in­ci­den­tes con las tra­ba­ja­do­ras del se­xo lo­ca­les en Ca­li y otras ciu­da­des. «Sí, so­mos mu­chas, in­clu­so tran­se­xua­les», re­co­no­ce Lu­na, quien en Ca­ra­cas com­pa­gi­na­ba sus es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios con ta­reas ad­mi­nis­tra­ti­vas. Su fa­mi­lia, de pro­fun­das raí­ces bo­li­va­ria­nas, ni ima­gi­na a qué se de­di­ca su hi­ja. Eso sí, so­bre­vi­ve gra­cias a sus en­víos quin­ce­na­les.

El éxo­do es tan ma­si­vo en Co­lom­bia que ci­frar el nú­me­ro de ve­ne­zo­la­nos lle­ga­dos al país vecino es de una com­ple­ji­dad im­po­si­ble. La re­gu­la­ri­za­ción em­pren­di­da por el presidente Juan Ma­nuel San­tos en ve­rano le­ga­li­zó a más de 60.000 per­so­nas, una pe­que­ña par­te de los 350.000 que Mi­gra­ción cal­cu­la de for­ma ofi­cial.

En cam­bio Tony Vi­to­la, lí­der del co­lec­ti­vo crio­llo en Me­de­llín, ele­va la ci­fra has­ta el me­dio mi­llón, al con­ta­bi­li­zar sus pai­sa­nos con do­ble na­cio­na­li­dad y los que han cru­za­do la fron­te­ra sin se­llar su pa­sa­por­te. Otros, co­mo la Aso­cia­ción de Ve­ne­zo­la­nos en Co­lom­bia, dis­pa­ra sus ci­fras al mi­llón de emi­gran­tes.

Una co­sa sí tie­nen muy cla­ra los que huyen de su país: atrás de­jan unos pro­ble­mas, aho­ra co­mien­zan otros. Las si­tua­cio­nes de in­di­gen­cia en la pro­pia Me­de­llín cre­cen ca­da día, in­clu­so un de­por­tis­ta que ju­gó en la se­lec­ción na­cio­nal de soft­ball ha dor­mi­do 20 días en el po­li­de­por­ti­vo de En­vi­ga­do.

De­si­ree Es­co­bar, de 23 años, es una pe­rio­dis­ta de ra­za, lle­ga­da ha­ce un año «des­pués de que me ro­ba­ran cua­tro ve­ces a mano ar­ma­da y de com­pro­bar que mi tra­ba­jo en las te­le­vi­sio­nes no me ser­vía ni pa­ra com­prar­me un par de za­pa­tos». La jo­ven ha vi­vi­do en pri­me­ra per­so­na la lle­ga­da de una ma­rea de com­pa­trio­tas a Me­de­llín, in­clu­so ella mis­ma ha al­ter­na­do sus tra­ba­jos co­mo

com­mu­nity ma­na­ger en re­des so­cia­les con tra­ba­jos de ca­ma­re­ra o ven­dien­do pe­rri­tos ca­lien­tes con un ca­rri­to.

En Na­vi­dad vol­vió a su Co­je­des lo­cal en un via­je que de in­me­dia­to le de­vol­vió a la reali­dad de su país: su pa­dre, que la ha­bía re­co­gi­do en la fron­te­ra, fue se­cues­tra­do y ase­si­na­do pa­ra ro­bar­le el co­che tras de­jar­la a ella en su ca­sa. Co­mo si Ve­ne­zue­la le qui­sie­ra con­fir­mar que su de­ci­sión de par­tir fue lo me­jor pa­ra su vi­da.

CRISTIAN HER­NÁN­DEZ / EFE

Fa­mi­lias ve­ne­zo­la­nas se des­pi­den pa­ra em­pren­der el via­je en au­to­bús ha­cia otros paí­ses de Amé­ri­ca La­ti­na, hu­yen­do de la cri­sis eco­nó­mi­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.