Los fa­ná­ti­cos se arru­ga­ron

El Mundo - - EL RUIDO DE LA CALLE - RAÚL DEL PO­ZO

Ho­ras de pe­li­gro en una tar­de pa­ra la His­to­ria; la His­to­ria co­mo re­la­to de atro­pe­llos y acu­mu­la­ción de erro­res. Se ha cum­pli­do en es­ta oca­sión la predicción de que la po­lí­ti­ca es el Des­tino, pe­ro los se­pa­ra­tis­tas ca­ta­la­nes no apren­den del pa­sa­do: han he­cho el ri­dícu­lo por quin­ta vez. Pro­cla­ma­ron la Re­pú­bli­ca y la sus­pen­die­ron en me­nos de lo que se tar­da en de­cir­lo. El PP los acu­sa de lo­cos, la CUP de trai­do­res y el Go­bierno de Es­pa­ña con­si­de­ra inad­mi­si­ble la de­cla­ra­ción de in­de­pen­den­cia.

Cuan­do el ge­ne­ral Va­le­riano Wey­ler, ca­ra de rep­til, cuer­po de enano, ins­tin­to de cha­cal, fue ca­pi­tán ge­ne­ral de Ca­ta­lu­ña en la Se­ma­na Trá­gi­ca y an­tes en la gue­rra de Cu­ba, le can­ta­ban: «Mi que­ri­do Va­le­riano / cuan­do te va­yas de aquí / te lla­ma­rán Valery /por­que ha­brás per­di­do el ano». Ese ti­po de ge­ne­ra­les y gue­rras ya nos se dan en el si­glo XXI, pe­ro si exis­ten los mer­ca­dos y la Eu­ro­pa de­mo­crá­ti­ca que lu­cha con­tra la pla­ga del na­cio­na­lis­mo.

Ayer, en pla­zas de ban­de­ras pe­ro sin pá­ja­ros, trac­to­ra­das, fur­go­ne­tas, re­fuer­zo de fron­te­ras y ae­ro­puer­tos, vol­vie­ron a Es­pa­ña los co­rres­pon­sa­les ex­tran­je­ros co­mo cuan­do do­bla­ban las cam­pa­nas. En un Par­la­ment blin­da­do, con una ho­ra de re­tra­so, por dis­cre­pan­cias con la CUP, la mon­ta­ña no pa­rió un ra­tón, sino una cu­ca­ra­cha: Puig­de­mont pro­cla­mó la Re­pú­bli­ca ca­ta­la­na en un Es­ta­do in­de­pen­dien­te, pe­ro in­me­dia­ta­men­te pro­pu­so re­tar­dar los efec­tos de la DUI pa­ra abrir un pro­ce­so de diá­lo­go.

Los des­cen­dien­tes de la bur­gue­sía y los de los char­ne­gos y sou­bret­tes or­ga­ni­za­ron un mo­tín pa­ra que lle­ga­ra la in­de­pen­den­cia y aho­ra ten­drán que es­pe­rar has­ta las ca­len­das grie­gas. En las ho­ras pre­vias ob­ser­vé ira con­te­ni­da en el seno del PP. «En el par­ti­do ha­bía quien creía que Go­bierno es un ca­gón y al­gu­nos mi­nis­tros han pre­sio­na­do pa­ra que se ac­tua­ra an­tes y con más con­tun­den­cia. Al fi­nal ga­na Ra­joy».

Car­les Puig­de­mont, un me­dio­cre al­cal­de pro­vin­ciano, un ti­po sin mag­ne­tis­mo ni ca­ris­ma, con una pul­sión au­to­des­truc­ti­va en­tró ayer tres se­gun­dos en la His­to­ria. «Es un hom­bre de pa­la­bra aun­que se hun­da el mun­do. Se sien­te muy bien en la his­to­ria», me di­ce Pep Martí Vall­ver­dú del Na­ció-di­gi­tal (so­be­ra­nis­ta).

An­na Ga­briel Sabaté que­ría aca­bar con la po­lí­ti­ca co­mo co­to de ca­za de los par­ti­dos y An­to­nio Ca­ños, unos de los fun­da­do­res del par­ti­do asam­blea­rio, de­cla­ra­ba que el ob­je­ti­vo no era tan­to crear una re­pú­bli­ca co­mo lo­grar que el pue­blo ca­ta­lán re­cu­pe­re la so­be­ra­nía. Con­fe­sa­ba que no era in­de­pen­den­tis­ta. «Yo soy co­mo el gay de una fa­mi­lia de le­gio­na­rios». Los de la CUP han sa­li­do de­cep­cio­na­dos del tea­tri­llo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.