He­chos al­ter­na­ti­vos

El Mundo - - OPINIÓN - ARCADI ES­PA­DA

HAY UNA enor­me ex­pec­ta­ción mun­dial por la res­pues­ta que el pre­si­den­te de la nue­va Re­pú­bli­ca ca­ta­la­na (Ho­la Re­pú­bli­ca! Ho­la nou país!) dé al re­que­ri­mien­to que le ha di­ri­gi­do el pre­si­den­te del Go­bierno es­pa­ñol, Ma­riano Ra­joy. Obli­ga­do por los pro­ce­di­mien­tos del ar­tícu­lo 155, Ra­joy quie­re sa­ber si Puig­de­mont y/o aso­cia­dos han de­cla­ra­do la in­de­pen­den­cia de Ca­ta­lu­ña. Se tra­ta, se­gu­ra­men­te, de una pre­gun­ta ju­rí­di­ca­men­te ne­ce­sa­ria. Por lo de­más, la de­cla­ra­ción fue inequí­vo­ca y así di­ce su tex­to, que pron­to apren­de­rán en la es­cue­la los be­bés re­pu­bli­ca­ni­tos: «Lle­ga­dos a es­te mo­men­to his­tó­ri­co, y co­mo pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat, asu­mo al pre­sen­tar los re­sul­ta­dos del re­fe­rén­dum an­te el Par­la­men­to y nues­tros con­ciu­da­da­nos, el man­da­to del pue­blo de que Ca­ta­lu­ña se con­vier­ta en un es­ta­do in­de­pen­dien­te en for­ma de re­pú­bli­ca».

A es­ta de­cla­ra­ción le si­guió otro pá­rra­fo don­de con la mis­ma so­lem­ni­dad anun­cia­ba: «El Go­bierno y yo mis­mo pro­po­ne­mos que el Par­la­men­to sus­pen­da los efec­tos de la de­cla­ra­ción de in­de­pen­den­cia». La pro­po­si­ción aún no ha si­do to­ma­da en cuen­ta por el par­la­men­to y por lo tan­to si­guen vi­gen­tes los efec­tos de la de­cla­ra­ción, y el pri­me­ro, que es el de Puig­de­mont to­ca­do con el go­rro fri­gio y es­tre­lla­do. Ha­brá quien dé a es­tas con­si­de­ra­cio­nes el va­lor de un es­tram­bó­ti­co gam­be­teo. No. Cuan­do la pu­tre­fac­ción es ge­ne­ral la úni­ca sal­va­ción es­tá al pie de la le­tra.

Sin em­bar­go, el re­que­ri­mien­to for­mal del pre­si­den­te del Go­bierno ad­quie­re un va­lor

«La de­cla­ra­ción de Puig­de­mont fue inequí­vo­ca y su tex­to pron­to lo apren­de­rán en la es­cue­la los be­bés re­pu­bli­ca­ni­tos»

in­sos­pe­cha­do en ra­zón de los he­chos al­ter­na­ti­vos des­cri­tos por un pu­ña­do de po­lí­ti­cos sin ver­güen­za y otro pu­ña­do de có­mi­cos pe­rio­dis­tas. En­tre los pri­me­ros des­ta­có el po­lí­ti­co Mi­quel Ice­ta, tam­bién muy có­mi­co, que ilus­tran­do lo que ha si­do siem­pre la po­lí­ti­ca de su par­ti­do, le di­jo al ya pre­si­den­te de la nue­va Re­pú­bli­ca que có­mo iba a sus­pen­der al­go que no ha­bía de­cla­ra­do. Lo di­jo in­me­dia­ta­men­te des­pués de que Puig­de­mont de­cla­ra­ra la in­de­pen­den­cia. Pe­ro es­ta es la re­la­ción que los so­cia­lis­tas ca­ta­la­nes han man­te­ni­do con los he­chos a lo lar­go de su tris­te his­to­ria. Al re­que­ri­mien­to, el pre­si­den­te Puig­de­mont pue­de con­tes­tar de tres ma­ne­ras. La pri­me­ra es con el si­len­cio, que se­ría lo su­yo, da­do que si ya no re­co­no­cía la au­to­ri­dad de los tri­bu­na­les cuan­do per­te­ne­cían a su pro­pio país, me­nos va a re­co­no­cer aho­ra la au­to­ri­dad de un go­ber­nan­te ex­tran­je­ro. La se­gun­da es con un sí, ple­tó­ri­co e in­for­ma­ti­vo, re­ta­dor si no fue­ra in­di­fe­ren­te: yo lo sen­ti­ría por los mer­lu­zos, pe­ro no les vie­ne de una. Y la úl­ti­ma, y que, aun­que per­ju­di­ca­ra mi jui­cio, yo pre­fe­ri­ría por gran­dio­sa y wag­ne­ria­na: que di­je­ra que no, y con mu­cha edu­ca­ción.

Qué días es­ta­mos vi­vien­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.