Pre­mio No­bel ex­pli­ca Puig­de­mont

El Mundo - - OPINIÓN - POR IÑA­KI GIL

A VE­CES, hay que mi­rar por la ven­ta­na pa­ra en­ten­der lo que pa­sa den­tro. Quien me­jor ex­pli­ca lo de Car­les Puig­de­mont es la Real Aca­de­mia Sue­ca de las Cien­cias. El lu­nes, en pre­vi­sión de las jor­na­das que íba­mos a vi­vir, dio el Pre­mio No­bel a Ri­chard Tha­ler, «por sus ha­llaz­gos en la eco­no­mía del com­por­ta­mien­to».

El pro­fe­sor de la Booth School of Bu­si­ness de Chica­go «ha de­mos­tra­do que ac­ti­tu­des hu­ma­nas co­mo la ra­cio­na­li­dad li­mi­ta­da, la per­cep­ción de jus­ti­cia y la fal­ta de au­to­con­trol afec­tan a la to­ma de de­ci­sio­nes», di­ce el co­mi­té No­bel.

Fue leer «ra­cio­na­li­dad li­mi­ta­da» y pen­sar en Puig­de­mont, arras­tra­do por una ola de sen­ti­men­ta­lis­mo ili­mi­ta­do. El con­cep­to de ra­cio­na­li­dad li­mi­ta­da se de­be a otro No­bel de Eco­no­mía, Her­bert Si­mon (1978), quien de­mos­tró que se to­man de­ci­sio­nes eco­nó­mi­cas con un fo­co «es­tre­cho», sin con­si­de­rar to­das las al­ter­na­ti­vas y con­se­cuen­cias. Ejem­plo, de­cla­rar la in­de­pen­den­cia en 2017.

Tha­ler, co­mo to­dos los hom­bres se­rios, ha re­sul­ta­do un ca­chon­do. De­cla­ró a bo­te pron­to que se gas­ta­ría los nue­ve mi­llo­nes de co­ro­nas sue­cas del ga­lar­dón (943.000 eu­ros) de ma­ne­ra irra­cio­nal. Y se qui­tó mé­ri­tos: «He he­cho ca­rre­ra ro­ban­do ideas a los psi­có­lo­gos».

Con­ta­ba Ca­ro­li­na Mar­tín en es­te pe­rió­di­co que el ve­ne­ra­ble pro­fe de 72 años, al co­no­cer la no­ti­cia, se pu­so una ca­mi­se­ta con el le­ma «Qua­si ra­tio­nal» en alu­sión a su pri­mer li­bro ‘Qua­si ra­tio­nal Eco­no­mics’ en el que ex­pu­so su teo­ría de que el en­fo­que eco­nó­mi­co clá­si­co (los hu­ma­nos ac­túan ra­cio­nal­men­te en su pro­pio in­te­rés) es erró­neo por­que no tie­ne en cuen­ta fac­to­res men­ta­les que «co­lo­rean los jui­cios y las de­ci­sio­nes hu­ma­nas». Puig­de­mont, cua­si ra­cio­nal. Cla­va­do.

¿Aho­ra bien, qué pro­po­ne el ga­lar­do­na­do pa­ra co­rre­gir es­tos bro­tes irra­cio­na­les? Un em­pu­jon­ci­to. ‘Nud­ge’, en in­glés. La pa­la­bra se po­pu­la­ri­zó en la jer­ga eco­nó­mi­ca a raíz del li­bro que es­cri­bió en 2008 con el ju­ris­ta Cass R. Suns­tein y que se pu­bli­có en es­pa­ñol con un tí­tu­lo de ma­nual de au­to­ayu­da: ‘Un pe­que­ño em­pu­jón: el im­pul­so que ne­ce­si­tas pa­ra to­mar las me­jo­res de­ci­sio­nes en sa­lud, di­ne­ro y fe­li­ci­dad’. Fue un ‘best se­ller’, ya ven.

La Fun­déu afir­ma que la tra­duc­ción co­rrec­ta de ‘nud­ge’ es aci­ca­te. Es­to es, es­tí­mu­lo, in­cen­ti­vo. Se man­tie­ne la li­ber­tad de elec­ción pe­ro se guía al in­di­vi­duo por el buen ca­mino. Por eso, es­ta doc­tri­na es lla­ma­da «pa­ter­na­lis­mo li­be­ral». ¿Em­pu­jon­ci­to? ¿Aci­ca­te? El 155, mis­ma­men­te. Y Ra­joy, de pa­dra­zo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.