Cor­tar seis ca­be­zas de hi­dra

El Mundo - - CULTURA - RAÚL DEL PO­ZO

Los sofistas veían en to­das las le­yes al­go ar­bi­tra­rio. El pue­blo los acla­ma­ba has­ta que Pla­tón, des­de el jar­dín don­de se guar­da­ban los hue­sos de Pe­ri­cles –no se po­día en­trar si no se sa­bía Geo­me­tría– los lla­mó mer­ca­de­res de ar­tícu­los del al­ma. Pla­tón em­pleó la ma­yéu­ti­ca o el mé­to­do de la par­te­ras pa­ra des­cu­brir la cohe­ren­cia de la ver­dad. La ma­yéu­ti­ca, con to­que de iro­nía y pru­den­cia, es la que em­pleó Ma­riano Ra­joy en su pre­gun­ta a Puig­de­mont.

An­te la con­fu­sión, ba­ru­llo y des­con­cier­to pro­vo­ca­dos por el es­ti­lo en­re­ve­sa­do y tram­po­so de so­fis­ta em­plea­do por Puig­de­mont, el pre­si­den­te res­pon­dió con es­ti­lo car­te­siano, re­qui­rien­do al pre­si­dent que se acla­re. Lue­go, han di­cho que sus pa­la­bras fue­ron una ame­na­za, un ul­ti­má­tum, cuan­do no fue­ron sino un cum­pli­mien­to al pie de la le­tra del 155: («...el Go­bierno, pre­vio re­que­ri­mien­to al pre­si­den­te de la Co­mu­ni­dad Au­tó­no­ma...»). Les dan a los re­bel­des de pla­zo has­ta el lu­nes 16 pa­ra que con­tes­ten si han de­cla­ra­do o no la re­pú­bli­ca; y has­ta el 19, pa­ra que con­fir­men si vuel­ven o no a la le­ga­li­dad. Aún no se sa­be qué va a ocu­rrir, pe­ro sur­gen vo­ces enér­gi­cas que exi­gen cas­ti­go a los gol­pis­tas. «Hay que des­ca­be­zar la hi­dra –me di­ce un em­pre­sa­rio cer­cano al PSOE–. De sus mu­chas ca­be­zas, cor­tar por lo me­nos seis: Puig­de­mont, Jun­que­ras, Tra­pe­ro, los dos Jor­dis y For­ca­dell».

Mi fuente de Ca­na­le­tas ex­pli­ca que vi­vi­mos un cho­que en­tre dos cul­tu­ras, dos len­gua­jes. «Puig­de­mont hi­zo una ober­tu­ra de jue­go vis­ta co­mo in­su­fi­cien­te por los po­de­res del Es­ta­do y juz­ga­da se­ve­ra­men­te por el ala más ra­di­cal del so­be­ra­nis­mo. Es un signo de ma­triz a la ca­ta­la­na, en la que los pac­tos, a ve­ces bi­zan­ti­nos, son ha­bi­tua­les. Tra­di­ción muy ci­vil, a la ita­lia­na. En­fren­te hay un Es­ta­do de ma­triz cas­te­lla­na, adus­to, con un Ra­joy pre­sio­na­do por to­das par­tes en­tre el nú­cleo du­ro de la Es­pa­ña pro­fun­da y las ad­ver­ten­cias eu­ro­peas de mo­de­ra­ción».

¿Mano du­ra, ma­nu mi­li­ta­ri, blan­du­ra, pac­tis­mo? Ésas son las cues­tio­nes. Bo­rrell, que le es­tá qui­tan­do fo­cos a Pe­dro Sán­chez, di­jo el otro día que hay que de­jar el bue­nis­mo y re­cor­dar a Car­les Puig­de­mont que le pue­den caer en­ci­ma mu­chos años de ta­le­go.

El vo­ca­blo bue­nis­mo aún no es­tá en el dic­cio­na­rio. Se em­plea en plan des­pec­ti­vo o sa­tí­ri­co pa­ra bur­lar­se de la ge­ne­ro­si­dad im­pos­ta­da o la hi­po­cre­sía de co­rrec­ción po­lí­ti­ca. Pe­ro só­lo hay dos ma­ne­ras de so­lu­cio­nar el caos, por con­sen­so o por vio­len­cia.

Los clá­si­cos de la es­tra­te­gia avi­san que en una si­tua­ción pe­li­gro­sa, co­mo es un in­ten­to de se­ce­sión, los peo­res erro­res son los dic­ta­dos por los bue­nos sen­ti­mien­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.