El Es­ta­do ex­hi­be su unión y su fuer­za fren­te al se­pa­ra­tis­mo

Asis­ten­cia ré­cord a un des­fi­le mi­li­tar en el que el Rey reunió a po­lí­ti­cos, jue­ces y so­cie­dad ci­vil Sán­chez, Za­pa­te­ro, Gon­zá­lez y 26 ex mi­nis­tros es­ce­ni­fi­can el com­pro­mi­so del PSOE Ra­joy es­ti­ma que Puig­de­mont vol­ve­rá a la ley con de­cir que no ha de­cla­ra­do

El Mundo - - PORTADA - RAÚL PIÑA MA­DRID

Lleno has­ta la ban­de­ra ayer en el Pa­la­cio Real, du­ran­te la re­cep­ción que los Re­yes ofre­cie­ron con mo­ti­vo de la Fies­ta Na­cio­nal. Go­bierno, opo­si­ción, Po­der Ju­di­cial, em­pre­sa­rios y so­cie­dad ci­vil tras­la­da­ron una ima­gen de uni­dad en pleno desafío in­de­pen­den­tis­ta del Go­bierno de Car­les Puig­de­mont. Al ac­to acu­die­ron has­ta 26 ex mi­nis­tros del PSOE, que coor­di­na­ron por te­lé­fono su asis­ten­cia.

«Op­ti­mis­mo» y «es­pe­ran­za» fue­ron las pa­la­bras más re­pe­ti­das. «Es­ta­mos me­jor que ayer», di­je­ron va­rios miem­bros del Go­bierno. En Mon­cloa creen que si Puig­de­mont res­pon­de que el mar­tes no de­cla­ró la in­de­pen­den­cia, vol­ve­ría a la le­ga­li­dad y, por tan­to, el diá­lo­go se­ría po­si­ble.

Pin, cor­ba­tas, bol­sos... El mer­chan­di­sing con los co­lo­res de la ban­de­ra de Es­pa­ña triun­fó ayer en el Pa­la­cio Real. Va­rio­pin­ta mues­tra. La re­cep­ción que ofre­cie­ron los Re­yes con mo­ti­vo de la Fies­ta Na­cio­nal con­vir­tió en pro­ta­go­nis­ta al gran au­sen­te: Car­les Puig­de­mont, pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat. Ca­ta­lu­ña y el desafío in­de­pen­den­tis­ta mo­no­po­li­za­ron los co­rri­llos de los más de 1.500 in­vi­ta­dos, la ma­yor asis­ten­cia tras el ac­to de pro­cla­ma­ción de Fe­li­pe VI. «Op­ti­mis­mo» y «es­pe­ran­za» fue­ron las pa­la­bras más pro­nun­cia­das en­tre los miem­bros del Go­bierno. «Hoy me­jor que ayer y peor que ma­ña­na», era la fo­to­gra­fía que di­bu­ja­ban miem­bros del ga­bi­ne­te de Ra­joy, que se au­sen­tó pa­ra via­jar a Al­ba­ce­te jun­to a Ma­ría Do­lo­res de Cos­pe­dal, mi­nis­tra de De­fen­sa, tras te­ner con­fir­ma­ción del ac­ci­den­te mor­tal de un Eu­ro­figh­ter.

El ac­to sir­vió pa­ra que po­lí­ti­cos, jue­ces, fis­ca­les, em­pre­sa­rios y re­pre­sen­tan­tes de la so­cie­dad ci­vil ex­hi­bie­ran, el día de la Fies­ta Na­cio­nal, uni­dad an­te la ma­yor cri­sis ins­ti­tu­cio­nal de Es­pa­ña. Fe­li­pe VI, en su his­tó­ri­co men­sa­je del pa­sa­do 3 de oc­tu­bre a los es­pa­ño­les, pi­dió a «los le­gí­ti­mos po­de­res del Es­ta­do ase­gu­rar el or­den cons­ti­tu­cio­nal y el nor­mal fun­cio­na­mien­to de las ins­ti­tu­cio­nes». Y ayer los po­de­res del Es­ta­do acu­die­ron al Pa­la­cio Real co­mo una res­pues­ta más an­te la pe­ti­ción del Je­fe del Es­ta­do. Cie­rre absoluto de fi­las an­te el ór­da­go se­ce­sio­nis­ta de Puig­de­mont, a quie­nes miem­bros del Go­bierno y de la opo­si­ción ven «aco­rra­la­do». Con­si­de­ran que la so­lu­ción es­tá en el «diá­lo­go den­tro de la le­ga­li­dad». «Hay que mi­rar ha­cia de­lan­te», se oía en los co­rri­llos más anó­ni­mos.

El Go­bierno en pleno –sal­vo Luis de Guin­dos, de via­je en Washington–, Pe­dro Sán­chez, Al­bert Ri­ve­ra –co­mo es ha­bi­tual, no acu­dió Pa­blo Igle­sias–, los pre­si­den­tes au­to­nó­mi­cos al com­ple­to –a ex­cep­ción de Ca­ta­lu­ña, País Vas­co y Na­va­rra–, los más al­tos re­pre­sen­tan­tes del Po­der Ju­di­cial y del mun­do eco­nó­mi­co co­mo Jo­sep Oliu (Ban­co Sa­ba­dell); Jo­sep Creuhe­ras (Pla­ne­ta); Jo­sé Luis Bo­net (Frei­xe­net); Jo­sé Ma­ría Ál­va­rez-Pa­lle­te (Te­le­fó­ni­ca); Pa­blo Is­la (In­di­tex); Ig­na­cio Sán­chez Ga­lán (Iberdrola); Di­mas Gimeno (El Cor­te In­glés), en­tre otros; así co­mo di­rec­ti­vos de los gru­pos de co­mu­ni­ca­ción mos­tra­ron su apo­yo, con su pre­sen­cia, a la ac­tua­ción del es­ta­do de de­re­cho.

Otra mues­ca de es­ta ex­hi­bi­ción uni­ta­ria fue la asis­ten­cia de 26 ex mi­nis­tros del PSOE: Al­fre­do Pérez Ru­bal­ca­ba, Ma­ría Te­re­sa Fer­nán­dez de la Ve­ga, Ele­na Sal­ga­do, Mi­guel Án­gel Mo­ra­ti­nos, Jo­sé Mon­ti­lla, Án­gel Ga­bi­lon­do, Ma­riano Fer­nán­dez Ber­me­jo y Cris­ti­na Nar­bo­na, Tri­ni­dad Ji­mé­nez... De he­cho, fue és­ta úl­ti­ma quien des­ve­ló al Rey que se ha­bían te­le­fo­nea­do en­tre ellos pa­ra coor­di­nar su asis­ten­cia y así «re­cu­pe­rar el es­pí­ri­tu del 78». Fue Ro­sa Con­de, por­ta­voz del Go­bierno con Fe­li­pe Gon­zá­lez, quien ejer­ció de im­pul­so­ra. Jo­sep Bo­rrell, pro­ta­go­nis­ta de la mul­ti­tu­di­na­ria ma­ni­fes­ta­ción de los no in­de­pen­den­tis­tas el pa­sa­do do­min­go en Barcelona, man­tu­vo un lar­go apar­te con la vi­ce­pre­si­den­ta del Go­bierno, So­ra­ya Sáenz de San­ta­ma­ría. Bo­rrell re­ci­bió mu­chas fe­li­ci­ta­cio­nes por su in­ter­ven­ción aquel día.

Pe­dro Sán­chez lle­gó acom­pa­ña­do de Fe­li­pe Gon­zá­lez y Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro. Des­de las fi­las so­cia­lis­tas aún se man­tie­ne la es­pe­ran­za de que fi­nal­men­te no se ten­ga que ac­ti­var el ar­tícu­lo 155 de la Cons­ti­tu­ción, to­da vez que Puig­de­mont «vuel­va a la le­ga­li­dad». «Na­die quie­re apli­car el ar­tícu­lo 155, sal­vo Puig­de­mont y Ri­ve­ra», ex­pu­so Sán­chez en conversación in­for­mal con los pe­rio­dis­tas. Asi­mis­mo, de­fen­dió que su acuer­do con Ra­joy «tras­la­da mu­cha tran­qui­li­dad y es­ta­bi­li­dad a la ciu­da­da­nía» y mos­tró su «con­fian­za» en que ha­brá una so­lu­ción, por ejem­plo, con la re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal. En to­do ca­so, di­ri­gen­tes his­tó­ri­cos de la for­ma­ción ca­li­fi­can de «in­te­li­gen­te» la ac­tua­ción del Go­bierno, aun­que avi­san de que es­te con­flic­to «va a ser lar­go y hay que es­tar pre­pa­ra­dos».

Una ima­gen de fuer­za jus­to cuan­do al­gu­nos de es­tos re­pre­sen­tan­tes con­si­de­ran que el se­pa­ra­tis­mo «du­da» y mues­tra grie­tas tras la con­tro­ver­ti­da de­cla­ra­ción de in­de­pen­den­cia (o no) de Puig­de­mont y cuan­do el re­que­ri­mien­to del Go­bierno pa­ra que lo acla­re su­po­ne «aco­rra­lar­lo», si­tuar­lo «en un ca­lle­jón sin sa­li­da»: si di­ce que no, ten­drá un pro­ble­ma con la CUP; si di­ce que sí, se ac­ti­va­rá el 155 y, po­si­ble­men­te, nue­vas ac­cio­nes ju­di­cia­les.

«Es­toy tran­qui­lo y se­gu­ro», con­fe­sa­ba un des­ta­ca­do miem­bro del Go­bierno. «Es im­por­tan­te la ima­gen de uni­dad. Con­tar con el apo­yo de Sán­chez y Ri­ve­ra en un blo­que ins­ti­tu­cio­nal». Otro com­pa­ñe­ro su­yo de ga­bi­ne­te con­cre­ta­ba que el desafío in­de­pen­den­tis­ta «es una cues­tión de Es­ta­do, no de Go­bierno», y que ayer el Es­ta­do es­ta­ba allí.

En las úl­ti­mas ho­ras, el áni­mo en el Go­bierno ha va­ria­do. Se des­pren­de «op­ti­mis­mo». La sen­sa­ción ge­ne­ral ayer es que «se ha ba­ja­do la in­ten­si­dad de la ten­sión». Des­de el Eje­cu­ti­vo lo acha­can a lo su­ce­di­do en la úl­ti­ma se­ma­na: huel­ga ge­ne­ral fa­lli­da, mul­ti­tu­di­na­ria ma­ni­fes­ta­ción contra la in­de­pen­den­cia, dis­cur­so del Rey, fu­ga de em­pre­sas, cam­bio de vi­sión de la pren­sa in­ter­na­cio­nal, ten­sio­nes en el in­de­pen­den­tis­mo fren­te a la uni­dad de PP, PSOE y Cs, y re­que­ri­mien­to del Go­bierno. Y ex­po­nen un ejem­plo so­bre có­mo la pe­lo­ta de la de­bi­li­dad es­tá aho­ra en el te­ja­do de Puig­de­mont: se han re­ti­ra­do mu­chas es­te­la­das de los bal­co­nes en Barcelona. «A los ciu­da­da­nos les han con­ta­do mu­chas men­ti­ras du­ran­te mu­cho tiem­po. Y los ca­ta­la­nes no se lo me­re­cen», ex­po­ne un mi­nis­tro. «Los in­de­pen­den­tis­tas vi­ven en la frus­tra­ción per­ma­nen­te, no­so­tros en la de­mo­cra­cia». Pa­ra el Eje­cu­ti­vo, su prio­ri­dad es ase­gu­rar «la con­vi­ven­cia».

KIKO HUES­CA / EFE

Los Re­yes y sus hi­jas ob­ser­van jun­to a Ma­riano Ra­joy la ex­hi­bi­ción aé­rea du­ran­te el des­fi­le del Día de la Fies­ta Na­cio­nal, ayer, en Ma­drid.

FIR­MA DE FO­TO

Pie de fo­to pa­ra to­das las pá­gi­nas del pe­rió­di­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.