El di­rec­tor nor­te­ame­ri­cano re­gre­sa a las pan­ta­llas con ‘La suer­te de los Lo­gan’, un atra­co per­fec­to

Di­rec­tor de ‘La suer­te de los Lo­gan’. Es un men­ti­ro­so y no du­da en re­co­no­cer­lo. Vuel­ve tras las cá­ma­ras y lo ha­ce en una for­ma en­vi­dia­ble.

El Mundo - - PORTADA - ALBERTO MU­ÑOZ LON­DRES

Na­da co­mo re­vi­si­tar tus éxi­tos pa­ra vol­ver con pa­so fir­me. Al me­nos eso de­bió de pen­sar Ste­ven So­der­bergh al re­gre­sar de su re­ti­ro ci­ne­ma­to­grá­fi­co de cua­tro años con la pe­lí­cu­la La

suer­te de los Lo­gan, re­cién es­tre­na­da. Un fil­me con­ti­nuis­ta del éxi­to que al­can­zó con la sa­ga Ocean’s Ele­ven, am­bien­ta­do en la Vir­gi­nia Oc­ci­den­tal más de­pri­mi­da, don­de dos her­ma­nos, Chan­ning Ta­tum y Adam Dri­ver, in­ten­ta­rán ro­bar en uno de los cir­cui­tos de coches más im­por­tan­tes del país. La tra­ma, es­cri­ta por una mis­te­rio­sa de­bu­tan­te y pro­ba­ble­men­te ima­gi­na­ria guio­nis­ta lla­ma­da Re­bec­ca Blunt, com­bi­na la crí­ti­ca so­cial de la Amé­ri­ca más pro­fun­da, la sor­pren­den­te ac­tua­ción de un Da­niel Craig que rom­pe con la ele­gan­te se­rie­dad de Ja­mes Bond y los siem­pre re­co­no­ci­bles gi­ros ar­gu­men­ta­les de las pe­lí­cu­las del di­rec­tor.

Pre­gun­ta.– ¿Qué tal ha ido su

re­ti­ro?

Res­pues­ta.– Mis va­ca­cio­nes han si­do bas­tan­te aje­trea­das la ver­dad. No es­ta­ba bro­mean­do cuan­do di­je que iba a des­apa­re­cer por un tiem­po y du­ran­te un mes iba bien, has­ta to­mé cla­ses de pin­tu­ra. Es­ta­ba apren­dien­do las pin­ce­la­das bá­si­cas cuan­do me die­ron el guión de la se­rie The

Knick y me di cuen­ta de que la se­gun­da per­so­na que lo vie­se iba a acep­tar­lo, y yo no que­ría que eso ocu­rrie­ra. Tra­ta so­bre to­do aque­llo que me in­tere­sa, pe­ro des­de un con­tex­to que nun­ca an­tes ha­bía ex­plo­ra­do. Le di­je a mi es­po­sa que en cua­tro me­ses no só­lo se ha­bría aca­ba­do mi re­ti­ro sino que es­ta­ría ro­dan­do diez ho­ras dia­rias de te­le­vi­sión y ella me di­jo que si eso me ha­cía fe­liz que ade­lan­te.

P.– ¿Qué ha­bía en La suer­te de los Lo­gan que le hi­zo vol­ver al ci­ne? R.– El guión. Se su­po­nía que te­nía que en­con­trar un di­rec­tor apro­pia­do y me di cuen­ta de que que­ría di­ri­gir­la yo mis­mo. Sen­tí que te­nía un desa­rro­llo

in­te­li­gen­te e in­cluía to­dos los ele­men­tos que tie­ne que te­ner pa­ra mí es­te ti­po de his­to­rias ade­más de in­cluir al­gu­nos nue­vos. Nor­mal­men­te en es­te gé­ne­ro los la­dro­nes ya lo son cuan­do em­pie­za la pe­lí­cu­la y tam­po­co tie­ne mu­cha re­le­van­cia sa­ber de dón­de vie­nen o dón­de vi­ven. Lo que me gus­ta de La suer­te de los

Lo­gan es que les ve­mos apren­der có­mo ha­cer el tra­ba­jo. Me gus­ta­ba que no tu­vie­ran di­ne­ro, tec­no­lo­gía, ar­mas… Ni si­quie­ra pa­la­bro­tas ni prác­ti­ca­men­te vio­len­cia.

P.– ¿Por qué se eli­gió un si­tio tan de­pri­mi­do y po­co fo­to­gé­ni­co co­mo Vir­gi­nia Oc­ci­den­tal co­mo lo­ca­li­za­ción?

R.– Hay gen­te allí que lo es­tá pa­san­do muy mal. No hay re­fe­ren­cias po­lí­ti­cas por­que no tie­ne sen­ti­do que las ha­ya. La gen­te de Vir­gi­nia Oc­ci­den­tal sa­be que no im­por­ta quién es­té en la Ca­sa Blanca, na­da va a ir me­jor pa­ra ellos y na­die va a ayu­dar­les. Han si­do ol­vi­da­dos, mar­gi­na­dos, y no lo ven co­mo un pro­ble­ma del mo­men­to sino co­mo al­go es­truc­tu­ral, pa­ra siem­pre. Es un te­ma de co­rrup­ción que tie­nen que lle­var pues­to ca­da día y ade­más de for­ma si­len­cio­sa.

P.– ¿Cuál fue el prin­ci­pal re­to de es­te pro­yec­to?

R.– El ver­da­de­ro desafío fue con­se­guir que el tono fue­ra con­sis­ten­te, lo que es un pro­ble­ma pa­ra mu­chos di­rec­to­res jó­ve­nes. Pa­ra que se ha­ga una idea hi­ci­mos dos vi­sio­na­dos de prue­ba y el 25% de los es­pec­ta­do­res nos di­jo que era de­ma­sia­do len­ta… Yo que­ría con­ce­der­le a ca­da per­so­na­je su tiem­po, sus con­ver­sa­cio­nes. Aun así qui­ta­mos 18 mi­nu­tos de la cin­ta ori­gi­nal. Em­pe­za­mos a cor­tar de aquí y de allá pe­ro lle­gó un mo­men­to en que me di cuen­ta de que eso afec­ta­ría al equi­li­brio de la pe­lí­cu­la. No voy a ace­le­rar­la más por­que si no va a de­jar de pa­re­cer al­go real y va a con­ver­tir­se en un trái­ler de dos ho­ras.

P.– ¿Có­mo se le ocu­rrió pen­sar en Da­niel Craig pa­ra un pa­pel así? [El ac­tor bri­tá­ni­co in­ter­pre­ta el pa­pel de un ex­tra­va­gan­te ex­per­to en ex­plo­si­vos al que tie­nen que re­clu­tar des­de la cár­cel]

R.– Lo hi­ce por­que le co­noz­co más allá de las pan­ta­llas y sé que es un ti­po di­ver­ti­do. Tie­ne un gran sen­ti­do del hu­mor y me pre­gun­té por qué nun­ca ha­bía vis­to esa fa­ce­ta su­ya en el ci­ne. Pen­sé que le gus­ta­ría ha­cer co­me­dia, te­ner li­ber­tad, y le en­can­tó la idea. Creo que se lo pa­só ge­nial crean­do al per­so­na­je con el pe­lo de­co­lo­ra­do, los ta­tua­jes…

P.– Por lo vis­to la pe­lí­cu­la ha fun­cio­na­do mal en el si­tio en el que es­tá lo­ca­li­za­da...

R.– La ver­dad es que los da­tos que ob­tu­vi­mos el pri­mer fin de se­ma­na fue­ron frus­tran­tes por­que no vino na­die del pú­bli­co que es­pe­rá­ba­mos; Vir­gi­nia Oc­ci­den­tal re­gis­tró la ta­qui­lla más ba­ja. No sa­bía­mos qué pa­sa­ba, ¿por qué la gen­te pa­ra la que he­mos he­cho es­ta pe­lí­cu­la no vie­ne a ver­la? ¿Tie­nen tan­tas sos­pe­chas so­bre Holly­wood que di­rec­ta­men­te ya tie­nen pre­jui­cios contra ella? Creo que se pen­sa­ban que íba­mos a reír­nos de los su­re­ños, de aque­llos que no tie­nen re­cur­sos eco­nó­mi­cos.

P.– Se ha­bla de que pien­sa ha­cer una pe­lí­cu­la con un te­lé­fono mó­vil...

R.– Aho­ra mis­mo es­ta­mos en post­pro­duc­ción y creo que en mar­zo o abril po­dre­mos te­ner­lo. No creo que sea una pe­lí­cu­la de mie­do pe­ro si eres una mu­jer o un ti­po es­pe­cí­fi­co de hom­bre lo va a ser. Es una pe­sa­di­lla vi­vien­te bá­si­ca­men­te.

«ES­TA­BA APREN­DIEN­DO A PIN­TAR CUAN­DO ME DIE­RON EL GUIÓN DE ‘THE KNICK’... NO PU­DE DE­CIR QUE NO» «EN LA CIU­DAD DON­DE ES­TÁ LO­CA­LI­ZA­DA, LA PE­LÍ­CU­LA NO HA FUN­CIO­NA­DO. CREO QUE PIEN­SAN QUE NOS REÍ­MOS DE ELLOS»

EL MUN­DO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.