Un guion pre­ca­rio

El Mundo - - OPINIÓN - RA­FA LA­TO­RRE

CUAN­DO al­can­zó la Pre­si­den­cia de EEUU, Ro­nald Rea­gan ha­bía pro­ta­go­ni­za­do 53 pe­lí­cu­las de Holly­wood. En la úl­ti­ma en­tre­vis­ta que con­ce­dió en el Des­pa­cho Oval le con­fe­só al periodista Da­vid Brin­kley de

ABC News: «En es­te des­pa­cho mu­chas ve­ces me he pre­gun­ta­do có­mo po­dría ha­cer es­te tra­ba­jo si no hu­bie­ra si­do ac­tor».

El periodista ti­ró de ese hi­lo y Rea­gan con­ti­nuó: «La po­lí­ti­ca es más di­fí­cil que cual­quier au­di­ción por­que aquí no só­lo tie­nes que con­se­guir el pa­pel sino que ade­más des­pués tie­nes que es­cri­bir el guion». Ca­da pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos ha es­cri­to la si­nop­sis de su man­da­to. El li­de­raz­go de Oba­ma, por ci­tar un ca­so re­cien­te, se cons­tru­yó so­bre la idea de que el Go­bierno fe­de­ral po­día ser una fuer­za be­ne­fac­to­ra fren­te a los re­ce­los que siem­pre ha des­per­ta­do Washington en el ame­ri­cano me­dio.

Aho­ra que lo pien­so, en Es­pa­ña ha ocu­rri­do al­go pa­re­ci­do des­de la ins­tau­ra­ción de la de­mo­cra­cia. Suá­rez fue la re­con­ci­lia­ción, Gon­zá­lez la mo­der­ni­za­ción, Az­nar la re­le­van­cia in­ter­na­cio­nal, Za­pa­te­ro la am­plia­ción de de­re­chos y el pri­mer Ra­joy la re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca. Que exis­tie­ra una tra­ma no quie­re de­cir que el desen­la­ce fue­ra fe­liz. En al­gu­nos ca­sos el nu­do fue tor­pe e irres­pon­sa­ble, y el desen­la­ce fue des­gra­cia­do, pe­ro al me­nos ha­bía un plan­tea­mien­to.

El guion de la ac­tual le­gis­la­tu­ra es el más pre­ca­rio de to­dos. Qui­zás por­que el que de­bía es­cri­bir­lo y pro­ta­go­ni­zar­lo se ha con­ce­di­do un pa­pel gre­ga­rio del re­par­to, el de con­tra­rré­pli­ca. Es­pa­ña ha pa­sa­do de la emer­gen­cia so­cial a la emer­gen­cia na­cio­nal y qué me­jor sín­to­ma de la re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca que las me­lan­có­li­cas 120 ho­ras que va­mos a es­tar ana­li­zan­do una sen­ten­cia tan uní­vo­ca co­mo la que de­cla­ra­ba la in­de­pen­den­cia de Ca­ta­lu­ña. Qué me­jor sín­to­ma tam­bién de que és­te es un Go­bierno de ca­te­nac­cio.

El otro día, la periodista de EL MUN­DO Ca­ye­ta­na Ál­va­rez de Toledo ofre­ció una en­tre­vis­ta a la CNN. Ha­cía me­ses que na­die le re­cor­da­ba a los es­pec­ta­do­res del ca­nal in­ter­na­cio­nal al­go tan ob­vio co­mo que Puig­de­mont li­de­ra un pro­yec­to ra­di­cal­men­te ex­clu­yen­te e ile­gal. Los pe­rio­dis­tas del ca­nal le ha­bla­ron fue­ra de mi­cró­fono a la en­tre­vis­ta­da de las di­fi­cul­ta­des que les plan­tea­ba el Go­bierno es­pa­ñol ca­da vez que le so­li­ci­ta­ban una en­tre­vis­ta. La Ge­ne­ra­li­tat, en cam­bio, siem­pre ha­bía si­do ob­se­quio­sa. Es só­lo una mues­tra de có­mo el na­cio­na­lis­mo lle­va años ga­nan­do ba­ta­llas por in­com­pa­re­cen­cia del ad­ver­sa­rio. De tan­to car­gar­se de ra­zo­nes, el Go­bierno va a ter­mi­nar por con­for­mar­se con una vic­to­ria mo­ral, que es la me­nos ma­la de las derrotas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.