Vino, vio y ven­ció: «¡Inés pre­si­den­ta!»

No ha­bló, pe­ro Arri­ma­das fue la es­tre­lla del 12-O / Aca­bó hu­yen­do de los fans que le pe­dían ‘sel­fies’

El Mundo - - ESPAÑA - GON­ZA­LO SUÁ­REZ BARCELONA

«¡Qué hue­vos tie­nes, Inés!», au­lla­ba un ju­bi­la­do al aca­bar la ma­ni­fes­ta­ción del 12-O. «No seas ma­chis­ta: ¡se di­ce ova­rios!», le re­ga­ña­ba su es­po­sa. Has­ta que se al­can­zó un con­sen­so de mí­ni­mos: «¡Va­ya ova­rios tie­nes!», gri­tó la mul­ti­tud que ro­dea­ba a la li­de­re­sa na­ran­ja.

No dio un dis­cur­so. Ni si­quie­ra se subió al es­ce­na­rio. Pe­ro, aun así, Inés Arri­ma­das se con­vir­tió en la pro­ta­go­nis­ta in­dis­cu­ti­ble del Día de la His­pa­ni­dad en Barcelona. Du­ran­te to­do el re­co­rri­do, la por­ta­voz de Ciu­da­da­nos es­cu­chó los pi­ro­pos del gen­tío: «¡Inés, va­lien­te, gra­cias por de­fen­der­nos!».

Tal era el cla­mor po­pu­lar que, al aca­bar los dis­cur­sos, se vio obli­ga­da a dar la ca­ra. Pri­me­ro, se subió a una va­lla pa­ra sa­lu­dar con el bra­zo en al­to, a lo Eva Pe­rón. Lue­go, an­te el cha­pa­rrón de aplau­sos, ba­jó a co­rres­pon­der a sus fans de la pri­me­ra fi­la... y no tar­dó en dar­se cuen­ta de que aque­llo era una idea re­gu­lar.

Le cos­tó me­dia ho­ra sa­lir de la Pla­za de Ca­ta­lun­ya. To­dos que­rían su sel­fie con la di­va, que lu­cía una ca­mi­se­ta de los Ro­lling Sto­nes. Al­gu­nos, in­clu­so, le ce­dían el mó­vil pa­ra que ella mis­ma hi­cie­ra click. «Gra­cias a to­dos», re­pe­tía ella.

«¡Pá­sa­le el número de tu pe­lu­que­ro a las gua­rras de la CUP!», le gri­ta­ba un gru­po de ado­les­cen­tes.

«¡Gua­pa, gua­pa, gua­pa!», co­rea­ba un cin­cuen­tón al­go al­te­ra­do, que se au­to­co­rri­gió an­tes de que le re­ga­ña­ran: «Y muy in­te­li­gen­te, eh».

An­te el cre­cien­te ago­bio de Arri­ma­das, seis es­col­tas im­pro­vi­sa­ron un cor­dón pa­ra sa­car­la de la pla­za. Aun así, una co­mi­ti­va de cien­tos de ciu­da­da­nos la acom­pa­ñó has­ta su co­che, que la es­pe­ra­ba a 500 me­tros. Cin­co pa­sos, un

sel­fie; otros cin­co, un be­so... Por mo­men­tos, aque­llo pa­re­cía la es­ce­na cum­bre de El Guar­daes­pal­das. Has­ta que lle­gó un mo­no­vo­lu­men blan­co que la res­ca­tó. –¡Pre­si­den­ta, pre­si­den­ta, pre­si­den­taaaaaa!-, la acla­ma­ban. Y Arri­ma­das, al fin, se des­pi­dió de la ma­ra­bun­ta: «Mol­tes grà­cies».

JOR­DI SO­TE­RAS

Inés Arri­ma­das, ayer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.