12-O, tor­men­ta ro­ji­gual­da

El Mundo - - CULTURA - RAÚL DEL PO­ZO

Las es­te­la­das se­pa­ra­tis­tas han des­en­ca­de­na­do una tor­men­ta ro­ji­gual­da, con ce­rra­das ova­cio­nes al Rey Fe­li­pe VI, be­sos y abra­zos a los po­li­cías y a los guar­dias ci­vi­les. Ayer, Ma­drid fue una sin­fo­nía de cla­ri­nes, mú­si­ca mi­li­tar, Hér­cu­les, ca­zas, pa­ra­cai­dis­tas, can­cio­nes de amor a Es­pa­ña, car­gas de fu­si­le­ría.

Po­cas ve­ces se han vis­to tan­tas ban­de­ras en las ace­ras y en los cue­llos, qui­zás por­que ya no asus­tan, co­mo en la Tran­si­ción, cuan­do las lle­va­ban ti­pos con bo­tas de pi­sar per­so­nas. Inés Arri­ma­das, una mu­jer-ban­de­ra, una po­lí­ti­ca­ban­de­ra, exi­ge a los que las izan que re­ti­ren las en­se­ñas pre­cons­ti­tu­cio­na­les. Inés, co­mo Ma­ría Pi­ne­da, tie­ne em­pa­que de he­roí­na lor­quia­na y es­tá dis­pues­ta a bor­dar su vi­da en la ban­de­ra de la Cons­ti­tu­ción. Sim­bo­li­za la nue­va reac­ción de la gen­te ai­ra­da an­te el fa­na­tis­mo na­cio­na­lis­ta.

La lí­der de la opo­si­ción en Ca­ta­lu­ña acu­só a Puig­de­mont

–el mis­mo día en el que és­te hi­zo el ri­dícu­lo con el abor­to de su re­pú­bli­ca– de pul­ve­ri­zar el Es­ta­tut, el Par­la­ment y la Cons­ti­tu­ción, ade­más de re­pre­sen­tar el peor na­cio­na­lis­mo de Eu­ro­pa. Di­jo, ade­más, que lo de Ca­ta­lu­ña no va de de­mo­cra­cia, sino de fron­te­ras.

Ayer, la di­ri­gen­te de Ciu­da­da­nos sa­lió a la ca­lle en Barcelona en­ca­be­zan­do la ma­ni­fes­ta­ción de So­cie­tat Ci­vil, en­tre ban­de­ras de Es­pa­ña. Pe­dían pri­sión pa­ra Puig­de­mont. Ce­le­bra­ban así la Fies­ta Na­cio­nal cuan­do es­tán cam­bian­do, ver­ti­gi­no­sa­men­te, las ideas de las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes res­pec­to a la ban­de­ra y la uni­dad de la na­ción.

La Fies­ta Na­cio­nal del 12 de Oc­tu­bre po­ne co­mo mo­tos a los na­cio­na­lis­tas. Evi­tan asis­tir a ella, la des­pre­cian por fran­quis­ta. Ayer fal­ta­ron al des­fi­le Ur­ku­llu, Uxue Bar­cos y, por su­pues­to, Car­les. Se sue­len ha­cer en es­tos días pin­ta­das en la es­ta­tua de Co­lón de Barcelona; es­te año le han co­lo­ca­do el hash­tag «Na­daQueCe­le­brar». Re­cuer­dan en las re­des y en las pin­ta­das que el Des­cu­bri­mien­to fue un sa­queo, un ge­no­ci­dio, un ex­po­lio, aun­que pa­ra mu­chos es­pa­ño­les y ex­tran­je­ros fue la má­xi­ma ex­pre­sión de la épi­ca.

Se ob­ser­va una as­cen­sión, de mo­men­to re­sis­ti­ble, de un amor re­cién co­ci­do a Es­pa­ña. Es­te año se ce­le­bró la Fies­ta en un mo­men­to de cri­sis de Es­ta­do. Hu­bo mu­chos sel­fies, mu­chos be­sos a los sol­da­dos. Los des­fi­les militares son ri­tua­les de Es­ta­do en ho­nor al Ejér­ci­to. Hoy, el po­der es­tá más en las ca­lles que en las ba­yo­ne­tas, pe­ro a la gen­te le fas­ci­nan las mar­chas y pa­ra­das, que in­ven­ta­ron los ro­ma­nos pa­ra re­ci­bir a las le­gio­nes que ha­bían con­quis­ta­do par­te del mun­do. Las acla­ma­ban cuan­do atra­ve­sa­ban los ar­cos de triun­fo con cuá­dri­gas, pe­rros, ca­ba­llos y ele­fan­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.