El in­qui­lino más in­có­mo­do

El via­je ha des­co­lo­ca­do al Go­bierno bel­ga, que te­me un con­ta­gio

El Mundo - - PORTADA - POR PABLO R. SUANZES

En la úl­ti­ma se­ma­na, mu­chos bel­gas han em­pe­za­do a pre­gun­tar­se en voz al­ta quién man­da en su país. La res­pues­ta for­mal di­ce que es el pri­mer mi­nis­tro, el li­be­ral fran­có­fono Char­les Mi­chel, aun­que lo que ca­da vez más gen­te ex­pre­sa es que se tra­ta de Bart de We­ver, el con­ser­va­dor al­cal­de fla­men­co de Am­be­res y je­fe de fi­las de la N-VA, el par­ti­do na­cio­na­lis­ta e in­de­pen­den­tis­ta que fue el más vo­ta­do en las úl­ti­mas elec­cio­nes. La cri­sis desata­da por el via­je sor­pre­sa del pre­si­den­te ce­sa­do Car­les Puig­de­mont no ha he­cho sino avi­var ese de­ba­te y crear pro­fun­das grie­tas en un Go­bierno de coa­li­ción en el que se vi­ve «má­xi­ma ten­sión», se­gún me- dios na­cio­na­les.

«La N-VA en la cuer­da floja: la coa­li­ción for­za­da a ha­cer fu­nam­bu­lis­mo», ti­tu­la­ba ayer el dia­rio Le Soir su cró­ni­ca so­bre la cri­sis po­lí­ti­ca y ca­si de go­bierno ge­ne­ra­da por los flir­teos de los fla­men­cos con la cau­sa ca­ta­la­na y el via­je sor­pre­sa del Go­vern ce­sa­do a la ca­pi­tal co­mu­ni­ta­ria, que co­gió con la guar­dia ba­ja a to­dos y ha pues­to, una vez más, al país al bor­de de un in­ci­den­te di­plo­má­ti­co con Es­pa­ña.

«Mi­chel ha man­da­do un men­sa­je a sus prin­ci­pa­les mi­nis­tros, im­plo­rán­do­les que no ha­gan más co­men­ta­rios so­bre Ca­ta­lu­ña», arran­ca­ba la cró­ni­ca. La si­tua­ción es más que de­li­ca­da. El par­ti­do de Mi­chel fue el quin­to más vo­ta­do en las elec­cio­nes de 2014, pe­ro por el com­ple­jí­si­mo re­par­to po­lí­ti­co y de­mo­grá­fi­co del país, lo­gró en­ca­be­zar un Go­bierno con va­rios par­ti­dos fla­men­cos. Lo lla­man «coa­li­ción sue­ca», por los co­lo­res de la for­ma­ción. Pe­ro tam­bién se ha­bla­ba de la «coa­li­ción sui­ci­da», por­que na­die apos­ta­ba por ella. Tras tres años re­sis­tien­do, Mi­chel ve con te- mor la po­si­bi­li­dad de que un pro­ble­ma po­lí­ti­co de otro país se lo lle­ve por de­lan­te.

La te­si­tu­ra es com­pli­ca­da. Mi­chel ha si­do en las úl­ti­mas se­ma­nas el pri­mer mi­nis­tro más crí­ti­co con Ra­joy, Es­pa­ña y las car­gas po­li­cia­les. En par­te por su cos­mo­vi­sión, y en par­te por la fuer­te pre­sión del ala du­ra de su Go­bierno, muy pró­xi­ma al se­pa­ra­tis­mo ca­ta­lán. Su mi­nis­tro del In­te­rior, Jan Jam­bon, y el se­cre­ta­rio de Es­ta­do de Asi­lo, que flir­teó con la idea de que Puig­de­mont fue­ra aco­gi­do en Bru­se­las, han si­do du­ran­te años asi­duos a las fies­ta de la Dia­da el 11 de sep­tiem­bre.

Mi­chel es­tá en pre­ca­rio equi­li­brio. De­be res­pon­der a las pre­sio­nes de la N-VA pa­ra ser crí­ti­co con Es­pa­ña, pe­ro tam­bién sa­be que to­do pa­so que dé en esa di­rec­ción se­rá usa­do en el fu­tu­ro en la lu­cha por la se­pa­ra­ción de Flan­des. El via­je de Puig­de­mont des­co­lo­có a to­dos los ac­to­res. Las vo­ces se dis­tan­cia­ron. El Go­bierno emi­tió un co­mu­ni­ca­do tras la rue­da de pren­sa del ex pre­si­dent el lu­nes en Bru­se­las di­cien­do que no lo ha­bía in­vi­ta­do y que ten­dría los mis­mos de­re­chos que cual­quier eu­ro­peo «ni uno más ni uno me­nos» y que se «apli­ca­ría el Es­ta­do de de­re­cho». Pe­ro in­clu­so na­die de la N-VA re­ci­bió a Puig­de­mont, un in­qui­lino in­có­mo­do.

Aho­ra mis­mo se tra­ta de un pul­so. La N-VA no pa­re­ce que­rer tum­bar al Go­bierno, pe­ro tie­ne in­cen­ti­vos pa­ra ten­sar la cuer­da e ir dan­do pa­sos que sa­tis­fa­gan a su elec­to­ra­do. Mi­chel tam­po­co quie­re ir­se al pa­ro, pe­ro tie­ne que po­ner lí­mi­tes, re­sis­tir la pre­sión de la co­mu­ni­dad va­lo­na, que no en­tien­de tan­ta ce­sión a los in­de­pen­den­tis­tas, y evi­tar una po­lé­mi­ca gra­ve con Es­pa­ña.

Ima­gen del ví­deo del ex ‘pre­si­dent’ Car­les Puig­de­mont gra­ba­do en Bru­se­las

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.