Ca­ta­lu­ña di­na­mi­ta la re­la­ción de Pa­blo Iglesias con Fe­li­pe VI

En los úl­ti­mos tiem­pos, Po­de­mos ha en­du­re­ci­do su dis­cur­so con­tra la Mo­nar­quía, un cam­bio de es­tra­te­gia que ha cau­sa­do un gran ma­les­tar en Zar­zue­la

El Mundo - - PORTADA - LU­CÍA MÉN­DEZ

La re­la­ción de Pa­blo Iglesias con Fe­li­pe VI es uno de los da­ños co­la­te­ra­les de la cri­sis ca­ta­la­na. La rup­tu­ra total con el Mo­nar­ca, que se pro­du­ce en un mo­men­to es­pe­cial­men­te gra­ve pa­ra el Es­ta­do, ha cau­sa­do un gran ma­les­tar en Zar­zue­la.

Ca­ta­lu­ña es­tá rom­pien­do la­zos his­tó­ri­cos, víncu­los afec­ti­vos y alian­zas po­lí­ti­cas en Es­pa­ña. La re­la­ción de Po­de­mos con la Mo­nar­quía figura en­tre los pla­tos ro­tos co­la­te­ra­les de la cri­sis ca­ta­la­na. Ca­ta­lu­ña se ha con­ver­ti­do en un au­tén­ti­co do­lor de ca­be­za pa­ra Po­de­mos, ya que su ac­tua­ción en es­ta cri­sis de Es­ta­do –sub­si­dia­ria de la de Ada Co­lau– no ha si­do bien com­pren­di­da por sus sim­pa­ti­zan­tes en el res­to de Es­pa­ña. El par­ti­do mo­ra­do atra­vie­sa su mo­men­to más de­li­ca­do desde que na­ció co­mo fru­to de la in­dig­na­ción so­cial por las con­se­cuen­cias de la bru­tal cri­sis eco­nó­mi­ca y de la co­rrup­ción.

Po­de­mos es­ta­ble­ció en­tre sus prio­ri­da­des la im­pug­na­ción del ré­gi­men del 78. Sin em­bar­go, du­ran­te sus pri­me­ros pa­sos en la vida ins­ti­tu­cio­nal, es­te par­ti­do de­jó al mar­gen de sus crí­ti­cas a la Mo­nar­quía en­car­na­da por Fe­li­pe VI, desde la ab­di­ca­ción de su pa­dre. A es­ta cir­cuns­tan­cia no fue aje­na la cier­ta com­pli­ci­dad per­so­nal es­ta­ble­ci­da por el lí­der de Po­de­mos,

Pa­blo Iglesias, con el Rey du­ran­te los en­cuen­tros que am­bos man­tu­vie­ron en Zar­zue­la con mo­ti­vo de las ron­das de con­tac­tos en los 10 me­ses de blo­queo ins­ti­tu­cio­nal. Ha­ce só­lo un año, du­ran­te un co­lo­quio en el que le pre­gun­ta­ron por qué no de­fen­día la re­pú­bli­ca, Pa­blo Iglesias res­pon­dió: «Lo im­por­tan­te es que el je­fe del Es­ta­do sea ele­gi­do a tra­vés de unas elec­cio­nes, y Fe­li­pe de Bor­bón ten­dría po­si­bi­li­da­des de ga­nar».

La lu­na de miel de Po­de­mos con Fe­li­pe VI se ha ro­to en los úl­ti­mos me­ses. Pa­blo Iglesias y el res­to de los di­ri­gen­tes de es­ta for­ma­ción han in­clui­do en sus dis­cur­sos la ex­pre­sión «blo­que mo­nár­qui­co» pa­ra cen­su­rar a los par­ti­dos –PP, PSOE y Ciu­da­da­nos– que com­par­ten ac­tua­ción fren­te al se­ce­sio­nis­mo ca­ta­lán. Ade­más, Pa­blo Iglesias ha cues­tio­na­do pú­bli­ca­men­te en los úl­ti­mos me­ses la uti­li­dad de la Mo­nar­quía es­pa­ño­la.

Es­te cam­bio en la es­tra­te­gia po­lí­ti­ca de Po­de­mos ha cau­sa­do un gran ma­les­tar en el Pa­la­cio de la Zar­zue­la. El Rey –aun­que siempre pru­den­te y res­pe­tuo­so con to­dos los par­ti­dos– no ocul­ta su dis­gus­to por las crí­ti­cas de Po­de­mos con­tra la Mo­nar­quía en un mo­men­to es­pe­cial­men­te gra­ve pa­ra el Es­ta­do. Fe­li­pe VI con­si­de­ra in­jus­tos los re­pro­ches ha­cia la ins­ti­tu­ción que en­ca­be­za y la­men­ta que es­te par­ti­do ha­ya va­ria­do su rum­bo pa­ra si­tuar a la Mo­nar­quía en la dia­na. Es­pe­cial in­quie­tud exis­te en el en­torno del Rey por el cues­tio­na­mien­to de la uti­li­dad de la ins­ti­tu­ción, que ya pu­do com­pro­bar Fe­li­pe VI du­ran­te la se­sión so­lem­ne en la que se con­me­mo­ró en ju­nio el 40 aniver­sa­rio de las pri­me­ras elec­cio­nes de 1977. En aque­lla oca­sión, Iglesias con­si­de­ró pro­pio del pa­sa­do el dis­cur­so del Rey.

Pa­blo Iglesias acla­ra que el fac­tor fun­da­men­tal de su dis­tan­cia­mien­to crí­ti­co con Fe­li­pe VI es la ac­tua­ción del je­fe del Es­ta­do en la cri­sis ca­ta­la­na y su dis­cur­so en el 40 aniver­sa­rio de las Cor­tes de­mo­crá­ti­cas. En opi­nión del lí­der de Po­de­mos, el Rey «ha co­me­ti­do un error his­tó­ri­co» al si­tuar­se «co­mo el je­fe del 155», en vez de con­tri­buir a la dis­ten­sión a tra­vés de «al­gún ges­to de co­ne­xión con los ciu­da­da­nos que quie­ren una Es­pa­ña plurinacional» pa­ra con­tri­buir al diá­lo­go con Ca­ta­lu­ña. Iglesias se­ña­la que se tra­ta de un error «en la lec­tu­ra del tiem­po his­tó­ri­co», a di­fe­ren­cia de «la Mo­nar­quía de Juan

Car­los, que con to­dos sus de­fec­tos fue ca­paz de ha­cer­se im­pres­cin­di­ble pa­ra lo­grar los avan­ces de­mo­crá­ti­cos y de con­se­guir el apoyo del PCE de

Ca­rri­llo, del PNV de Ar­za­lluz y de la CIU de Pu­jol». A su jui­cio, la ins­ti­tu­ción mo­nár­qui­ca «no tie­ne sen­ti­do fue­ra de los acuer­dos his­tó­ri­cos con to­das las par­tes de Es­pa­ña».

El lí­der de Po­de­mos acla­ra que du­ran­te sus en­cuen­tros con Fe­li­pe VI apre­ció a un Rey «muy pro­fe­sio­nal, muy in­for­ma­do de la si­tua­ción del país y ex­tre­ma­da­men­te co­rrec­to», por lo que con­fió en su ca­pa­ci­dad pa­ra «si­tuar­se al mar­gen de los par­ti­dos po­lí­ti­cos». Él mis­mo le ex­pli­có al Rey que, a pe­sar de sus con­vic­cio­nes re­pu­bli­ca­nas, es­ta­ba dis­pues­to a asu­mir es­ta Mo­nar­quía. Sin em­bar­go, aña­de, en la cri­sis ca­ta­la­na, el Rey ha de­ja­do fue­ra de su co­ber­tu­ra a los na­cio­na­lis­tas ca­ta­la­nes, al PNV y a Po­de­mos, por lo que ha com­pro­me­ti­do «el fu­tu­ro de la pro­pia ins­ti­tu­ción mo­nár­qui­ca, que no ofre­ce a los es­pa­ño­les na­da dis­tin­to a los par­ti­dos po­lí­ti­cos».

Es­te cam­bio en la ac­ti­tud de Po­de­mos ha­cia la ins­ti­tu­ción cau­sa una ló­gi­ca in­tran­qui­li­dad en Zar­zue­la, ya que Fe­li­pe VI as­pi­ra a ser el rey de to­dos los es­pa­ño­les. Y es un cam­bio re­le­van­te en la his­to­ria de la Mo­nar­quía res­tau­ra­da en 1975, tras la muerte de Fran­co. El rey Juan Car­los go­zó du­ran­te su rei­na­do del res­pal­do de to­dos los par­ti­dos, gra­cias a la com­pli­ci­dad con las for­ma­cio­nes de iz­quier­da, a las que mi­mó es­pe­cial­men­te. Fe­li­pe VI, sin em­bar­go, de­be ha­cer fren­te a una si­tua­ción más com­ple­ja, ya que la iz­quier­da de es­te «nue­vo tiem­po» y las ge­ne­ra­cio­nes más jó­ve­nes no son tan com­pla­cien­tes con su Mo­nar­quía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.