«Los man­dos per­si­guen aquí a los ‘mos­sos’ no in­de­pen­den­tis­tas»

El Mundo - - PORTADA - TES­TI­GO DI­REC­TO Q. ALSEDO / P. HERRAIZ HOS­PI­TA­LET

«En la co­mi­sa­ría de Hos­pi­ta­let los man­dos no son po­li­cías, son po­lí­ti­cos. Los mos­sos de esa co­mi­sa­ría, la es­ca­la bá­si­ca, es­ta­mos ca­si to­dos con la ley, con la Cons­ti­tu­ción. So­mos char­ne­gos y ha­bla­mos nor­mal­men­te en cas­te­llano, es­to es el área me­tro­po­li­ta­na de Bar­ce­lo­na. En cam­bio los man­dos son co­mi­sa­rios po­lí­ti­cos que te exi­gen obe­dien­cia ideo­ló­gi­ca, y que no se cor­tan a la ho­ra de exi­gir­la. Pe­ro to­do tie­ne un lí­mi­te».

Hos­pi­ta­let, la se­gun­da ciu­dad más po­bla­da de Ca­ta­lu­ña, fue una de las lo­ca­li­da­des don­de con más ten­sión se vi­vió la jor­na­da del 1-O. La pro­pia al­cal­de­sa y ad­jun­ta a la primera se­cre­ta­ría del PSC, Nú­ria Ma­rín, acu­dió a un ins­ti­tu­to de la ciu­dad mien­tras la Po­li­cía Na­cio­nal es­ta­ba ac­tuan­do pa­ra im­pe­dir el re­fe­rén­dum ile­gal, y le pi­dió al je­fe del ope­ra­ti­vo que ce­sa­ran las car­gas. Ahora, los Mos­sos d’Es­qua­dra de la co­mi­sa­ría de Hos­pi­ta­let, han de­nun­cia­do an­te la Fis­ca­lía Pro­vin­cial de Bar­ce­lo­na y la Au­dien­cia Na­cio­nal a cua­tro man­dos por pre­sun­ta­men­te po­li­ti­zar sus de­ci­sio­nes, des­obe­de­cer al Go­bierno cen­tral, no re­ti­rar las ur­nas del re­fe­rén­dum del 1-O y dar so­por­te po­li­cial a la re­be­lión que in­ves­ti­ga la juez Car­men La­me­la, y que ha ter­mi­na­do con me­dio Go­vern en pri­sión.

Pa­ra li­mi­tar las po­si­bles re­pre­sa­lias, la de­nun­cia es­tá pre­sen­ta­da por só­lo uno de los agen­tes, ci­tan­do a va­rios de ellos más co­mo tes­ti­gos. Es­te dia­rio ha con­ver­sa­do con uno de ellos, que cuen­ta de primera mano lo su­ce­di­do en Hos­pi­ta­let con la con­di­ción de man­te­ner el ano­ni­ma­to.

Pre­gun­ta.– ¿Qué su­ce­dió en la co­mi­sa­ría de Hos­pi­ta­let el 1-O?

Respuesta.– La con­sig­na era no re­qui­sar ur­nas, no me­ter­nos en be­ren­je­na­les, co­mo ellos de­cían. Los man­dos es­tán po­si­cio­na­dos con el se­ce­sio­nis­mo y de­ci­die­ron in­cum­plir las ór­de­nes de Fis­ca­lía con ab­so­lu­ta des­fa­cha­tez. El pro­ble­ma es que al me­nos dos pa­re­jas de mos­sos sí qui­sie­ron cum­plir con la ley, y de­ci­die­ron qui­tar las ur­nas. De ma­ne­ra de­li­be­ra­da se de­jó que fue­ran ro­dea­dos por la ma­sa, con la con­si­guien­te coac­ción. Es­tos com­pa­ñe­ros pi­die­ron au­xi­lio va­rias ve­ces por la emi­so­ra.

P.– ¿Y cuál fue la respuesta? R.– El je­fe, [Jai­me] Mon­ter­de [sub­ins­pec­tor de Se­gu­ri­dad Ciu­da­da­na], di­jo por la emi­so­ra: «Que no se man­de a na­die». Los de trans­mi­sio­nes se que­da­ron, ló­gi­ca­men­te, per­ple­jos.

P.– ¿Es­ta di­cien­do que el res­pon­sa­ble ne­gó ayuda a unos agen­tes que es­ta­ban en si­tua­ción de ries­go?

R.– Así es. Lue­go, pa­ra di­si­mu­lar, di­jo que le pa­sa­ran avi­so al je­fe re­gio­nal de turno, pa­ra ver si se po­día en­viar a la bri­ga­da mó­vil de an­ti­dis­tur­bios. To­do el mun­do sa­bía en ese mo­men­to que en la bri­ga­da mó­vil an­ti­dis­tur­bios ese día es­ta­ban to­dos o bien de va­ca­cio­nes o de asun­tos pro­pios, que se ha­bían qui­ta­do de en­me­dio. Así que el je­fe di­jo: «Pues que lla­men a la Guar­dia Ci­vil». Na­die, no obs­tan­te, lla­mó a la Guar­dia Ci­vil.

P.– ¿Y qué pa­só con las pa­tru­llas? R.– Pues lo que pa­só con la se­gun­da de ellas fue que Mon­ter­de tu­vo la des­fa­cha­tez de lla­mar a uno de los agen­tes apar­te a su des­pa­cho, qui­tar­le el mó­vil pa­ra que no le gra­ba­ra, echar­le una bu­lla por in­ten­tar co­ger ur­nas y en­viar­le a pres­tar ser­vi­cio en los ca­la­bo­zos. Por cum­plir con su obli­ga­ción co­mo po­li­cía.

P.– ¿Se da cuen­ta de la gra­ve­dad de las acu­sa­cio­nes?

R.– Por su­pues­to. Hay co­sas que es­tán gra­ba­das. Mon­ter­de, por ejem­plo, lla­mó por la emi­so­ra «hi­jos de pu­ta» a los po­li­cías que es­ta­ban des­alo­jan­do gen­te del co­le­gio Can Vi­lu­ma­ra. Se que­da­ron to­dos ca­lla­dos y se oyó al in­ten­den­te pi­dien­do de­co­ro en las co­mu­ni­ca­cio­nes. Pe­ro va­mos, que es­te se­ñor no tie­ne au­to­con­trol si­quie­ra, ha si­do vis­to en la co­mi­sa­ría es­cu­pien­do li­te­ral­men­te a la ban­de­ra de Es­pa­ña... Y lue­go, tie­ne co­lo­ca­da una uni­dad per­pe­tua en la se­de del PDeCAT, co­mo ges­to de leal­tad. Es po­li­ti­za­ción cons­tan­te, no se pue­de tra­ba­jar. P.– ¿Hay más man­dos así? R.– El in­ten­den­te, Jo­sep Lluís Gra­sa, que ha da­do co­ber­tu­ra a to­do es­to, a la desobe­dien­cia. Tam­bién el sub­ins­pec­tor Jo­sé Car­los Bur­go, que an­te 45 agen­tes dio or­den de no ac­tuar el 1-O. Y, por es­tos mis­mos he­chos, el sar­gen­to Jo­sep Lluís Vidal, que an­tes es­tu­vo en la Di­vi­sión de Asun­tos In­ter­nos, la DAI, otro bra­zo po­lí­ti­co que usan de ma­ne­ra dis­cre­cio­nal.

P.– ¿A qué se re­fie­re?

R.– En los Mos­sos, ade­más de que los man­dos per­si­guen a los agen­tes no in­de­pen­den­tis­tas, se usa la je­rar­quía de ma­ne­ra re­pre­si­va, y ahí siempre es­tá la DAI. Es un co­mi­sa­ria­do po­lí­ti­co. A la mí­ni­ma que dis­cre­pes, te la echan en­ci­ma. Te suspenden de em­pleo y suel­do cuan­do te nie­gas a ha­cer lo que ellos quie­ren. Mu­chos com­pa­ñe­ros tie­nen más mie­do a la DAI que a un juez, se manejan sin ga­ran­tía nin­gu­na. Pa­ra des­acre­di­tar a al­gún agen­te, lle­gan a pe­dir­le a quien has de­te­ni­do que te de­nun­cie. Son par­te del cli­ma de leal­tad y ad­he­sión a sus pos­tu­la­dos ideo­ló­gi­cos.

P.– ¿En los Mos­sos se se­lec­cio­na a los efec­ti­vos de ba­se igual que a los man­dos ba­jo es­tos cri­te­rios? R.– Por su­pues­to. Quien no pa­sa por el aro, que se ol­vi­de de apro­bar na­da en pro­ce­sos in­ter­nos. Mé­ri­to y ca­pa­ci­dad nin­guno. El pro­ce­so se­lec­ti­vo es ar­bi­tra­rio, las en­tre­vis­tas son la cla­ve en el pro­ce­so, con la con­si­guien­te discrecionalidad.

P.– ¿Có­mo se po­si­cio­nan ahora an­te las po­si­bles con­se­cuen­cias ju­di­cia­les del 1-O?

R.– Bueno, la vi­le­za ahora es es­con­der­se en la es­ca­la bá­si­ca, en no­so­tros. Han di­cho que ca­da pa­lo de­be su­je­tar su ve­la, y que ca­da agen­te tie­ne que ex­pli­car por qué no co­gió ur­nas. Nos han pe­di­do que ha­ga­mos una no­ta to­dos los que tra­ba­ja­mos ese día. Y te dan di­rec­tri­ces: nos di­cen que ha­ga­mos hin­ca­pié en que la ma­sa era pa­cí­fi­ca, por ejem­plo.

P.– ¿Có­mo se vi­ve es­ta frac­tu­ra en los mos­sos de ca­lle? ¿Cuán­tos fue­ron an­tes po­li­cías o guar­dias ci­vi­les?

R.– Po­cos mos­sos vie­nen de Guar­dia Ci­vil o Po­li­cía Na­cio­nal, pe­ro en la es­ca­la bá­si­ca pre­do­mi­na la ho­nes­ti­dad y el cons­ti­tu­cio­na­lis­mo. Un 70% se­rán gen­te leal, pe­ro en la cú­pu­la el 90% es se­pa­ra­tis­ta.

REU­TERS

Un agen­te de los Mos­sos d’Es­qua­dra, el 16 de oc­tu­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.