Un do­ble­te de Al­cá­cer man­tie­ne al Ba­rça al fren­te de la Li­ga

FÚT­BOL. Dos go­les del arie­te va­len­ciano re­pri­men el in­ten­to de su­ble­va­ción del Se­vi­lla tras un gran pri­mer ac­to azul­gra­na

El Mundo - - PORTADA - FRAN­CIS­CO CA­BE­ZAS

Iba Pa­co Al­cá­cer por el cam­po sin ai­re ya en los pul­mo­nes. No ha­bía pa­ra­do de co­rrer en to­do el par­ti­do, pe­ro su em­pe­ño pa­re­cía que no po­dría so­bre­po­ner­se a tan­to ago­ta­mien­to. Deu­lo­feu ya es­pe­ra­ba en la ban­da. Pe­ro al de­lan­te­ro va­len­ciano, que ya ha­bía cum­pli­do con su co­me­ti­do con el gol inau­gu­ral, aún le que­da­ba una ba­la. Su in­tro­mi­sión en el pri­mer pa­lo an­te el cen­tro de Ra­ki­tic le su­po a su equi­po a glo­ria.

Y eso que la no­che fue desa­pa­ci­ble. La per­sis­ten­te llu­via ca­la­ba a los afi­cio­na­dos has­ta los hue­sos. Las si­llas va­cías con­ce­dían al Camp Nou un as­pec­to de­sola­dor. Y los tu­ris­tas se pre­gun­ta­ban por qué desde una gra­da re­ple­ta de pan­car­tas se re­cla­ma­ba si­len­cio, sin sa­ber que se tra­ta­ba de otra de las ac­cio­nes de reivin­di­ca­ción po­lí­ti­ca de la jor­na­da. Si bien cos­ta­ba cen­trar la aten­ción en lo que ocu­rría so­bre el cés­ped, pu­die­ron apa­ñár­se­las los fut­bo­lis­tas del Bar­ce­lo­na pa­ra abs­traer­se y fir­mar un triun­fo de pres­ti­gio fren­te al Se­vi­lla. Una vic­to­ria que re­afir­ma su im­po­nen­te de­ve­nir li­gue­ro.

Has­ta la fe­cha, al equi­po de Er­nes­to Val­ver­de se le ve­nía va­lo­ran­do su ex­tre­ma fia­bi­li­dad. Un gru­po que po­cas ve­ces se par­te. Que ha re­des­cu­bier­to el pla­cer de la pre­sión en cam­po con­tra­rio. Y, an­te to­do, con ju­ga­do­res de pos­tín dis­fra­za­dos de jor­na­le­ros, siempre pen­dien­tes de ofre­cer ayu­das en el re­plie­gue. Pe­ro fal­ta­ba al­go no me­nos im­por­tan­te, al me­nos en un club que ne­ce­si­ta be­lle­za y pi­ro­tec­nia en su re­la­to. De ahí que su fie­ro abor­da­je en la primera me­dia ho­ra del par­ti­do fue­ra tan bien re­ci­bi­do tras los bos­te­zos de Ate­nas.

Fue ese tra­mo inau­gu­ral del pri­mer ac­to el que mag­ni­fi­có la to­da­vía bi­so­ña obra de Val­ver­de. Has­ta nue­ve oca­sio­nes cla­ras amon­to­na­ron los azul­gra­nas an­te el des­con­cier­to de los hom­bres del Se­vi­lla, za­ran­dea­dos una y otra vez y que só­lo po­dían mi­rar al cie­lo ca­da vez que el Bar­ce­lo­na de­ja­ba es­ca­par un gol.

El ex­tre­mis­mo co­rre por la san­gre de Be­riz­zo, tal y co­mo de­be ser en un após­tol de Biel­sa. Mar­ca­jes hom­bre a hom­bre por to­do el cam­po y la pe­lo­ta co­mo bien más pre­cia­do. Ras­go que reivin­di­có en su no­ta­ble se­gun­da par­te. Sin em­bar­go, su idea­rio to­da­vía pa­ga los des­ajus­tes pro­pios de quien de­be apren­der de ce­ro.

Re­sis­tió co­mo pu­do el Se­vi­lla en el ama­ne­cer. El 4-4-2 en rom­bo pla­nea­do por Val­ver­de fren­te a los due­los al sol pre­vis­tos por Be­riz­zo de­jó a Inies­ta sin mar­ca. El man­che­go, mien­tras le aguan­ta­ron las pier­nas, guió jun­to a Mes­si al Bar­ce­lo­na en la tor­men­ta. Pe­ro no ha­bía ma­ne­ra de en­con­trar la por­te­ría. Da­vid So­ria arre­ba­tó un tan­to en el pri­mer sus­pi­ro a Mes­si en su par­ti­do 600. Jus­to des­pués era Pi­za­rro quien sa­ca­ba la pe­lo­ta ba­jo pa­los tras la in­ten­to­na de Bus­quets. Luis Suá­rez ex­tre­ma­ba la ba­ta­lla con­tra sus de­mo­nios en un mano a mano mal re­suel­to, y otra vez La Pul­ga, Ra­ki­tic e Inies­ta lo in­ten­ta­ban sin éxi­to desde fue­ra del área.

Pe­ro el gol azul­gra­na, en reali­dad, só­lo po­día ser cues­tión de tiem­po. Y lle­gó de la ma­ne­ra más ines­pe­ra­da, gra­cias en bue­na par­te a una fe­no­me­nal asis­ten­cia de Luis Suá­rez desde la di­vi­so­ria. Erró, eso sí, de ma­la ma­ne­ra el la­te­ral Es­cu­de­ro, que se atre­vió a dar respuesta al pa­se con un in­ten­to de con­trol con la de­re­cha del que na­da bueno po­día sa­lir. La in­ter­ven­ción del se­vi­llis­ta de­jó el ca­mino fran­co pa­ra Al­cá­cer, ex­ce­len­te en la de­fi­ni­ción por el pa­lo cor­to. El to­que re­den­tor re­mi­tió a aquel pa­sa­do no tan le­jano en el que el chi­co so­lía ex­po­ner sus vir­tu­des en el ofi­cio.

El Bar­ce­lo­na, una vez lo­gra­do el pri­mer ob­je­ti­vo, en­tró en una lar­ga des­com­pre­sión. Una eta­pa ca­ta­tó­ni­ca que desem­bo­có, no só­lo en la su­ble­va­ción se­vi­llis­ta, sino en el mo­men­tá­neo em­pa­te tras un sa­que de es­qui­na. Um­ti­ti, que fue quien per­dió la mar­ca de Pi­za­rro, re­for­zó su ma­la no­che. De he­cho, ya en la primera mi­tad ha­bía per­di­do una pe­lo­ta an­te Mu­riel que el co­lom­biano fue in­ca­paz de apro­ve­char.

Val­ver­de cre­yó que só­lo po­dría en­con­trar res­pues­tas en el múscu­lo y la lle­ga­da de Pau­lin­ho. Aun­que quien vol­vió a emer­ger fue Al­cá­cer, una sor­pren­den­te ben­di­ción ahora que Suá­rez vi­ve per­di­do en un la­be­rin­to re­ple­to de mi­no­tau­ros.

JO­SEP LA­GO / AFP

Pa­co Al­cá­cer.

AL­BERT GEA / REU­TERS

Pa­co Al­cá­cer su­pera al por­te­ro Da­vid So­ria pa­ra con­se­guir el pri­mer gol del par­ti­do dispu­tado ayer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.