ACO­SO A CS: «FUE­RA DE AQUÍ, NO SOIS BIEN­VE­NI­DOS»

Gri­tos de «idos a ca­sa» a los ‘na­ran­jas’ en Sant An­dreu de Lla­va­ne­res, don­de los Mos­sos se de­ple­ga­ron pa­ra evi­tar in­ci­den­tes en un ac­to de Al­bert Ri­ve­ra e Inés Arri­ma­das

El Mundo - - PORTADA - FO­TO: MAR­GA CRUZ

Unos 200 ra­di­ca­les irrum­pie­ron ayer en un ac­to or­ga­ni­za­do por Ciu­da­da­nos en Sant An­dreu de Lla­va­ne­res (Bar­ce­lo­na), al que asis­tían Al­bert Ri­ve­ra, Inés Arri­ma­das y To­ni Can­tó. Los in­de­pen­den­tis­tas in­ten­ta­ron boi­co­tear el ac­to al gri­to de «Fue­ra de aquí, no sois bien­ve­ni­dos». Es­te Ayun­ta­mien­to, de­cla­ró en oc­tu­bre per­so­nas ‘non gra­tas’ al Rey, Ra­joy, Ri­ve­ra y Arri­ma­das.

Car­te­les a fa­vor de la in­de­pen­den­cia de Ca­ta­lu­ña en­vol­vían la pla­za en la que ayer se ce­le­bró el mi­tin de Ciu­da­da­nos en Sant An­dreu de Lla­va­ne­res, don­de Al­bert Ri­ve­ra, Inés Arri­ma­das y To­ni Can­tó se plan­ta­ron des­pués de que el Ayun­ta­mien­to los de­cla­ra­ra no gra­tos. Otros pe­dían la am­nis­tía pa­ra los «pre­sos po­lí­ti­cos», en re­fe­ren­cia a los ex miem­bros del Go­vern y los pre­si­den­tes de la ANC y Òm­nium Cul­tu­ral. Col­ga­ban de las ra­mas de los ár­bo­les, bien al­tos: un ve­te­rano sim­pa­ti­zan­te de Cs in­ten­ta­ba des­pren­der­los an­tes de que los lí­de­res lle­ga­ran, ayu­dán­do­se con el as­ta de una ban­de­ra de Es­pa­ña. Muy cer­ca, era vi­si­ble una gran lo­na que sa­lu­da­ba a la re­pú­bli­ca ca­ta­la­na. De­trás del es­ce­na­rio, el más­til co­ro­na­do por una sen­ye­ra se ha­bía ade­re­za­do con una es­te­la­da.

Con esa de­co­ra­ción a mo­do de re­ci­bi­mien­to po­co ami­ga­ble, el par­ti­do se pres­ta­ba a un ac­to a to­das lu­ces de pre­cam­pa­ña. Cuan­do To­ni Can­tó to­mó el mi­cro, al­guien chi­lló: «¡Fue­ra de aquí!». Pa­re­cía un gru­ñi­do ais­la­do. Pe­ro mien­tras el dipu­tado arre­me­tía con­tra la «re­pú­bli­ca ba­na­ne­ra de Puig­de­mont», un pe­que­ño gru­po de ma­ni­fes­tan­tes ex­hi­bió es­te­la­das no muy le­jos de la ta­ri­ma. Los Mos­sos d’Es­qua­dra, que ron­da­ban desde an­tes de que em­pe­za­ra el mi­tin, se des­ple­ga­ron rá­pi­do. Al­gu­nos lla­ma­ron «na­zis» a los in­de­pen­den­tis­tas y can­ta­ron «Yo soy es­pa­ñol».

Los que in­ten­ta­ron boi­co­tear a Cs se re­agru­pa­ron en un ex­tre­mo de la pla­za. Se con­ta­ban unos 200. Una de sus con­sig­nas fue: «No sois de aquí, idos a ca­sa». A cier­ta dis­tan­cia, un par de se­ño­ras mos­tra­ban pan­car­tas en las que ha­bían es­cri­to «SOS, el na­cio­na­lis­mo nos si­len­cia». Mu­chos en­to­na­ron «Es­pa­ña, uni­da, ja­más se­rá ven­ci­da». Cs de­nun­ció en las re­des so­cia­les que se ha­bían cor­ta­do ca­bles e inu­ti­li­za­do en­chu­fes pa­ra re­ven­tar el ac­to.

Los fa­vo­ra­bles a la se­ce­sión tam­bién cla­ma­ron por la «li­ber­tad» de los di­ri­gen­tes en pri­sión. «He oí­do gri­tos de li­ber­tad. Y, efec­ti­va­men­te, que­re­mos li­ber­tad pa­ra ir a cual­quier pue­blo de Ca­ta­lu­ña sin que nos ro­deen y la po­li­cía no nos ten­ga que pro­te­ger», con­tra­pu­so Ri­ve­ra, vi­to­rea­do con el ha­bi­tual «pre­si­den­te, pre­si­den­te». «La li­ber­tad es acep­tar que no to­dos en tu pue­blo pien­san igual. Lo con­tra­rio es ser muy ca­te­to», re­pren­dió. Sus de­trac­to­res no po­dían oír­le desde don­de se ha­bían re­ubi­ca­do.

«He­mos ve­ni­do al mi­tin, no a arran­car car­te­les, aun­que dan ga­nas de ha­cer­lo», co­men­tó Luis, que se ha­bía des­pla­za­do con otros afi­lia­dos del par­ti­do a Lla­va­ne­res, don­de con­ce­ja­les de ERC (que os­ten­ta la Al­cal­día), PDeCAT y una can­di­da­tu­ra lo­cal re­pro­ba­ron a los di­ri­gen­tes na­ran­jas tras el 1-O, en­tre otras per­so­na­li­da­des. «No se pue­de de­cir que no son gra­tos quie­nes cum­plen la Ley mien­tras otros nos em­po­bre­cen», cues­tio­nó Mon­tse, que sub­ra­yó que no se ale­gra­ba del en­car­ce­la­mien­to de los ex con­se­llers. «Na­die quie­re ver­los en pri­sión, pe­ro cuan­do se in­cum­ple, sa­ben lo que pa­sa. Es co­mo quien ro­ba un me­lón. ¡A ése tam­bién lo me­ten en la cár­cel!», com­pa­ró María Je­sús.

«Im­pe­dir ha­blar es muy pro­pio de los na­cio­na­lis­mos», re­con­vino Arri­ma­das, quien deseó que «la úni­ca fá­bri­ca que de­be­ría mar­char­se de Ca­ta­lu­ña es la de fa­bri­car men­ti­ras de Puig­de­mont y Jun­que­ras». «¡A la cár­cel!», ex­cla­ma­ban cer­ca del es­tra­do cuan­do se alu­día a los je­fes del pro­cés.

La ten­sión si­guió mien­tras el pú­bli­co aban­do­na­ba la zo­na. Fren­te a los in­de­pen­den­tis­tas que los abu­chea­ban, al­gu­nos se apos­ta­ron a es­ca­sos me­tros en­se­ñan­do banderas de Es­pa­ña. Con los agen­tes de los Mos­sos de mu­ro de se­pa­ra­ción, am­bos ban­dos se acu­sa­ron mu­tua­men­te de «fas­cis­tas». Mien­tras de un la­do cla­ma­ban «Puig­de­mont pre­si­dent», del otro res­pon­dían con «Puig­de­mont, a pri­sión».

Unas mu­cha­chas pu­sie­ron el Que vi­va Es­pa­ña a to­do vo­lu­men en sus mó­vi­les mien­tras las des­pe­dían con el Pas­si-ho bé de la Trin­ca, re­cu­pe­ra­do por los se­ce­sio­nis­tas pa­ra pro­tes­tar con­tra la Po­li­cía Na­cio­nal y la Guar­dia Ci­vil. Po­co des­pués, no que­dó más tes­ti­go de lo ocu­rri­do que los pas­qui­nes con los que se em­pa­pe­ló la pla­za y el so­sie­go vol­vió a Lla­va­ne­res, don­de, por cier­to, el PP ha go­ber­na­do du­ran­te 16 años.

MAR­GA CRUZ

Agen­tes de los Mos­sos tra­tan de im­pe­dir al­ter­ca­dos en­tre los in­de­pen­den­tis­tas y los se­gui­do­res de Ciu­da­da­nos.

EFE

Inés Arri­ma­das y Al­bert Ri­ve­ra, ayer en el ac­to, con una es­te­la­da de fon­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.