Gol­pe pa­la­cie­go del prín­ci­pe he­re­de­ro de Ara­bia Sau­dí

Ci­men­ta su po­der tras or­de­nar la de­ten­ción de va­rios prín­ci­pes, mi­nis­tros y empresarios

El Mundo - - PORTADA - POR FRAN­CIS­CO CA­RRIÓN

Te­rre­mo­to en la fa­mi­lia real sau­dí. Al me­nos 11 prín­ci­pes, cua­tro mi­nis­tros y va­rias de­ce­nas de ex mi­nis­tros y empresarios fue­ron arres­ta­dos ayer en una su­pues­ta pur­ga contra la co­rrup­ción lan­za­da por el prín­ci­pe he­re­de­ro Moha­med bin Salman. El ines­pe­ra­do mo­vi­mien­to per­si­gue ci­men­tar su po­der en­tre ru­mo­res de una pró­xi­ma e his­tó­ri­ca su­ce­sión en la pa­tria del waha­bis­mo.

En­tre los miem­bros de la ca­sa real detenidos es­tá Alwaleed bin Ta­lal, un in­flu­yen­te mul­ti­mi­llo­na­rio que re­pre­sen­ta el ala más li­be­ral de la cor­te. El mag­na­te di­ri­ge King­dom Hol­ding, un con­glo­me­ra­do con par­ti­ci­pa­cio­nes en ca­de­nas ho­te­le­ras co­mo Four Sea­sons, Fair­mount y Swis­so­tel; tec­no­ló­gi­cas co­mo Ap­ple o Twit­ter; o en­ti­da­des ban­ca­rias co­mo Ci­ti­group y Sam­ba. Las ac­cio­nes de su so­cie­dad ca­ye­ron ayer un 9,9% en la bol­sa sau­dí.

La de­pu­ra­ción sin pre­ce­den­tes se re­gis­tró ho­ras des­pués de di­vul­gar­se un de­cre­to real con la crea­ción de una co­mi­sión an­ti­co­rrup­ción li­de­ra­da por el prín­ci­pe he­re­de­ro, de 32 años. El or­ga­nis­mo pue­de in­ves­ti­gar po­si­bles co­rrup­te­las, dic­tar ór­de­nes de arres­to e im­po­ner res­tric­cio­nes de mo­vi­mien­to y blo­queo de bie­nes. «La pa­tria so­lo pre­va­le­ce­rá si la co­rrup­ción es erra­di­ca­da y los co­rrup­tos rin­den cuen­tas», es­bo­za el de­cre­to.

«Es la ac­ción más fuer­te adop­ta­da en Ara­bia Sau­dí contra la co­rrup­ción. El prin­ci­pal ob­je­ti­vo es aca­bar con las pér­di­das eco­nó­mi­cas y ra­cio­na­li­zar su eco­no­mía pa­ra al­can­zar el plan Vi­sión 2030», se­ña­la a EL MUN­DO Ga­nem Nu­sei­beh, profesor vi­si­tan­te del Kings Co­lle­ge de Londres. «El men­sa­je es que a par­tir de aho­ra los ne­go­cios no se ha­rán de la mis­ma ma­ne­ra. Du­ran­te años los arres­ta­dos han arras­tra­do la sos­pe­cha de co­me­ter per­jui­cios eco­nó­mi­cos», agre­ga el ana­lis­ta.

Otros po­li­tó­lo­gos vin­cu­lan el mo­vi­mien­to con el gol­pe pa­la­cie­go que el pa­sa­do ju­nio eje­cu­tó el rey Salman al apar­tar de la pri­me­ra lí­nea de su­ce­sión al en­ton­ces mi­nis­tro del In­te­rior Moha­med bin Na­yef y ca­ta­pul­tar a su hi­jo Moha­med bin Salman tras­to­can­do las re­glas que re­gu­la­ban la lle­ga­da al trono de des­cen­dien­tes de la fa­mi­lia real.

«Las de­ten­cio­nes su­gie­ren que el he­re­de­ro, más que es­ta­ble­cer alian­zas, es­tá ex­ten­dien­do su pu­ño de hie­rro pa­ra go­ber­nar a su fa­mi­lia, el es­ta­men­to mi­li­tar y la guar­dia na­cio­nal y ter­mi­nar con lo que pa­re­ce ser una am­plia opo­si­ción en la fa­mi­lia real a sus re­for­mas o la gue­rra en Ye­men», di­ce el ana­lis­ta Ja­mes Dor­sey.

Uno de los prín­ci­pes más in­flu­yen­tes al­can­za­dos por la pur­ga es Mi­teb bin Ab­da­lá, mi­nis­tro de la guar­dia na­cio­nal que ha si­do re­em­pla­za­do por Ja­led bin Ayaf. Has­ta su de­ten­ción, Mi­teb –hi­jo del fa­lle­ci­do rey Ab­da­lá– era el úl­ti­mo al­to car­go del reino no co­nec­ta­do con el círcu­lo fa­mi­liar de Salman y di­ri­gía una im­por­tan­te uni­dad mi­li­tar y tri­bal, la úni­ca de las tres di­vi­sio­nes cas­tren­ses que per­ma­ne­cía le­jos del con­trol de la fa­mi­lia. Su caí­da coin­ci­de con el lan­za­mien­to ayer de un mi­sil cer­ca de Riad por par­te del gru­po re­bel­de chií de los hu­tíes cu­yas po­si­cio­nes en Ye­men son bom­bar­dea­das por Ara­bia Sau­dí des­de 2015.

Se­gún Al Ara­bi­ya, el co­mi­té an­ti­co­rrup­ción ha rea­bier­to la in­ves­ti­ga­ción de las inun­da­cio­nes que su­frió Ye­da en 2009 y el sín­dro­me res­pi­ra­to­rio de Orien­te Me­dio (MERS, por sus si­glas en in­glés) cu­yo pri­mer ca­so fue de­tec­ta­do en te­rri­to­rio sau­dí en 2012. Los arres­ta­dos es­ta­rían im­pli­ca­dos en am­bos sucesos.

La se­ma­na pa­sa­da Bin Salman lla­mó a abra­zar «un is­lam mo­de­ra­do, abier­to al mun­do» en una de­cla­ra­ción de in­ten­cio­nes que desafía la his­tó­ri­ca alian­za de la fa­mi­lia real sau­dí con los de­fen­so­res de las te­sis más ul­tra­con­ser­va­do­ras.

F.SHADEED / REUTERS

El prín­ci­pe Alwaleed bin Ta­lal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.