El Ma­drid no pier­de com­ba

FÚT­BOL. Con un so­ber­bio gol, se­gun­do del Ma­drid, agi­ta un te­dio­so y len­to arran­que / Cris­tiano se de­ses­pe­ra sin acier­to, pe­ro da una gran asis­ten­cia a Is­co / Ben­ze­ma, pi­ta­do / Las Pal­mas só­lo aso­ma con Vi­to­lo

El Mundo - - PORTADA - POR ORFEO SUÁ­REZ

Se im­po­ne a Las Pal­mas (3-0) con otro go­la­zo de Asen­sio

El ca­mi­nar del Ma­drid en la Li­ga es co­mo el ca­mi­nar del vía cru­cis: len­to y su­frien­te. Una si­tua­ción ex­tra­ña en una equi­po que ha he­cho de la re­su­rrec­ción par­te de su re­la­to, por­que de blan­co siem­pre hay es­pe­ran­za. En cam­bio, la cruz de los ocho pun­tos de ven­ta­ja del Ba­rça pa­re­ce, hoy, de­ma­sia­do pe­sa­da, sean cua­les sean las pa­la­bras de Ser­gio Ra­mos, pu­ra fe en car­ne y hue­so, y aho­ra tam­bién en tin­ta. Es­te Ma­drid ne­ce­si­ta más que nun­ca de una voz que lo re­be­le, de un la­ti­ga­zo co­mo el que dio Asen­sio so­bre un par­ti­do te­dio­so pa­ra ace­le­rar la mar­cha. Es ne­ce­sa­rio cuan­do aso­man los pri­me­ros fríos por el Ber­na­béu, con ca­si dos es­ta­cio­nes de Li­ga por de­lan­te.

Las Pal­mas es de lo peor que ha­bi­ta en la com­pe­ti­ción, un club al que le fal­ta tem­pla­za­na en el pal­co y es­ta­bi­li­dad en la can­cha. Es una vie­ja his­to­ria del fút­bol. No es ori­gi­nal. Pa­ko Ayes­ta­rán di­ri­ge, pues, una cir­cuns­tan­cia, pe­ro lo ha­ce co­mo si no lo fue­ra, co­mo si no lo su­pie­ra. La pe­lo­ta sa­le de pie en pie cues­te lo que cues­te. Elo­gia­ble y te­me­ra­rio. No to­dos los equi­pos tie­nen los ar­gu­men­tos pa­ra ello. Las Pal­mas no es lo que era, y me­nos si no es­tán Ta­na o Jo­nat­han Vie­ra, ba­ja en el Ber­na­béu. A pe­sar de ello, el equi­po in­su­lar lle­gó a sen­tir­se por mo­men­tos con cier­ta co­mo­di­dad con el ba­lón, da­do el ba­jo tono del Ma­drid, hi­po­ten­so y con un jue­go al pie exas­pe­ran­te.

El ata­que po­si­cio­nal ha­bía ge­ne­ra­do tra­di­cio­nal­men­te di­fi­cul­ta­des a un equi­po al que le po­ne co­rrer. Eso cam­bió con el pa­so ade­lan­te de Mo­dric o la con­so­li­da­ción de Is­co, pe­ro no se tra­ta­ba úni­ca­men­te de un asun­to de pie­zas. Era ne­ce­sa­ria más ve­lo­ci­dad de ba­lón y mo­vi­mien­tos en bus­ca del es­pa­cio. Esas nue­vas in­ten­cio­nes que tan bien le sen­ta­ron al Ma­drid ape­nas son per­cep­ti­bles, hoy, en el ma­la­gue­ño, con la ac­ti­vi­dad de la que otros ca­re­cen. De esa for­ma fue en Wem­bley y lo mis­mo su­ce­dió, ayer, en el Ber­na­béu, es­pe­cial­men­te du­ran­te un arran­que al tro­te.

Los so­cios es­pe­ra­ban otra co­sa des­pués de dos de­rro­tas con­se­cu­ti­vas. Que­rían un ini­cio de or­gu­llo, de ra­bia. En cam­bio, el Ma­drid em­pe­zó de la mis­ma for­ma que se abre una ofi­ci­na de Co­rreos. Só­lo ace­le­ra­ba en los tres cuar­tos, don­de se pre­ci­pi­ta­ba en bus­ca del re­ma­te. Es evi­den­te que a la fal­ta de ten­sión le acom­pa­ña­ba la an­sie­dad. La com­bi­na­ción es un mal asun­to. El re­sul­ta­do es la im­pre­ci­sión.

Zi­da­ne po­día ha­ber agi­ta­do el on­ce en bus­ca de una reac­ción, pe­ro de los me­nos ha­bi­tua­les só­lo apa­re­cie­ron Vallejo, en un de­but más que sol­ven­te, aun­que con es­ca­sa opo­si­ción, y Asen­sio, cu­yo gol, se­gun­do del Ma­drid, rom­pió con el di­le­tan­te par­ti­do. Fue co­mo una pun­ción en el sis­te­ma ner­vio­so del equi­po. El re­ma­te, se­co y co­lo­ca­do, a la es­cua­dra, se pro­du­jo en una se­gun­da ju­ga­da, tras un re­cha­ce. El pri­mer tan­to ha­bía lle­ga­do tras un cór­ner, mi­nu­tos an­tes del des­can­so, cuan­do Ca­se­mi­ro ca­be­ceó des­de el lu­gar del de­lan­te­ro, don­de Ben­ze­ma ha­bía de­ses­pe­ra­do a la gra­da. Por el con­tra­rio, en cons­truc­ción del jue­go, el Ma­drid ha­bía si­do ca­paz de po­co, de muy po­co. Sin Mo­dric y con Kroos en un ni­vel ba­jo, al equi­po le que­da Is­co, pe­ro el de­seo de es­tar en to­das par­tes le lle­va a ser me­nos Is­co. El ma­la­gue­ño es un fut­bo­lis­ta de 20 me­tros, pe­ro me­nu­dos me­tros. Co­rrer más es un error.

Ayes­ta­rán hi­zo lo mis­mo que Ma­chín, en Mon­ti­li­vi, o Po­chet­tino. Co­lo­có a tres cen­tra­les y apre­tó a sus la­te­ra­les en po­si­ción de­fen­si­va. Pa­ra el Ma­drid fue un mun­do en­con­trar es­pa­cios. Bus­có a Cris­tiano, que dis­pa­ró de va­rias for­mas, pe­ro en­con­tró a Raúl y al pa­lo. El por­tu­gués no es­tá en su ser. Su an­sie­dad por el gol no es la mis­ma que la del Ma­drid, no tie­ne na­da que ver. Cris­tiano pue­de vi­vir dos vi­das, la su­ya y la del equi­po. Es de­cir, pue­de es­tar do­ble­men­te en­fa­da­do. Lo evi­den­ció al no ce­le­brar el gol de Is­co, des­pués de una gran asis­ten­cia su­ya. Pa­ra en­ton­ces, en ven­ta­ja, el Ma­drid ya co­rría.

En el pri­mer pe­rio­do, en cam­bio, pa­ra el equi­po de Zi­da­ne era más pro­ve­cho­so lo que pu­die­ra ro­bar que lo que pu­die­ra crear. Por ello, em­plea­ba su ener­gía en la pre­sión al­ta. Si con­se­guía arre­ba­tar la pe­lo­ta, la oca­sión era in­mi­nen­te. Su­ce­dió cuan­do Cris­tiano en­tre­gó a Ben­ze­ma, pe­ro en su ca­rre­ra, so­lo, dio tiem­po a que se pu­sie­ra el sol. Fa­lló. Pi­tos. Au­men­ta­ron mi­nu­tos des­pués cuan­do ca­be­ceó al ai­re un cen­tro. Arre­cia­ron al ser sus­ti­tui­do. El gol le per­se­gui­rá por siem­pre en el Ber­na­béu. No es in­jus­to. Es el Ma­drid.

Cuan­do el equi­po blan­co se re­ple­ga­ba, en cam­bio, era un ca­ra­me­lo. Las Pal­mas no es­ta­ba pa­ra apro­ve­char­lo, sal­vo por los arre­ba­tos de Vi­to­lo. Cuan­do tu­vo po­si­ción de gol, lo im­pi­die­ron Ca­si­lla y Vallejo. Na­da más, sal­vo re­cla­mar un pe­nal­ti, pa­ra en­tre­gar­se de­fi­ni­ti­va­men­te des­pués de que Asen­sio li­be­ra­ra a to­dos del vía cru­cis.

SER­GIO PÉ­REZ / REUTERS

Ca­se­mi­ro re­ma­ta pa­ra con­se­guir el pri­mer gol, ayer, en el Ber­na­béu.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.