Ba­ño de san­gre en una igle­sia de Te­xas

Un hom­bre irrum­pe en el tem­plo du­ran­te el ser­vi­cio re­li­gio­so y ma­ta a 27 fie­les, en­tre ellos va­rios ni­ños

El Mundo - - PORTADA - PABLO PAR­DO

El pue­blo de Sut­her­land Springs, en las afue­ras de la ciu­dad te­xa­na de San An­to­nio, per­dió ayer al 4,2% de su po­bla­ción. La ra­zón: una per­so­na, cu­ya iden­ti­dad no ha­bía si­do des­ve­la­da al cie­rre de es­ta edi­ción, ase­si­nó al me­nos a 27 de sus 643 ha­bi­tan­tes e hi­rió a otros 30 cuan­do en­tró dis­pa­ran­do a bo­ca­ja­rro a los fe­li­gre­ses con­gre­ga­dos en un ofi­cio re­li­gio­so en la igle­sia bap­tis­ta de la co­mu­ni­dad.

El ase­sino es­ca­pó y fue per­se­gui­do por la po­li­cía, que le dio muer­te. En­tre los muertos hay va­rios ni­ños, y al me­nos uno de los he­ri­dos tie­ne dos años de edad. En prin­ci­pio, la ma­tan­za no pa­re­ce te­ner vin­cu­la­ción te­rro­ris­ta, sino que pa­re­ce una nue­va ma­ni­fes­ta­ción de esa tra­di­ción ge­nui­na­men­te es­ta­dou­ni­den­se que es el ase­si­na­to de gen­te con un ar­ma se­mi­au­to­má­ti­ca cu­ya te­nen­cia en per­fec­ta­men­te le­gal.

Esa su­po­si­ción se fun­da­men­ta so­bre todo en el ex­qui­si­to cui­da­do y pru­den­cia con el que la cla­se po­lí­ti­ca de EEUU ha­bía re­ci­bi­do la no­ti­cia. El me­jor ejem­plo, el del pre­si­den­te, Do­nald Trump, de vi­si­ta ofi­cial en Ja­pón. «Que Dios guar­de a la gen­te de Sut­her­land Springs, en Te­xas. El FBI y las fuer­zas del or­den es­tán en el lu­gar del cri­men. Sigo la si­tua­ción des­de Ja­pón», tui­teó Trump. El mar­tes, cuan­do el te­rro­ris­ta de ori­gen uz­be­ko ase­si­nó a per­so­nas en Nue­va York, Trump, en vez de in­vo­car el con­sue­lo del Al­tí­si­mo, op­tó por reali­da­des más te­rre­nas: «En Nue­va York, pa­re­ce que ha ha­bi­do otro ata­que de una per­so­na muy en­fer­ma y lo­ca. Las fuer­zas del or­den con­tro­lan la si­tua­ción. ¡NO EN EEUU!». Los úni­cos de­ta­lles de la car­ni­ce­ría que los me­dios de EEUU es­ta­ban di­vul­gan­do ano­che es que el ase­sino apa­ren­te­men­te en­tró en la igle­sia bap­tis­ta de Sut­her­land Springs a las 11:30 de la ma­ña­na, en mi­tad del ofi­cio re­li­gio­so de la igle­sia bap­tis­ta, una co­mu­ni­dad ca­ris­má­ti­ca cu­yas con­gre­ga­cio­nes tie­nen una enor­me au­to­no­mía en­tre sí, aun­que sue­len si­tuar­se den­tro del es­pec­tro más con­ser­va­dor de la so­cie­dad es­ta­dou­ni­den­se.

El ar­ma em­plea­da po­dría ha­ber si­do un AR-15, que es la ver­sión ci­vil del ar­ma re­gla­men­ta­ria de las Fuer­zas Ar­ma­das es­ta­dou­ni­den­ses y, tam­bién, la fa­vo­ri­ta de los ase­si­nos en se­rie. Otras fuen­tes, sin em­bar­go, de­cla­ra­ban que una pis­to­la, con­ve­nien­te­men­te adap­ta­da, ha­bría bas­ta­do pa­ra en­viar a los fe­li­gre­ses, di­rec-

MAX MASSEY / KSAT 12 / REUTERS

Pa­tru­llas de po­li­cía acor­do­nan las in­me­dia­cio­nes de la igle­sia bap­tis­ta don­de ayer se pro­du­jo el ti­ro­teo, en el con­da­do de Sut­her­land Springs (Te­xas).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.