El en­ga­ño de la Ha­cien­da se­pa­ra­tis­ta

El Mundo - - ESPAÑA - FRAN­CIS­CO DE LA TO­RRE ESAÚ ALAR­CÓN Fran­cis­co de la To­rre es dipu­tado y res­pon­sa­ble de Ha­cien­da de Ciu­da­da­nos. Esaú Alar­cón es tri­bu­ta­ris­ta y profesor uni­ver­si­ta­rio.

«Cual­quie­ra con dos de­dos de ce­re­bro sa­be que no se pue­de pro­cla­mar la in­de­pen­den­cia». En es­tos tér­mi­nos re­co­no­cía, el pa­sa­do 30 de agos­to, el ex se­cre­ta­rio de Ha­cien­da y nú­me­ro 2 de Oriol Jun­que­ras,

Lluis Sal­va­dó, que las «es­truc­tu­ras de Estado» no es­ta­ban pre­pa­ra­das pa­ra ges­tio­nar una Ca­ta­lu­ña in­de­pen­dien­te. Por su­pues­to, Jun­que­ras y sus al­tos car­gos de­cían lo con­tra­rio en pú­bli­co mien­tras, al mis­mo tiem­po, en­ga­ña­ban con éxi­to a Puig­de­mont y su equi­po so­bre la si­tua­ción real de la «Ha­cien­da Ca­ta­la­na», y su ca­pa­ci­dad real –nin­gu­na– pa­ra re­cau­dar y ges­tio­nar los gran­des im­pues­tos. Es­to era tan­to co­mo en­ga­ñar so­bre la ca­pa­ci­dad de fi­nan­ciar el gas­to pú­bli­co en la fu­tu­ra «Re­pú­bli­ca Ca­ta­la­na».

En ge­ne­ral, todo el «pro­cés per la in­de­pen­dèn­cia» era un en­ga­ño, pe­ro en po­cos ca­sos con efec­tos tan no­ci­vos co­mo en cues­tio­nes fis­ca­les. Por una par­te, Jun­que­ras y Puig­de­mont pro­me­tie­ron a los ca­ta­la­nes que se­rían mu­cho más ri­cos cuan­do ter­mi­na­se el «ex­po­lio fis­cal» del

«Es­pan­ya ens ro­ba». Es­to era fal­so pe­ro, ade­más, des­via­ron fon­dos de asun­tos so­cia­les a pa­gar a mul­ti­na­cio­na­les pa­ra que desa­rro­lla­sen un sis­te­ma que per­mi­tie­se a la Ha­cien­da Ca­ta­la­na co­brar los im­pues­tos que ya co­bra­ba la Agen­cia Tri­bu­ta­ria.

Sin em­bar­go, la Ge­ne­ra­li­tat no dis­po­nía ni de la in­for­ma­ción, ni del per­so­nal, ni de la or­ga­ni­za­ción ne­ce­sa­ria pa­ra ges­tio­nar el sis­te­ma fis­cal en su con­jun­to en Ca­ta­lu­ña. Es­to, a jui­cio del ex se­cre­ta­rio de Ha­cien­da del Go­vern, lo sa­bía «cual­quie­ra con dos de­dos de ce­re­bro» Sin em­bar­go, el Go­vern y los economistas del pro­cés reite­ra­ban pú­bli­ca­men­te todo lo con­tra­rio. En es­tas pá­gi­nas he­mos in­sis­ti­do reite­ra­das ve­ces que la fa­mo­sa «Ha­cien­da pro­pia» no te­nía con­sis­ten­cia real. Pe­ro es­ta ope­ra­ción de marketing, con­sis­ten­te en creer­se y pro­pa­gar sus pro­pias men­ti­ras, ha te­ni­do un cos­te eco­nó­mi­co bru­tal.

El ori­gen de la fu­ga de em­pre­sas ha estado en la Ban­ca. Los de­po­si­tan­tes han re­ti­ra­do di­ne­ro de los ban­cos ca­ta­la­nes an­te el ries­go de per­der el pa­ra­guas del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo, por la inevi­ta­ble sa­li­da de la UE, que aca­rrea­ría la se­ce­sión ca­ta­la­na. Era al­go que tam­bién ha­bía­mos avi­sa­do des­de el equi­po eco­nó­mi­co de Ciu­da­da­nos. La se­gun­da fa­se fue­ron los cam­bios ma­si­vos de do­mi­ci­lio fis­cal, an­te el pa­vor no só­lo a la sa­li­da de la UE sino, ade­más a que, la «Ha­cien­da Ca­ta­la­na» exi­gie­se los im­pues­tos que ya se pa­ga­ban a la Ha­cien­da del Estado. Es­te tras­la­do de do­mi­ci­lio fis­cal im­pli­ca, si no es frau­du­len­to, el tras­la­do de la se­de de di­rec­ción efec­ti­va de las em­pre­sas. En de­fi­ni­ti­va, el te­mor y la in­se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca crea­da por el Go­vern pue­de con­lle­var el tras­la­do efec­ti­vo de em­pleos.

La ges­tión de Puig­de­mont y Jun­que­ras es­tá sien­do una his­to­ria de en­ga­ños mu­tuos y de trai­cio­nes, cul­mi­na­da con la fu­ga del ex pre­si­dent, que ha de­ja­do en una po­si­ción im­po­si­ble a sus an­ti­guos so­cios. Es más, es la his­to­ria de una es­ta­fa por­que tam­bién en­ga­ña­ron a los ca­ta­la­nes, y ese en­ga­ño tam­bién eco­nó­mi­ca­men­te pue­de sa­lir muy ca­ro. De aquí só­lo se sa­le de­mo­crá­ti­ca­men­te, con un nue­vo go­bierno ele­gi­do en las ur­nas el 21-D.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.