Hu­mor po­li­cial

El Mundo - - OPINIÓN - FE­RRAN CABALLERO

PA­RE­CE que hay en­tre nues­tros po­li­cías quien tie­ne al­gún pro­ble­ma con el hu­mor. Con el pro­pio, que no sa­be con­tro­lar, y con el ajeno, que no pue­de to­le­rar. Lo vi­mos ha­ce unas se­ma­nas, cuan­do una aso­cia­ción de­nun­ció a Net­flix por la cam­pa­ña de promoción de Fe de eta­rras. Allí qui­sie­ron ver fal­ta de res­pe­to a las víc­ti­mas don­de era evi­den­te la bur­la de los ase­si­nos. Con el le­ma «Yo soy, es­pa­ñol, es­pa­ñol, es­pa­ñol», tres ve­ces can­ta­do y tres ve­ces ta­cha­do, pa­ra de­mos­trar que la úni­ca y ri­dí­cu­la as­pi­ra­ción de los eta­rras era aca­bar con cual­quier ras­tro de ale­gría por ser es­pa­ñol. Hu­mor, pues, que es tra­ge­dia más tiem­po.

Y lo he­mos vis­to es­ta se­ma­na por par­ti­da do­ble. La pri­me­ra, con las bur­las de tres po­li­cías que es­pe­ra­ban que al osi­to Jun­que­ras le arre­gla­sen el ojo a fuer­za de vio­la­ción. Era una con­ver­sa­ción que no de­cía tan­to de la Po­li­cía, que ya ha he­cho lo que de­bía, co­mo de un hu­mor que es cul­pa­ble por­que de tan ne­gro os­cu­re­ce has­ta el al­ma y del que ya de­cía Ho­mer Sim­pson que «me río por­que no me pa­sa a mí». Un hu­mor que hi­zo las de­li­cias de, apro­xi­ma­da­men­te, unos cua­tro­cien­tos tui­te­ros y me­dia mi­nis­tra, to­dos pre­sun­tos par­ti­da­rios del res­pe­to a las per­so­nas y de la con­cor­dia en­tre es­pa­ño­les. Osi­to no es un in­sul­to, de­cía Tru­ji­llo, tui­te­ra y ex mi­nis­tra so­cia­lis­ta (que no son in­sul­tos sino muy dig­nas ocu­pa­cio­nes). Osi­to no es un in­sul­to sino un pe­lu­che, una go­mi­no­la o un ho­mo­se­xual con un li­ge­ro so­bre­pe­so. Que no son in­sul­tos por­que el sen­ti­do de chis­tes e in­sul­tos de­pen­de del con­tex­to y no del dic­cio­na­rio.

Así lo de­mos­tró de he­cho la Po­li­cía en la se­gun­da lec­ción hu­mo­rís­ti­ca de la se­ma­na, al res­pon­der en twit­ter al chis­te de El Jue­ves: «La con­ti­nua pre­sen­cia de an­ti­dis­tur­bios aca­ba con las re­ser­vas de co­caí­na en Ca­ta­lu­ña». «¿No creéis que os ha­béis pa­sa­do de la ra­ya?», pre­gun­ta­ba su CM. Y lo pre­gun­ta­ba di­ver­ti­do, por­que las co­mi­llas son su­yas y es­tán allí pa­ra ce­le­brar la gra­cio­sa po­li­se­mia de la ra­ya de co­ca, que se­pa­ra la in­ter­ven­ción pro­por­cio­na­da de la vio­len­cia po­li­cial, y la otra, que se­pa­rar los lí­mi­tes del hu­mor de los del có­di­go pe­nal. Un buen chis­te, se di­ría, pe­ro que pier­de to­da la gra­cia si quien lo es­cri­be es tam­bién quien pros­cri­be; si no es una bro­ma en­tre igua­les sino bur­la de abu­so­nes. Por­que gra­cias a ellos he­mos apren­di­do al me­nos que no es tan gra­cio­so reír­se de un pre­so sien­do po­li co­mo reír­se de un po­li pu­dien­do ir pre­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.