Es­pe­cies au­tóc­to­nas, sil­ves­tres y exó­ti­cas

El Mundo - - OPINIÓN - POR BER­TA GON­ZÁ­LEZ DE VEGA

EL MÚSCU­LO o gra­sa, de­pen­dien­do de la ideo­lo­gía del Estado apa­re­ce con or­ga­ni­gra­mas siem­pre en mo­vi­mien­to: car­gos con­su­la­res en el Con­go, as­cen­sos en el Ejér­ci­to, ba­jas en Or­de­na­ción Pes­que­ra o in­cor­po­ra­ción de vo­cal ase­so­ra a la Agen­cia de Pro­tec­ción de Da­tos de la san­chis­ta Zai­da Can­te­ra. Tam­bién hay mu­cho cam­bio en la Agen­cia Es­pa­ño­la de Coope­ra­ción y Ayu­da al Desa­rro­llo que, jus­ti­cia poé­ti­ca, tie­ne su se­de en la avenida de los Re­yes Ca­tó­li­cos.

Hay nom­bra­mien­tos me­ri­to­crá­ti­cos y cien­tí­fi­cos, co­mo el de Mon­tse­rrat Vi­lá, for­ma­da en Bar­ce­lo­na y en Ber­ke­ley, nue­vo miem­bro del Co­mi­té Cien­tí­fi­co del Lis­ta­do de es­pe­cies sil­ves­tres pro­te­gi­das, ame­na­za­das y exó­ti­cas e in­va­so­ras. Des­de 2010 in­ves­ti­ga en la Es­ta­ción Bio­ló­gi­ca de Do­ña­na, don­de re­ca­lan in­di­vi­duos que es­ca­pan a la en­do­ga­mia au­tóc­to­na de uni­ver­si­da­des. La web de Vi­lá es­tá en in­glés, idio­ma en la cús­pi­de de la ca­de­na tró­fi­ca de la ciencia y el que usa­ron cien­tí­fi­cos que se tra­je­ron des­de California el cul­ti­vo in­ten­si­vo e in­va­sor del fre­són, agua­ca­te y man­go. Vi­lá es es­pe­cia­lis­ta en la su­per­vi­ven­cia de es­pe­cies sil­ves­tres pro­te­gi­das, que sue­len aca­bar mal por­que un lin­ce da me­jor en la te­le que una flo­re­ci­lla y mue­ve más di­ne­ro.

A las flo­res van abe­jas, con ayu­das eu­ro­peas. El BOE mez­cla len­gua­je in­com­pren­si­ble y pá­rra­fos cris­ta­li­nos con la de­fi­ni­ción de col­me­na y el pro­pó­si­to de «ra­cio­na­li­zar su tras­hu­man­cia». Al pro­fun­di­zar en las abe­jas tras­hu­man­tes da­mos con la po­lé­mi­ca so­bre quién lle­vó an­tes a Amé­ri­ca a las eu­ro­peas, si los in­gle­ses, con via­je do­cu­men­ta­do de col­me­nas de Londres a Ber­mu­da, o los es­pa­ño­les, con una ho­ja de en­car­go an­te­rior en el Archivo de In­dias. De otros ani­ma­les no hay du­da, se­gún An­to­nio de He­rre­ra: «Los cas­te­lla­nos han de­ja­do cuan­to bueno se pro­du­ce en Es­pa­ña, hay allá tri­go, ce­ba­da... abun­dan­tí­si­ma­men­te ove­jas, va­cas, ca­bras, puer­cos, ca­ba­llos, as­nos, pe­rros, ga­tos y otros ta­les, no los ha­bía en el Pe­rú y de acá se lle­va­ron, y han mul­ti­pli­ca­do mu­cho, y he­cho gran pro­ve­cho, y mu­cho más la ga­lli­na de Cas­ti­lla, de que los In­dios sien­ten gran­dí­si­mo be­ne­fi­cio». Bon­da­des de mes­ti­za­je, co­mo di­jo Fé­lix Ove­je­ro en la ma­ni­fes­ta­ción de Bar­ce­lo­na. Oja­lá el es­tu­dio de lo au­tóc­tono só­lo es­tu­vie­ra en re­vis­tas y no en po­lí­ti­cas su­pre­ma­cis­tas. Al­gu­na ga­lli­na, mien­tras, se ha he­cho ca­ta­la­na y ha anida­do en Bru­se­las. Nue­va es­pe­cie exó­ti­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.