El Par­la­men­to Eu­ro­peo ve­ta la entrada a Puig­de­mont

Prohí­be que use sus ins­ta­la­cio­nes mien­tras es­té en Bél­gi­ca para fi­nes elec­to­ra­les 200 al­cal­des via­jan a Bru­se­las a apo­yar­le mien­tras Jun­que­ras pi­de sa­lir de prisión para ha­cer cam­pa­ña co­mo él

El Mundo - - PORTADA - PA­BLO R. SUAN­ZES

Tras el ve­to de la Co­mi­sión Eu­ro­pea, el Con­se­jo y los Go­bier­nos de ca­si to­da la UE, el Par­la­men­to Eu­ro­peo ha de­ci­di­do tam­bién dar por­ta­zo a Car­les Puig­de­mont. El úl­ti­mo gran es­ca­pa­ra­te para la in­ter­na­cio­na­li­za­ción del pro­cés en Bru­se­las se le ha com­pli­ca­do al ex pre­si­dent tras las me­di­das cau­te­la­res im­pues­tas el do­min­go por la Jus­ti­cia bel­ga. Si él o sus an­ti­guos con­se­llers quie­ren ac­ce­der a las ins­ta­la­cio­nes co­mu­ni­ta­rias ten­drán que con­se­guir un per­mi­so por es­cri­to y ex­pre­so de los tri­bu­na­les.

La pre­sen­cia en Bru­se­las del pre­si­den­te ce­sa­do es­tá sien­do un que­bra­de­ro de ca­be­za para las au­to­ri­da­des eu­ro­peas y las bel­gas, que la se­ma­na pa­sa­da ya de­ne­ga­ron el uso de una sa­la de un edi­fi­cio de pro­pie­dad fe­de­ral para la rue­da de pren­sa de Puig­de­mont. Con ca­da vez más op­cio­nes des­car­ta­das, la Eu­ro­cá­ma­ra pa­re­cía la me­jor y ca­si úni­ca op­ción res­tan­te para ha­cer de la cri­sis ca­ta­la­na la cues­tión eu­ro­pea que la Ge­ne­ra­li­tat siem­pre ha desea­do.

Vis­to lo ocu­rri­do en las úl­ti­mas ho­ras y la de­li­ca­da si­tua­ción po­lí­ti­ca, di­plo­má­ti­ca y le­gal, el equi­po del pre­si­den­te de la Eu­ro­cá­ma­ra, An­to­nio Ta­ja­ni, y los ser­vi­cios ju­rí­di­cos del Par­la­men­to, tras las con­sul­tas de al­gu­nos eu­ro­dipu­tados, han op­ta­do por im­pe­dir la entrada de los cin­co re­cla­ma­dos por la Jus­ti­cia es­pa­ño­la si no tie­nen un do­cu­men­to ex­plí­ci­to.

«El Par­la­men­to Eu­ro­peo no pue­de prohi­bir la entrada de Puig­de­mont, pe­ro en­ten­de­mos que és­te ne­ce­si­ta la au­to­ri­za­ción ex­pre­sa del juez para ha­cer­lo», ex­pli­can fuentes de la Cá­ma­ra a EL MUN­DO.

La si­tua­ción es iné­di­ta. El juez de ins­truc­ción im­pu­so el do­min­go me­di­das cau­te­la­res a Puig­de­mont y sus ex con­se­je­ros. Y en los de­ta­lles de las mis­mas hay ele­men­tos cla­ve para la de­ci­sión de la ins­ti­tu­ción. No pue­den aban­do­nar Bél­gi­ca y de­ben te­ner una re­si­den­cia fi­ja y com­pa­re­cer in­me­dia­ta­men­te cuan­do les sea re­que­ri­do por las au­to­ri­da­des ju­di­cia­les y po­li­cia­les. Y eso, creen en el Par­la­men­to Eu­ro­peo, su­po­ne un pro­ble­ma im­por­tan­te.

«Ne­ce­si­ta au­to­ri­za­ción ex­pre­sa por­que, en apli­ca­ción del pro­to­co­lo so­bre pri­vi­le­gios e in­mu­ni­da­des de las ins­ti­tu­cio­nes eu­ro­peas, el Par­la­men­to es in­vio­la­ble. Es de­cir, la po­li­cía no pue­de ac­ce­der li­bre­men­te para, por ejem­plo, de­te­ner a al­guien o lle­var­lo an­te un juez a re­que­ri­mien­to del mis­mo», ex­pli­can esas mis­mas fuentes. «Para ha­cer­lo ne­ce­si­ta­rían la au­to­ri­za­ción es­cri­ta del pre­si­den­te Ta­ja­ni. Así que si el juez ha prohi­bi­do a Puig­de­mont sa­lir de Bél­gi­ca para es­tar per­ma­nen­te­men­te en dis­po­si­ción de la Jus­ti­cia bel­ga, es el juez quien ha de au­to­ri­zar­le o no ac­ce­der a un edi­fi­cio en el que esa si­tua­ción se mo­di­fi­ca», ex­pli­can a es­te dia­rio. Re­su­mi­do: si es in­vi­ta­do por al­gún dipu­tado y se pre­sen­ta en la entrada, le se­rá de­ne­ga­do el paso si no cuenta con ese pa­pel ofi­cial.

Un edi­fi­cio del Par­la­men­to no es co­mo una em­ba­ja­da, pe­ro el equi­po de Ta­ja­ni, el lí­der co­mu­ni­ta­rio más du­ro y crí­ti­co con Puig­de­mont, se cu­ra en sa­lud. Una de­ci­sión que va a pro­vo­car ai­ra­das pro­tes­tas no só­lo en­tre los dispu­tados in­de­pen­den­tis­tas ca­ta­la­nes y sus co­le­gas se­pa­ra­tis­tas de to­da la UE, sino en­tre las fuer­zas de la iz­quier­da. Ya ocu­rrió en otras oca­sio­nes, co­mo por ejem­plo cuan­do en abril Ta­ja­ni ve­tó «por mo­ti­vos de seguridad» el ac­ce­so al mi­nis­tro si­rio de Ex­te­rio­res, Ay­man Sous­san, que ha­bía si­do in­vi­ta­do por Ja­vier Cou­so, de IU.

Ayer mis­mo, Ra­món Tre­mo­sa, eu­ro­dipu­tado del PDeCAT, qui­so re­ser­var una sa­la para un ac­to a ce­le­brar hoy mar­tes. Pe­ro la pre­sión de su gru­po, Al­de, del que tam­bién for­ma par­te Ciu­da­da­nos, le lle­vó a anu­lar­la. «La UE tie­ne en­tre sus tex­tos fun­da­cio­na­les el res­pe­to a la in­te­gri­dad te­rri­to­rial y el or­den cons­ti­tu­cio­nal de ca­da Es­ta­do; no era ad­mi­si­ble que un dipu­tado ins­tru­men­ta­li­za­ra la se­de de es­ta ins­ti­tu­ción para un ac­to que va con­tra la esen­cia de la Unión», di­jo el

na­ran­ja Ja­vier Nart.

Los le­tra­dos de Puig­de­mont y sus ex con­se­llers tie­nen así un nue­vo ele­men­to con el que tra­ba­jar. Ayer se su­po que el vier­nes 17, a las 14.00 ho­ras, la Cham­bre du Con­seil ce­le­bra­rá a puer­ta ce­rra­da la vis­ta so­bre la or­den de en­tre­ga emi­ti­da por la Jus­ti­cia es­pa­ño­la. Tras el pri­mer ac­to (la sa­li­da del país) y la de­ten­ción y pues­ta en li­ber­tad con­di­cio­na­da del do­min­go, el ar­duo pro­ce­so le­gal lle­va ine­vi­ta­ble­men­te a que la Cham­bre se pro­nun­cie «an­tes de 15 días». La vis­ta se­rá la se­ma­na que vie­ne, pe­ro la de­ci­sión so­bre la ex­tra­di­ción no tie­ne por qué adop­tar­se in­me­dia­ta­men­te. Y pa­se lo que pa­se pue­de ser re­cu­rri­da dos ve­ces. Es­ta­rán los re­cla­ma­dos, su de­fen­sa y la Fis­ca­lía bel­ga ejer­cien­do la acu­sa­ción.

La de­ci­sión del ma­gis­tra­do no im­pu­so nin­gún ti­po de res­tric­cio­nes para ha­blar con los me­dios de co­mu­ni­ca­ción o para se­guir con su ac­ti­vi­dad po­lí­ti­ca, por lo que Puig­de­mont po­drá pro­ta­go­ni­zar, des­de más de 1.000 ki­ló­me­tros de dis­tan­cia, una de las cam­pa­ñas elec­to­ra­les más ex­tra­ñas de la his­to­ria eu­ro­pea. To­do in­di­ca que aun­que la cam­pa­ña for­mal em­pe­za­rá en unas se­ma­nas, el pri­mer ac­to ofi­cio­so ten­drá lu­gar hoy mis­mo. Más de 200 al­cal­des de to­da Ca­ta­lu­ña se re­uni­rán en la ca­pi­tal co­mu­ni­ta­ria para «internacionalizar la per­se­cu­ción del Es­ta­do que pa­de­cen los re­pre­sen­tan­tes po­lí­ti­cos ca­ta­la­nes», se­gún la con­vo­ca­to­ria de la Aso­cia­ción de Mu­ni­ci­pios por la In­de­pen­den­cia y la Aso­cia­ción Ca­ta­la­na de Mu­ni­ci­pios. El en­torno de Puig­de­mont no ha con­fir­ma­do que él y sus co­la­bo­ra­do­res va­yan a par­ti­ci­par o a in­ter­ve­nir, pe­ro los con­vo­can­tes lo dan por he­cho.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.