Qué fla­men­cos

El Mundo - - OPINIÓN - ¡QUIA! AR­CA­DI ES­PA­DA

NO VEO que na­die alu­da a las pre­sio­nes po­lí­ti­cas que han mo­ti­va­do la de­ci­sión de la Jus­ti­cia bel­ga de man­te­ner en li­ber­tad al Puig­de­mont. No ten­go nin­gu­na prue­ba de que esas pre­sio­nes ha­yan exis­ti­do, lo que me si­túa al mis­mo ni­vel fác­ti­co de los que re­pro­chan las pre­sio­nes del Go­bierno a la Fis­ca­lía es­pa­ño­la. Si lo sub­ra­yo so­lo es para se­ña­lar una vez más la pro­di­gio­sa tem­plan­za pa­tria. Es ad­mi­ra­ble: Es­pa­ña si­gue ma­ne­ján­do­se con la ple­ni­po­ten­cia­ria in­di­fe­ren­cia del Im­pe­rio. Lo de me­nos es el res­pe­to al po­der ju­di­cial bel­ga. Abun­dan los ejem­plos de ca­li­dad. Un mi­nis­tro bel­ga, Jan Jam­bon, de In­te­rior con­cre­ta­men­te, di­ce que «Es­pa­ña ha ido de­ma­sia­do le­jos» en su res­pues­ta a la de­lin­cuen­cia in­de­pen­den­tis­ta. Un ex pri­mer mi­nis­tro, Elio di Ru­po, ca­li­fi­ca de «fran­quis­ta au­to­ri­ta­rio» al pre­si­den­te Ra­joy. El li­be­ral Guy Ver­hofs­tadt, je­fe del gru­po par­la­men­ta­rio Al­de, del que for­ma par­te Ciu­da­da­nos, de­cla­ra que el en­car­ce­la­mien­to pre­ven­ti­vo de los con­se­je­ros ca­ta­la­nes es «des­pro­por­cio­na­do». Nin­guno de esos tres, ni de los tres mil po­lí­ti­cos eu­ro­peos que po­drían aña­dir­se, di­jo nun­ca que los asal­tan­tes na­cio­na­lis­tas del Es­ta­do de De­re­cho hu­bie­ran ido de­ma­sia­do le­jos, au­to­ri­ta­ria­men­te, des­pro­por­cio­na­da­men­te. Mien­tras se fue con­su­man­do, el asal­to al Es­ta­do fue un asun­to in­terno es­pa­ñol. En cuan­to el Es­ta­do res­pon­dió, con la fuer­za de la ley, ha pa­sa­do a ser un asun­to eu­ro­peo. De una y otra co­sa tie­ne el Go­bierno es­pa­ñol su par­te de res­pon­sa­bi­li­dad. Para ce­ñir­me a la vi­gen­te: no he vis­to que el mi­nis­tro

del

«El asal­to al Es­ta­do fue un asun­to in­terno es­pa­ñol. En cuan­to el Es­ta­do res­pon­dió con la ley ha pa­sa­do a ser un asun­to eu­ro­peo»

In­te­rior es­pa­ñol ha­ya pro­tes­ta­do por la in­co­rrec­ción de su co­le­ga bel­ga; no he vis­to que nin­gún ex­pri­mer mi­nis­tro es­pa­ñol ha­ya sa­li­do en de­fen­sa de Ra­joy; no he oí­do a nin­gún dipu­tado de Cs ha­blar­le de ta­ma­ños a su je­fe de gru­po. Y por su­pues­to na­die ha vis­to ni oí­do a Das­tis, que es mi­nis­tro de Ex­te­rio­res en un sen­ti­do pleno, in­ter­pla­ne­ta­rio. La jus­ta Jus­ti­cia bel­ga ha fa­ci­li­ta­do que el Puig­de­mont reite­re, y re­for­za­da­men­te, su ac­ti­vi­dad. Una ac­ti­vi­dad que, co­mo es sa­bi­do, con­sis­te esen­cial­men­te en la di­fu­sión de men­ti­ras. Ayer, por ejem­plo, el Guar­dian le pu­bli­có otro buen pa­que­te; pro­ba­ble­men­te, ca­be ad­ver­tir­lo, por­que se tra­ta­ba de men­ti­ras y no de pos­ver­da­des, an­te las que el dia­rio se mues­tra siem­pre muy pun­ti­llo­so. De aquí al 21 de di­ciem­bre es­ta ac­ti­vi­dad irá en au­men­to y to­do in­di­ca que se­gui­rá desa­rro­llán­do­se en tér­mi­nos de una gran con­for­ta­bi­li­dad. La cri­sis ca­ta­la­na es­tá pro­du­cien­do gra­ves des­cu­bri­mien­tos. Y tal vez el más gra­ve por aho­ra, que es, con­tra to­da fe, el de la inexis­ten­cia de un es­pa­cio mo­ral eu­ro­peo don­de la pa­la­bra gol­pis­ta pro­vo­que la mis­ma per­se­cu­ción y el mis­mo des­pre­cio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.