El 168

El Mundo - - OPINIÓN - LUIS MA­RÍA AN­SON Luis Ma­ría An­son, de la Real Aca­de­mia Es­pa­ño­la.

RE­SUL­TA sen­ci­lla­men­te gro­tes­co que dos dipu­tados au­to­nó­mi­cos de­ci­dan la frac­tu­ra te­rri­to­rial de una na­ción con 500 años de his­to­ria uni­da. Las de­mo­cra­cias han es­ta­ble­ci­do para cues­tio­nes de gra­ve­dad ma­yo­rías cua­li­fi­ca­das.

Los se­ce­sio­nis­tas ca­ta­la­nes, si no quie­ren si­tuar­se fue­ra de la ley, de­ben so­me­ter­se, para lo­grar sus pro­pó­si­tos, al ar­tícu­lo 168 de la Cons­ti­tu­ción y pro­po­ner una re­for­ma de la Car­ta Mag­na que, anu­lan­do par­te del ar­ti­cu­la­do, aña­da en el tí­tu­lo VIII una en­mien­da: «Cual­quier Co­mu­ni­dad Au­tó­no­ma po­drá plan­tear su in­de­pen­den­cia a tra­vés de un re­fe­rén­dum re­gio­nal ma­yo­ri­ta­rio».

Con­for­me al ar­tícu­lo 168 de la Cons­ti­tu­ción, esa pro­pues­ta se­ce­sio­nis­ta ne­ce­si­ta ser apro­ba­da por 234 dipu­tados, es de­cir, los dos ter­cios del Con­gre­so. Si así fue­ra, pa­sa­ría en­ton­ces al Se­na­do y, para su apro­ba­ción, de­be­rá ser vo­ta­da tam­bién por los dos ter­cios de los se­na­do­res. Su­pe­ra­dos es­tos escollos, y con­for­me a lo que es­ta­ble­ce el 168, se ten­drían que con­vo­car de for­ma in­me­dia­ta elec­cio­nes ge­ne­ra­les. Los nue­vos Con­gre­so y Se­na­do re­sul­tan­tes de los co­mi­cios de­be­rían apro­bar otra vez por los dos ter­cios de ca­da Cá­ma­ra la pro­pues­ta se­ce­sio­nis­ta. A con­ti­nua­ción, se so­me­te­ría a re­fe­rén­dum na­cio­nal para que to­dos los es­pa­ño­les, li­bres e igua­les an­te la ley, to­ma­ran la de­ci­sión fi­nal. Es­tas cau­te­las no son ni mu­chas ni po­cas, sino las ade­cua­das para una cues­tión tan gra­ve co­mo su­po­ne se­ce­sio­nar una Co­mu­ni­dad Au­tó­no­ma del con­jun­to te­rri­to­rial de la na­ción es­pa­ño­la.

La pre­gun­ta que se ha­ce aho­ra la opi­nión pública es in­quie­tan­te: ¿Qué pa­sa­ría si tras las elec­cio­nes del 21 de di­ciem­bre se re­pi­tie­ra en Ca­ta­lu­ña la ma­yo­ría in­de­pen­den­tis­ta en nú­me­ro de es­ca­ños? Pues, con­for­me a la Cons­ti­tu­ción, la co­sa es­tá bien cla­ra. Esa even­tual ma­yo­ría de­be­rá res­pe­tar la ley, adap­tar­se al ar­tícu­lo 168 y se­guir, uno a uno, to­dos los pa­sos que en él se es­pe­ci­fi­can.

¿Y si no lo hi­cie­ran así, sal­tán­do­se de nue­vo la Car­ta Mag­na? La res­pues­ta no pue­de ser más fá­cil: se apli­ca­ría otra vez el ar­tícu­lo 155. La Cons­ti­tu­ción Es­pa­ño­la es abier­ta y per­mi­te su re­for­ma de acuer­do con lo que es­ta­ble­ce su pro­pio ar­ti­cu­la­do. Si se pre­ten­de la in­de­pen­den­cia de Ca­ta­lu­ña, res­pe­tan­do la le­ga­li­dad vi­gen­te, los se­ce­sio­nis­tas de­be­rán ca­mi­nar por la vía del ar­tícu­lo 168. Si de­ci­den si­tuar­se fue­ra del 168, se des­car­ga­ría so­bre ellos de nue­vo el 155.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.