Uni­ver­si­ta­rios pi­den que no cuen­te la no­ta de los exá­me­nes por los pa­ros del ‘pro­cés’

Quie­ren una dis­pen­sa «por res­pe­to y so­li­da­ri­dad con el mo­vi­mien­to es­tu­dian­til que tan­to ha­ce por el país»

El Mundo - - ESPAÑA - OL­GA R. SANMARTÍN

La Po­li­téc­ni­ca di­ce que «se de­ja­rá que ca­da coor­di­na­dor de­ci­da» qué ha­cer

No es fá­cil con­ci­liar la vi­da es­tu­dian­til con la «lu­cha» por la in­de­pen­den­cia de Ca­ta­lu­ña. Así lo dan a en­ten­der los uni­ver­si­ta­rios que han re­cla­ma­do a sus pro­fe­so­res que no les ten­gan en cuenta la no­ta de los exá­me­nes par­cia­les que se han ce­le­bra­do en los úl­ti­mos días por­que han «per­di­do mu­chas cla­ses» al es­tar «en pri­me­ra lí­nea de la ba­ta­lla» con­tra el Es­ta­do es­pa­ñol.

«No he­mos te­ni­do tiem­po de tra­ba­jar su­fi­cien­te no por de­sin­te­rés, irres­pon­sa­bi­li­dad o fal­ta de ga­nas, sino por un mo­ti­vo de agre­sión a los de­re­chos co­mo pue­blo que ha re­que­ri­do nues­tra com­ple­ta aten­ción y par­ti­ci­pa­ción en las ca­lles allá don­de se nos ha ne­ce­si­ta­do», ex­pre­san en una car­ta, a la que ha te­ni­do ac­ce­so EL MUN­DO, los miem­bros de la Asam­blea de Es­tu­dian­tes de la Es­cue­la Téc­ni­ca Superior de In­ge­nie­ría In­dus­trial de Barcelona (ETSEIB).

Ha­ce unos días en­via­ron la mi­si­va al rec­tor de la Uni­ver­si­dad Po­li­téc­ni­ca de Ca­ta­lu­ña, así co­mo a la di­rec­to­ra y pro­fe­so­res de la es­cue­la. En ella de­man­dan en nom­bre de «la ma­yo­ría de los es­tu­dian­tes» que, «por res­pe­to y so­li­da­ri­dad con el mo­vi­mien­to es­tu­dian­til que tan­to es­tá ha­cien­do por el país», ten­gan «la op­ción de que los exá­me­nes par­cia­les no cuen­ten en la pon­de­ra­ción de la no­ta fi­nal y se pue­da tras­la­dar el por­cen­ta­je eva­lua­ble de és­tos a los exá­me­nes fi­na­les o a otras ac­ti­vi­da­des eva­lua­bles que se crean per­ti­nen­tes».

«No po­de­mos ha­cer los exá­me­nes par­cia­les en con­di­cio­nes nor­ma­les por mo­ti­vos ob­vios», ale­gan. Esos mo­ti­vos son la in­ter­ven­ción de la Ha­cien­da ca­ta­la­na, las de­ten­cio­nes de al­tos car­gos de la Ge­ne­ra­li­tat, la «exis­ten­cia de pre­sos po­lí­ti­cos» o la apli­ca­ción del ar­tícu­lo 155. «To­do es­to ha he­cho que per­da­mos mu­chas cla­ses y ho­ras de es­tu­dio es­ti­pu­la­das por el gra­do», ar­gu­men­tan. «Es­tos días, co­mo ca­ta­la­nes, no de­be­mos es­tar en las bi­blio­te­cas, sino que ten­dre­mos el de­ber de lu­char por la de­fen­sa de nues­tros de­re­chos».

¿Van a aten­der los pro­fe­so­res a su re­cla­ma­ción? Es­te pe­rió­di­co in­ten­tó ha­blar con la di­rec­to­ra de la es­cue­la, Neus Cón­sul, sin con­se­guir­lo. Res­pon­dió por ella una por­ta­voz de la Po­li­téc­ni­ca, que di­jo que «se de­ja­rá que ca­da coor­di­na­dor de asig­na­tu­ra de­ci­da al res­pec­to» y elu­dió va­lo­rar la pro­pues­ta es­tu­dian­til.

Sí lo ha­ce Car­les Ló­pez, pre­si­den­te de la Con­fe­de­ra­ción Es­ta­tal de Aso­cia­cio­nes de Es­tu­dian­tes (Ca­nae), que ha­bla de «agra­vio com­pa­ra­ti­vo», por­que «hay que res­pe­tar a esos es­tu­dian­tes que no han que­ri­do ha­cer huel­ga». «El de­re­cho a la huel­ga tie­ne un lí­mi­te: el de­re­cho a la edu­ca­ción, y es­tos alum­nos no pue­den so­li­ci­tar que se mo­di­fi­quen las re­glas del jue­go una vez em­pe­za­do el cur­so, por­que se pue­de dar la si­tua­ción de que una mi­no­ría pa­re las cla­ses a una ma­yo­ría».

Isa­bel Fer­nán­dez Alon­so, pro­fe­so­ra ti­tu­lar de la Fa­cul­tad de Cien­cias de la Co­mu­ni­ca­ción de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Barcelona, ve «inau­di­to que es­tos es­tu­dian­tes re­cla­men un tra­to pri­vi­le­gia­do am­pa­rán­do­se en su com­pro­mi­so po­lí­ti­co». «Otros mu­chos alum­nos y pro­fe­so­res tam­bién lo te­ne­mos, aun­que de dis­tin­to signo, y ello no nos exi­me de nues­tras obli­ga­cio­nes. Es una cues­tión de cohe­ren­cia y ma­du­rez de­mo­crá­ti­ca asu­mir las con­se­cuen­cias que se de­ri­van de los actos que rea­li­za­mos en el ejer­ci­cio de nues­tras li­ber­ta­des», ex­pre­sa la res­pon­sa­ble edu­ca­ti­va de So­cie­dad Ci­vil Ca­ta­la­na.

Do­cen­tes con­sul­ta­dos en dis­tin­tas uni­ver­si­da­des es­pa­ño­las di­cen no ha­ber re­ci­bi­do nun­ca una pe­ti­ción de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas. «Hay que ser con­se­cuen­tes», ex­pre­sa una pro­fe­so­ra de la Co­mu­ni­dad de Madrid.

Un do­cen­te de la Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na no pue­de ocul­tar su de­cep­ción: «Es­tos chi­cos se es­tán to­man­do tan po­co en se­rio la re­vo­lu­ción que no quie­ren que ten­ga un sus­pen­so co­mo con­se­cuen­cia. Ha­bría que ima­gi­nar­se a Le­nin im­plo­ran­do que le li­bra­ran del exi­lio de Si­be­ria: ‘Por fa­vor, que es­to no cuen­te en mi ex­pe­dien­te’».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.