Desa­yu­nar en el in­fierno

El Mundo - - MUNDO - RAÚL DEL PO­ZO

Fla­men­co quie­re de­cir bra­ga­do, ca­lé y can­te hon­do. Tam­bién se lla­man fla­men­cos a las aves de pa­tas lar­gas y a los que lu­cha­ron con­tra Es­pa­ña en los tiem­pos im­pe­ria­les; el vo­ca­blo tie­ne ade­más la sig­ni­fi­ca­ción de re­bel­de, hui­do. Eran fla­men­cos los de los Paí­ses Ba­jos y los que los com­ba­tían. Fla­men­co era Ju­lián Romero na­ci­do en la pro­vin­cia de Cuen­ca. Se alis­tó co­mo mochilero y mo­zo de tam­bor en los ter­cios. Com­ba­tió en San Quin­tín. Se le lla­mó «me­diohom­bre» por­que per­dió un ojo, una pier­na, un bra­zo, tres her­ma­nos y un hi­jo en las ba­ta­llas. Lle­gó a maes­tre de cam­po. Al man­do de los ter­cios, par­ti­ci­pó en la ba­ta­lla con­tra los re­bel­des en Am­be­res que ha­bían aco­rra­la­do a los es­pa­ño­les. Sol­da­dos ham­brien­tos que no co­bra­ban sol­da­da se ha­bían amo­ti­na­do, pe­ro lle­ga­ron los sol­da­dos a la ciudad para ayu­dar a los com­pa­ñe­ros. «Ve­ni­mos –di­je­ron– con pro­pó­si­to cier­to de vic­to­ria, y así he­mos de ce­nar en Am­be­res, o desa­yu­nar en el in­fierno».

441 años des­pués del sa­queo de Am­be­res, el pre­si­den­te de Nue­va Alian­za Bart De We­ver ha re­cor­da­do en un tuit aque­lla fe­cha, a pro­pó­si­to de la fuga de Puig­de­mont: «Re­cor­da­mos la fu­ria es­pa­ño­la, en el día más san­grien­to de nues­tra his­to­ria: 10.000 muer­tos en Am­be­res por Fe­li­pe II». Los ra­cis­tas de Nue­va Alian­za son los que han aco­gi­do y pro­te­gi­do a Puig­de­mont, que no tie­ne na­da de fla­men­co; más bien es la nue­va me­tá­fo­ra de los que se es­ca­pa­ban de Es­pa­ña para des­truir­la y mal­de­cir­la. Tam­bién es de Nue­va Alian­za Jan Jam­bon, al que le ha da­do en las ore­jas Es­te­ban González Pons, vi­ce­pre­si­den­te del Par­la­men­to Eu­ro­peo, des­pués de que ese mi­nis­tro del In­te­rior fla­men­co ha­ya cri­ti­ca­do la im­par­cia­li­dad de la jus­ti­cia es­pa­ño­la por el en­car­ce­la­mien­to de los se­pa­ra­tis­tas.

He lla­ma­do es­ta ma­ña­na al gran Pons y me di­ce: «Los in­de­pen­den­tis­tas fla­men­cos co­la­bo­ra­ron con los na­zis du­ran­te la ocu­pa­ción de Bél­gi­ca. El mis­mo Jam­bon que de­fien­de a Puig­de­mont ha­ce un año pro­vo­có un es­cán­da­lo por­que de­fien­de a los co­la­bo­ra­cio­nis­tas na­zis. La iz­quier­da es­pa­ño­la no sa­be con qué lo­bos ne­gros se es­tá me­tien­do en la ca­ma: Le Pen, Fa­ra­ge, Wil­der, Jam­bon».

Que re­cuer­de la iz­quier­da que el na­cio­na­lis­mo es la gue­rra. Que se­pa que Puig­de­mont ha bus­ca­do re­fu­gio en el te­rri­to­rio de los fla­men­cos an­ti­eu­ro­peos, co­mo ha­cían los enemi­gos de Es­pa­ña en la épo­ca de Ju­lián Romero. Esa ex­tre­ma de­re­cha fla­men­ca va a po­ner to­do ti­po de en­re­dos le­gu­le­yos para evi­tar que Puig­de­mont cum­pla con la jus­ti­cia. Así que ha­go dos pre­gun­tas a la UE: ¿Por qué en Gan­te hay eta­rras que re­gen­tan ba­res y la jus­ti­cia bel­ga se nie­ga a ex­tra­di­tar­los? ¿Es Bru­se­las xe­nó­fo­ba, la ca­pi­tal de aque­lla idea tan bo­ni­ta que se lla­mó Eu­ro­pa?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.