Po­de­mos acu­sa la fal­ta de ‘pro­yec­to po­lí­ti­co’

El CIS con­fir­ma el as­cen­so de Ciu­da­da­nos, que que­da a un so­lo pun­to del par­ti­do de Igle­sias

El Mundo - - PORTADA - MA­RI­SOL HER­NÁN­DEZ

El úl­ti­mo son­deo del CIS, pu­bli­ca­do ayer, con­fir­ma la caí­da en in­ten­ción de vo­to de Po­de­mos y una no­ta­ble subida de Ciu­da­da­nos, aun­que am­bos man­tie­nen po­si­cio­nes en el or­den de for­ma­cio­nes po­lí­ti­cas. Te­re­ce­ro y cuar­to. No hay sor­pas­so de Al­bert Ri­ve­ra pe­ro la dis­tan­cia se re­du­ce a un so­lo pun­to.

Pa­blo Igle­sias pier­de fue­lle. El par­ti­do que po­la­ri­zó el de­sen­can­to de mi­les de ciu­da­da­nos an­te el fu­tu­ro de Es­pa­ña y su in­dig­na­ción an­te los fa­llos del sistema po­lí­ti­co e ins­ti­tu­cio­nal ha per­di­do par­te de su atrac­ti­vo. El úl­ti­mo son­deo del CIS, pu­bli­ca­do ayer, con­fir­ma la caí­da en in­ten­ción de vo­to de Po­de­mos y una no­ta­ble subida de Ciu­da­da­nos, aun­que am­bos man­tie­nen po­si­cio­nes en la ta­bla. Ter­ce­ro y cuar­to, no hay sor­pas­so de Al­bert Ri­ve­ra pe­ro la dis­tan­cia se re­du­ce a un so­lo pun­to.

La for­ma­ción de Pa­blo Igle­sias ob­ten­dría en unas elecciones ge­ne­ra­les el 18,5% de los vo­tos fren­te al 21,1% que lo­gró en los co­mi­cios de 2016. Ciu­da­da­nos es­ca­la­ría del 13,1% que le die­ron las ur­nas has­ta el 17,5%. El PP con­ti­núa co­mo el más vo­ta­do pe­ro su­fre un im­por­tan­te des­cen­so. Del 33% al 28% en es­tos mo­men­tos. Cin­co pun­tos me­nos que se ex­pli­can con el ace­le­rón de la for­ma­ción na­ran­ja. El 10% de quie­nes el año pa­sa­do se de­can­ta­ron por Ma­riano Ra­joy res­pal­da­ría aho­ra a Ri­ve­ra.

Los so­cia­lis­tas con­ti­núan con un tí­mi­do y cons­tan­te cre­ci­mien­to, ci­men­ta­do, so­bre to­do, por el des­cen­so de Po­de­mos. Las tri­pas de la en­cues­ta re­fle­jan que 224.000 vo­tan­tes de Igle­sias ele­gi­rían aho­ra a Pe­dro Sán­chez.

Los re­sul­ta­dos del CIS no pue­den des­vin­cu­lar­se de los acon­te­ci­mien­tos que se han vi­vi­do en los úl­ti­mos me­ses en Ca­ta­lu­ña. El tra­ba­jo de cam­po se reali­zó en los pri­me­ros días de oc­tu­bre y re­co­ge, por tan­to, la ce­le­bra­ción del re­fe­rén­dum ile­gal del 1-O, las car­gas po­li­cia­les, la lla­ma­da pú­bli­ca de Fe­li­pe VI a la ac­tua­ción del Es­ta­do y la hi­pó­te­sis de la apli­ca­ción del ar­tícu­lo 155.

En es­te in­só­li­to con­tex­to, cae Po­de­mos tras ali­men­tar la am­bi­güe­dad en Ca­ta­lu­ña y ali­near­se en mu­chas oca­sio­nes con las te­sis in­de­pen­den­tis­tas. Po­cas se­ma­nas des­pués, Ca­ro­li­na Bes­can­sa, una di­ri­gen­te va­lo­ra­da por su ca­pa­ci­dad de aná­li­sis den­tro y fue­ra de Po­de­mos, lo de­fi­nió de ma­ne­ra su­cin­ta: «Po­de­mos ca­re­ce de un pro­yec­to po­lí­ti­co pa­ra Es­pa­ña». El CIS le da la ra­zón al cer­ti­fi­car la ba­ja­da del par­ti­do, de la for­ma­ción que abandera Igle­sias y no de sus con­fluen­cias te­rri­to­ria­les, que man­tie­nen el ti­po.

Pe­se a es­ta ten­den­cia a la ba­ja, Po­de­mos res­pi­ró ayer con ali­vio. Ha­ce unos días el son­deo de Sig­ma Dos pa­ra EL MUNDO apun­ta­ba a es­te re­tro­ce­so y a la op­ción real de per­der el ter­cer pues­to en fa­vor de Ciu­da­da­nos. No obs­tan­te, el CIS pu­bli­ca­do en ju­lio ya re­fle­ja­ba el des­cen­so de Igle­sias –tam­po­co sus con­fluen­cias (En Ma­rea, Com­pro­mís y En Co­mú Po­dem) se veían afec­ta­das– y del PP y el in­cre­men­to de Ciu­da­da­nos.

En po­co tiem­po es­tas tendencias se han acen­tua­do y si­túan a Ri­ve­ra co­mo el gran be­ne­fi­cia­do. Has­ta 822.000 vo­tan­tes del PP le apo­ya­rían aho­ra a él, exac­ta­men­te el 10,4%. In­clu­so el 4% de los de Po­de­mos. Los po­pu­la­res atri­bu­ye­ron ayer es­ta in­men­sa fu­ga de vo­tos al mo­men­to en que se reali­zó el son­deo. Es al­go «co­yun­tu­ral», de­fen­die­ron fuen­tes del par­ti­do. Fue la se­ma­na des­pués del 1-O, ex­pli­can, con Ciu­da­da­nos pi­dien­do la apli­ca­ción del 155. Una so­li­ci­tud, sub­ra­yan, «muy des­leal» por­que «lo es­tá­ba­mos ne­go­cian­do con ellos».

El PP cree que la «cla­ri­dad» ex­hi­bi­da por Cs en el con­flic­to ca­ta­lán ha po­di­do be­ne­fi­ciar­les fren­te a la pru­den­cia con la que ha de­bi­do ac­tuar el Go­bierno pe­ro re­me­mo­ran tam­bién otras en­cues­tas, otros mo­men­tos ál­gi­dos de Ri­ve­ra cuan­do pa­re­cía que iba a ser pre­si­den­te o que lo de­can­ta­ría to­do.

Pe­se a es­tos ma­ti­ces del PP, el CIS ya evi­den­ció en ju­lio que se ha ele­va­do la sa­li­da de vo­tos ha­cia Ciu­da­da­nos. Pa­só del 2% al 4%, mo­ti­va­da po­si­ble­men­te por el dis­cur­so re­ge­ne­ra­dor de Ri­ve­ra y el pa­pel de Cs en la cri­sis de Mur­cia. Po­día te­ner sen­ti­do por­que, se­gún sus pro­pios aná­li­sis in­ter­nos, la pér­di­da de apo­yo elec­to­ral del PP en las úl­ti­mas con­vo­ca­to­rias se pro­du­ce por el cen­tro. Po­nien­do el fo­co en otro fe­nó­meno, la fu­ga a Cs ocu­rre cuan­do es­ta for­ma­ción de­fien­de po­si­cio­nes más du­ras que el pro­pio PP so­bre la ac­tua­ción en Ca­ta­lu­ña.

Los po­pu­la­res in­sis­ten en que es al­go pun­tual, que ese des­equi­li­brio –la mar­cha del 10,4% de sus vo­tos– se «ha es­ta­bi­li­za­do». Sin em­bar­go pien­san ha­cer fren­te a Cs en Ca­ta­lu­ña po­nien­do de ma­ni­fies­to que ha si­do Ra­joy y no Ri­ve­ra quien «ha frus­tra­do los pla­nes in­de­pen­den­tis­tas» y se­ña­lan­do que ca­re­cen de ex­pe­rien­cia de go­bierno. Ayer, en un de­sa­yuno in­for­ma­ti­vo, el coor­di­na­dor ge­ne­ral del PP, Fer­nan­do Mar­tí­nez-Maí­llo, ya avan­zó es­tos ar­gu­men­tos. El do­min­go se in­ten­si­fi­ca­rán en el ac­to ini­cial de pre­cam­pa­ña que Ra­joy pro­ta­go­ni­za­rá en Bar­ce­lo­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.