Va­ra­pa­lo a Car­me­na

El Mundo - - ECONOMÍA - CAR­LOS SE­GO­VIA

La re­so­lu­ción re­mi­ti­da por el Mi­nis­te­rio de Ha­cien­da a la al­cal­de­sa de Ma­drid, Ma­nue­la Car­me­na, es uno de los va­ra­pa­los más bo­chor­no­sos que pue­de re­ci­bir un ges­tor pú­bli­co. La tra­duc­ción es que un Ayuntamiento del ca­li­bre del de Ma­drid es in­ca­paz de ela­bo­rar un plan eco­nó­mi­co fi­nan­cie­ro creí­ble pa­ra res­pe­tar la le­ga­li­dad pre­su­pues­ta­ria. En con­se­cuen­cia, Ha­cien­da co­lo­ca al fren­te del Ayuntamiento co­mo in­ter­lo­cu­to­ra, a par­tir de aho­ra, a la in­ter­ven­to­ra Ma­ría Jo­sé Mon­zón. Ella es la que ten­drá que ga­ran­ti­zar ca­da se­ma­na al Mi­nis­te­rio –sal­vo que quie­ra ju­gar­se su pues­to y su ca­rre­ra– que se es­tán «re­con­du­cien­do las cuen­tas» pa­ra evi­tar gas­tos ex­ce­si­vos. Es­to su­po­ne, pa­ra el equi­po de Car­me­na, que pier­den la va­lio­sa fir­ma y apo­yo de la in­ter­ven­to­ra pa­ra sus pla­nes de ma­ne­jo de los 5.000 mi­llo­nes de pre­su­pues­to. Mon­zón ya no po­drá au­to­ri­zar­les na­da que con­tra­ven­ga la re­so­lu­ción. Así em­pe­zó tam­bién la pér­di­da de po­der de Oriol Jun­que­ras al fren­te del De­par­ta­men­to de Eco­no­mía de la Ge­ne­ra­li­tat.

Cris­tó­bal Mon­to­ro só­lo le in­ter­vino de­fi­ni­ti­va­men­te cuan­do el ca­ta­lán or­de­nó que no se in­for­ma­ra más al Mi­nis­te­rio so­bre sus gas­tos.

El pro­ble­ma de Car­me­na es que no pue­de echar la cul­pa es­ta vez a su fren­tis­ta con­ce­jal de Ha­cien­da, Car­los Sán­chez Ma­to, cul­pa­ble de los re­cha­zos del Mi­nis­te­rio a los pla­nes an­te­rio­res. Es­te ter­ce­ro y úl­ti­mo no es de Sán­chez Ma­to, sino que ha si­do tu­te­la­do por la pri­me­ra te­nien­te de al­cal­de, Mar­ta Hi­gue­ras, si­guien­do ins­truc­cio­nes per­so­na­les de Car­me­na. De he­cho, la al­cal­de­sa asu­me el va­ra­pa­lo co­mo pro­pio y fue ella la que in­ten­tó has­ta el fi­nal, en con­ver­sa­ción con el se­cre­ta­rio de Es­ta­do de Ha­cien­da, Jo­sé En­ri­que Fer­nán­dez de Mo­ya, que no to­ma­ra me­di­das. És­te se de­can­tó fi­nal­men­te por las más sua­ves po­si­bles, por­que po­dría ha­ber ido más le­jos y exi­gir, por ejem­plo, que el Ayuntamiento de Ma­drid hi­cie­ra un de­pó­si­to mul­ti­mi­llo­na­rio que tran­qui­li­za­ra al Mi­nis­te­rio. Pe­ro, una vez ini­cia­da la sen­da del con­trol, Car­me­na só­lo pue­de ir a peor, sal­vo que lo­gre al­gu­na vic­to­ria ju­di­cial.

Es ver­dad que sue­na a chis­te que un Ayuntamiento con un su­pe­rá­vit de cer­ca de 1.000 mi­llo­nes –¿por qué no ba­ja im­pues­tos con ese col­chón?– se ha­ya con­ver­ti­do en un pe­li­gro teó­ri­co pa­ra la es­ta­bi­li­dad del país. Hay ayun­ta­mien­tos con­tro­la­dos por co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas, co­mo es el de Bar­ce­lo­na de Ada Co­lau, que se per­mi­ten ha­cer pla­nes eco­nó­mi­co fi­nan­cie­ros con me­tas su­rrea­lis­tas sin que pa­se na­da. En el ca­so de Ma­drid la tu­te­la co­rres­pon­de al Mi­nis­te­rio, aun­que le ha­bría ido peor pro­ba­ble­men­te con

Cris­ti­na Ci­fuen­tes. «El pro­ble­ma del Ayuntamiento de Ma­drid es que, en vez de di­si­mu­lar co­mo otros, di­ce has­ta por es­cri­to que no va a cum­plir la ley y eso obli­ga a Ha­cien­da a to­mar me­di­das», des­cri­be una al­ta fuen­te de la Ad­mi­nis­tra­ción Cen­tral.

Se­gún el Mi­nis­te­rio, el plan pre­sen­ta­do por Car­me­na im­pli­ca­ba un in­cre­men­to del gas­to del 23,42% en tres años al im­pli­car 686 mi­llo­nes en el pe­rio­do 2015-2018, un dis­pa­ra­te con la ac­tual re­gla de gas­to. Tam­bién es cier­to que Mon­to­ro es­tu­vo a pun­to de ser mul­ta­do por Bru­se­las por al­go pa­re­ci­do, así que to­do es­te epi­so­dio mues­tra la ar­bi­tra­rie­dad y fal­ta de rea­lis­mo de las re­glas ac­tua­les en Es­pa­ña, pe­ro Car­me­na, co­mo ex ma­gis­tra­da, es la pri­me­ra que tie­ne que sa­ber que, mien­tras no se cam­bie la ley, hay que res­pe­tar­la.

El Ayuntamiento pre­ten­día au­men­tar el gas­to un 23,4%

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.