Ha­llan muer­to a un im­pli­ca­do en el ‘Sex­mins­ter’

El la­bo­ris­ta Carl Sar­geant ha­bía si­do des­ti­tui­do por el es­cán­da­lo de aco­so

El Mundo - - MUNDO - CAR­LOS FRES­NE­DA

Carl Sar­geant, un po­lí­ti­co la­bo­ris­ta de 49 años, fue ayer en­con­tra­do muer­to en su ca­sa de Con­nah’s Quay, cua­tro días des­pués de que fue­ra des­ti­tui­do co­mo mi­nis­tro de Co­mu­ni­da­des en el Go­bierno re­gio­nal por su­pues­tas acu­sa­cio­nes de aco­so se­xual a va­rias mu­je­res que le ha­bían de­nun­cia­do.

La muer­te de Sar­geant (la po­li­cía no ha­bía re­ve­la­do de­ta­lles al cie­rre de es­ta edi­ción, pe­ro to­do apun­ta­ba a un sui­ci­dio) ha cau­sa­do una con­mo­ción en­tre la cla­se política bri­tá­ni­ca, sa­cu­di­da por el es­cán­da­lo de los aco­sos y abu­sos se­xua­les en West­mins­ter, que ha pro­vo­ca­do la di­mi­sión del mi­nis­tro de De­fen­sa Mi­chael Fa­llon y ha lle­ga­do in­clu­so a po­ner con­tra las cuer­das al pri­mer se­cre­ta­rio de Es­ta­do, Da­mian Green.

La Asam­blea de Ga­les sus­pen­dió sus se­sio­nes tras co­no­cer­se la noticia. El lí­der la­bo­ris­ta, Je­remy Corbyn, ca­li­fi­có la muer­te de Sar­geant co­mo «te­rri­ble» y le re­cor­dó co­mo «un in­fa­ti­ga­ble lu­cha­dor por los de­re­chos de los tra­ba­ja­do­res» cuan­do hi­cie­ron cam­pa­ña jun­tos. El nú­me­ro dos del par­ti­do, Tho­mas Wat­son, de­fi­nió lo ocu­rri­do co­mo «una tra­ge­dia pa­ra la que no exis­ten pa­la­bras».

La muer­te de Carl Sar­geant se pro­du­cía a las po­cas ho­ras de la reunión de la premier bri­tá­ni­ca, The­re­sa May, con to­dos los lí­de­res po­lí­ti­cos pa­ra re­cla­mar «una nue­va cultura del res­pe­to en West­mins­ter» y pe­dir la in­tro­duc­ción de me­di­das pa­ra pre­ve­nir, pro­te­ger y de­nun­ciar los in­ci­den­tes de aco­so o abu­so pro­ta­go­ni­za­dos por los dipu­tados y los al­tos car­gos po­lí­ti­cos.

Carl Sar­geant, dipu­tado re­gio­nal por Ga­les des­de el año 2003, ha­bía si­do des­ti­tu­ti­do de su car­go al fren­te de la se­cre­ta­ría re­gio­nal de Co­mu­ni­da­des por el mi­nis­tro prin­ci­pal ga­lés, Carwyn Jo­nes, tam­bién la­bo­ris­ta, por «con­duc­ta inapro­pia­da». El pro­pio Jo­nes la­men­tó la pér­di­da de su «co­le­ga y ami­go», pe­ro no ha da­do más de­ta­lles so­bre el epi­so­dio que pro­pi­ció la des­ti­tu­ción de Sar­geant.

El dipu­tado re­gio­nal ase­gu­ró que las acu­sa­cio­nes lan­za­das con­tra él eran «fal­sas», y que es­pe­ra­ba «lim­piar» su nom­bre y vol­ver al Go­bierno tras de­mos­trar su ino­cen­cia. La fa­mi­lia de Sar­geant emi­tió un co­mu­ni­ca­do en el que ex­pre­sa­ba su «de­sola­ción» an­te la noticia y des­pe­día de una ma­ne­ra emo­ti­va «a quien fue más que un ma­ri­do, un pa­dre y un ami­go, el au­tén­ti­co co­ra­zón fa­mi­liar».

La tra­ge­dia ha reactivado la preo­cu­pa­ción por una «ca­za de bru­jas» en la cla­se política, desata­da por los epi­so­dios de aco­sos y abu­bos se­xua­les en los que es­ta­rían im­pli­ca­dos de­ce­nas de dipu­tados de to­dos los gran­des par­ti­dos.

La premier The­re­sa May ha re­co­no­ci­do sin em­bar­go la gra­ve­dad del asun­to y ha ad­ver­ti­do de que al­gu­nas de las acu­sa­cio­nes más gra­ves aún no han tras­cen­di­do a la pren­sa. Va­rios me­dios lo­ca­les in­for­ma­ron de que Carl Sar­geant se ha­bía qui­ta­do la vi­da, aun­que no die­ron más in­for­ma­ción so­bre có­mo fue en­con­tra­do, su­pues­ta­men­te por al­gún miem­bro de la fa­mi­lia. Una por­ta­voz de la po­li­cía del nor­te de Ga­les ase­gu­ró que la muer­te es­tá to­da­vía «ba­jo in­ves­ti­ga­ción».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.