Va­ras en Flandes

El Mundo - - MUNDO - RAÚL DEL POZO

La cri­sis ca­ta­la­na em­po­bre­ce Ca­ta­lu­ña, des­es­ta­bi­li­za Es­pa­ña y hun­de a Po­de­mos. Se lo di­go a Je­sús Montero, el cul­pa­ble de que Ma­nue­la Car­me­na sea al­cal­de­sa de Ma­drid y can­di­da­ta a las pró­xi­mas elecciones mu­ni­ci­pa­les. «Di­ce la al­cal­de­sa de Ma­drid –cuen­ta– que es que no ro­bar ayu­da mu­cho». Es­ta­mos en Ar­güe­lles con co­pas y cro­que­tas jun­to a gen­te de pri­me­ra: Ál­va­ro Car­va­jal, Ro­ber­to Bé­ca­res y Ra­quel Ca­rras­co. A la noticia so­bre el hun­di­mien­to de Po­de­mos en el CIS con­tes­ta Montero: «Po­de­mos no es­tá hun­di­do. Es la lla­ve de Ca­ta­lu­ña y de Es­pa­ña. No ca­va­mos trin­che­ras, cons­trui­mos puen­tes». Le pre­gun­to si lo han pur­ga­do los de Erre­jón y me ex­pli­ca que se po­ne al fren­te de Mu­ni-La­bor, un la­bo­ra­to­rio de política mu­ni­ci­pal, la Faes de Po­de­mos.

Cuan­do sa­li­mos del res­tau­ran­te los 183 alcaldes in­de­pen­den­tis­tas han pues­to va­ras, que no pi­cas, en Flandes. Es­tos fa­ná­ti­cos pro­cla­man la in­de­pen­den­cia ca­da vez que co­me­mos unas cro­que­tas. Si­guen arro­llan­do en la gue­rra re­lám­pa­go del putch. Si no se con­tra­ata­ca, arro­lla­rán. Han can­ta­do Els Se­ga­dors, han de­nun­cia­do la «per­se­cu­ción ideo­ló­gi­ca en Es­pa­ña». Al fi­nal ha apa­re­ci­do Puig­de­mont di­cien­do que la de­mo­cra­cia es­tá en pe­li­gro en Es­pa­ña y en Eu­ro­pa y que el par­ti­do que go­bier­na en Es­pa­ña reivin­di­ca el fas­cis­mo. Se­gún es­te po­lí­ti­co pró­fu­go y de­lin­cuen­te, Es­pa­ña de­be­rá res­pon­der a la jus­ti­cia in­ter­na­cio­nal por el gol­pe de Es­ta­do en Ca­ta­lu­ña.

Me di­cen los pro­pios ca­ta­la­nes que ca­da día es más di­fí­cil pre­de­cir lo que va a pa­sar. «Lo úni­co cier­to –re­su­men– es que se­rá ma­lo». El Go­bierno, se­gún es­tas fuen­tes, pen­só que con cam­biar­les el pa­so con la con­vo­ca­to­ria del 21-D era su­fi­cien­te. Pe­ro las elecciones en reali­dad se in­ter­pre­tan con un re­fe­rén­dum de in­de­pen­den­cia con el 50% de los vo­tos de apo­yo. «Me­nu­da cam­pa­ña, con un pre­so y un exi­lia­do co­mo ca­be­ce­ras de lis­ta y los alcaldes acla­man­do a Puig­de­mont en Bru­se­las».

Car­los Al­si­na, que es­tá mar­can­do la agen­da política des­de Más de uno, lle­vó ayer a Car­los Les­mes y a Ma­nuel Valls: la ley y la gran­deur. Les­mes dio a entender que po­dría ocu­rrir que el Tri­bu­nal Su­pre­mo ter­mi­ne asu­mien­do la in­ves­ti­ga­ción com­ple­ta en el pro­ce­so a los se­di­cio­sos. Pon­de­ró la ab­so­lu­ta in­de­pen­den­cia de la jue­za La­me­la, pe­ro no me ex­tra­ña­ría que sol­ta­ran en unos días a los se­di­cio­sos. Valls, ca­ta­lán, fran­cés, eu­ro­peo y ex pri­mer mi­nis­tro de Fran­cia, di­jo que el na­cio­na­lis­mo no es pa­trio­tis­mo y que el Go­bierno fran­cés ten­dría la mis­ma ac­ti­tud que el es­pa­ñol fren­te al in­de­pen­den­tis­mo. «Me in­dig­na que se ha­ble de pre­sos po­lí­ti­cos. Los que ama­mos a Es­pa­ña te­ne­mos que apo­yar su de­mo­cra­cia».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.