La pa­si­vi­dad po­li­cial per­mi­te los boi­cots du­ran­te la huel­ga

Cor­tes en ca­rre­te­ras y vías fé­rreas pro­vo­ca­ron co­lap­sos en bue­na par­te de Ca­ta­lu­ña Los Mos­sos y la Po­li­cía tu­vie­ron que in­ter­ve­nir pa­ra abrir la AP-7 y res­ta­ble­cer el AVE

El Mundo - - ESPAÑA - M.T. CO­CA / F. LÁ­ZA­RO BAR­CE­LO­NA / MA­DRID

«Ni un po­rra­zo». La ins­truc­ción del Mi­nis­te­rio del In­te­rior, tras­la­da­da a los Mos­sos, era cla­ra: tra­tar de evi­tar si­tua­cio­nes de vio­len­cia du­ran­te la jor­na­da de huel­ga con­vo­ca­da en Ca­ta­lu­ña. De­jar las car­gas po­li­cia­les pa­ra cuan­do no hu­bie­ra más re­me­dio. Y así se fue­ron desa­rro­llan­do las pri­me­ras ho­ras del día, con cor­tes de ca­rre­te­ras y blo­queos en vías fé­rreas que se su­ce­die­ron por la ac­tua­ción de pi­que­tes que cor­ta­ban ac­ce­sos prin­ci­pa­les a vías de Ca­ta­lu­ña y la inac­ti­vi­dad de los Mos­sos. En­tra­da la tar­de, en los pun­tos más con­flic­ti­vos don­de la cir­cu­la­ción de vehícu­los o tre­nes se­guía obs­ta­cu­li­za­da, se re­qui­rió fi­nal­men­te la ac­tua­ción de los Mos­sos y la Po­li­cía Na­cio­nal.

Los con­vo­can­tes, la In­ter­sin­di­ca­lCSC se­cun­da­da por US­TEC, IAC, CGT En­sen­ya­ment y COS, no lo­gra­ron el éxito per­se­gui­do y con el que que­rían emu­lar el pa­ro que se pro­du­jo el pa­sa­do 3 de oc­tu­bre en Ca­ta­lu­ña, en protesta por la ac­tua­ción de las Fuer­zas de Se­gu­ri­dad el 1-O. La huel­ga ge­ne­ral pin­chó, sal­vo en el área de Educación gra­cias al apo­yo de su sin­di­ca­to ma­yo­ri­ta­rio y a la con­tri­bu­ción de los es­tu­dian­tes uni­ver­si­ta­rios, que pa­ra­li­za­ron los cam­pus en cin­co de las sie­te uni­ver­si­da­des. Hu­bo una muy ba­ja asis­ten­cia en la UAB y va­rias fa­cul­ta­des de la UB ce­rra­ron.

En el ám­bi­to la­bo­ral, el se­gui­mien­to fue «im­per­cep­ti­ble» en la gran in­dus­tria, se­gún Fo­men­to; só­lo un 4% de las py­mes ca­ta­la­nas de­ja­ron de tra­ba­jar, en ba­se a los da­tos de Pi­mec; y pa­ró me­nos del 3% de los au­tó­no­mos, in­for­mó ATA. Mien­tras, en el co­mer­cio, los es­ta­ble­ci­mien­tos man­tu­vie­ron su nor­mal ac­ti­vi­dad en el 85% de las po­bla­cio­nes ca­ta­la­nas. En la Ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca, la In­ter­sin­di­cal-CSC, ci­fró el pa­ro en el 40%.

La ac­tua­ción so­bre los trans­por­tes y co­mu­ni­ca­cio­nes sí tu­vo im­pac­to, gra­cias a la ac­ti­vi­dad con­sen­ti­da de los pi­que­tes. Las pa­tru­llas de los Mos­sos tra­ta­ron de que esos huel­guis­tas (en mu­chos ca­sos com­pues­tos por de­ce­nas de per­so­nas) rea­li­za­ran cor­tes de trá­fi­co de for­ma in­ter­mi­ten­te, con el fin de que el blo­queo no fue­ra ab­so­lu­to. Pe­ro con­for­me la jor­na­da avan­za­ba, la ac­ti­tud de ra­di­ca­li­dad por par­te de los con­vo­can­tes fue cre­cien­do. Des­de In­te­rior apun­ta­ron que es­ta­ba pro­vo­ca­da por el fra­ca­so de la huel­ga ge­ne­ral que per­se­guía la In­ter­sin­di­cal-CSC, un sin­di­ca­to que li­de­ra Car­les Sastre, ex te­rro­ris­ta de Te­rra Lliu­re, aho­ra sim­pa­ti­zan­te de la CUP, y que in­ten­tó en­cu­brir con una protesta la­bo­ral lo que era en reali­dad una protesta po­lí­ti­ca del in­de­pen­den­tis­mo pa­ra con­de­nar el en­car­ce­la­mien­to de los ex con­se­llers del Go­vern y los pre­si­den­tes de Òm­nium Cul­tu­ral y la ANC. Así, la huel­ga fue re­cha­za­da por los sin­di­ca­tos ma­yo­ri­ta­rios, las pa­tro­na­les, ni co­lec­ti­vos pro­fe­sio­na­les con am­plia re­pre­sen­ta­ti­vi­dad co­mo el sa­ni­ta­rio.

Los es­pe­cia­lis­tas de In­te­rior con­si­de­ra­ron que los huel­guis­tas que usur­pa­ron el con­trol de la movilidad del te­rri­to­rio bus­ca­ban la con­fron­ta­ción con las fuer­zas de se­gu­ri­dad e in­ten­ta­ron tras­la­dar imá­ge­nes de vio­len­cia a Eu­ro­pa, imá­ge­nes de car­gas po­li­cia­les. Y des­de In­te­rior que­rían evi­tar a to­da cos­ta lan­ces que pu­die­ran ser in­ter­pre­ta­dos co­mo una se­gun­da jor­na­da de vio­len­cia en Ca­ta­lu­ña que per­mi­tie­ra a los in­de­pen­den­tis­tas «ven­der» la si­tua­ción –co­mo in­ten­ta­ron con el 1 de Oc­tu­bre– de que la re­pre­sión po­li­cial en es­ta comunidad au­tó­no­ma por par­te del Go­bierno es una cons­tan­te.

En mu­chos pun­tos, los huel­guis­tas con­ta­ron con el apo­yo de los ma­ni­fes­tan­tes, que res­pon­die­ron al lla­ma­mien­to de las en­ti­da­des so­be­ra­nis­tas y de los co­mi­tés de de­fen­sa del referéndum –cons­ti­tui­dos a raíz de la vo­ta­ción del 1-O– pa­ra lle­var a ca­bo de for­ma pa­ra­le­la una jor­na­da de movilización ge­ne­ral. Se pro­gra­ma­ron con­cen­tra­cio­nes dis­tri­bui­das du­ran­te to­do el día y en ca­si to­das las ciu­da­des.

Las prin­ci­pa­les afec­ta­cio­nes via­rias y fe­rro­via­rias se re­gis­tra­ron des­de pri­me­ra ho­ra de la ma­ña­na has­ta bien en­tra­da la tar­de, lo que afec­tó di­rec­ta­men­te al mercado cen­tral de abas­tos Mer­ca­bar­na, don­de las ven­tas de pro­duc­to fres­co ba­ja­ron un 80%. Una de las prin­ci­pa­les ar­te­rias de co­mu­ni­ca­ción, la au­to­pis­ta AP-7, es­tu­vo cor­ta­da en sus ex­tre­mos sur y nor­te. Fue uno de los pun­tos más con­flic­ti­vos, pues se blo­queó el trá­fi­co de vehícu­los pe­sa­dos en la fron­te­ra con Fran­cia. El cor­te de la au­to­pis­ta a la al­tu­ra de Bo­rras­sà, a unos 14 ki­ló­me­tros de la fron­te­ra de La Jon­que­ra, re­qui­rió pa­sa­das las ocho de la tar­de de la in­ter­ven­ción de Mos­sos d’Es­qua­dra y la Po­li­cía Na­cio­nal –con cier­ta ten­sión– que pi­die­ron a los ma­ni­fes­tan­tes que pro­ta­go­ni­za­ban una sen­ta­da que aban­do­na­ran la vía por­que te­nían la or­den de abrir la cir­cu­la­ción, in­for­ma An­drés Nef. Los ma­ni­fes­tan­tes cor­ta­ron la mis­ma au­to­pis­ta al sur de Ca­ta­lu­ña, en L’Am­po­lla (Tarragona), así co­mo la N-152 en Puig­cer­dà (Ge­ro­na) que co­nec­ta con Fran­cia, y la N-145 en La Seu d’Ur­gell (Lé­ri­da) ha­cia An­do­rra.

Tam­bién en Ge­ro­na, la es­ta­ción del AVE de­jó de fun­cio­nar des­de pri­me­ra ho­ra de la ma­ña­na y per­ma­ne­ció co­lap­sa­da du­ran­te más de 12 ho­ras. Cen­te­na­res de ma­ni­fes­tan­tes ocu­pa­ron las vías en la ca­pi­tal ge­run­den­se, mien­tras se lle­va­ban a ca­bo las con­cen­tra­cio­nes del me­dio­día an­te las de­le­ga­cio­nes del Go­bierno en las ca­pi­ta­les de pro­vin­cia.

Du­ran­te to­da la jor­na­da hu­bo asi­mis­mo co­lo­ca­ción de obs­tácu­los en otras vías fé­rreas del te­rri­to­rio, lo que ge­ne­ró re­tra­sos de «di­ver­sa con­si­de­ra­ción» en el ser­vi­cio, con afec­ta­cio­nes en es­ta­cio­nes de to­das las pro­vin­cias. Ren­fe ci­fró en más de 150.000 per­so­nas los afec­ta­dos por las al­te­ra­cio­nes pro­du­ci­das en va­rios pun­tos de Cer­ca­nías. Tam­bién en la es­ta­ción de Sants de Bar­ce­lo­na, por la tar­de, cen­te­na­res de es­tu­dian­tes in­va­die­ron las vías del AVE. En es­te ca­so, la si­tua­ción re­qui­rió de una ac­tua­ción más rá­pi­da de las Fuer­zas de Se­gu­ri­dad, que ce­rra­ron los ac­ce­sos a la es­ta­ción an­te la aglo­me­ra­ción de per­so­nas. Al cie­rre de es­ta edi­ción, se res­ta­ble­cía la cir­cu­la­ción en las ca­rre­te­ras, en pun­tos co­mo Ca­mar­les y la Jon­que­ra, ade­más de las es­ta­cio­nes del AVE en Sants y Ge­ro­na.

Las con­cen­tra­cio­nes de las en­ti­da­des so­be­ra­nis­tas más ma­si­vas se rea­li­za­ron en Bar­ce­lo­na por la ma­ña­na, con­cre­ta­men­te en la pla­za Sant Jau­me, don­de se con­gre­ga­ron mi­les de per­so­nas pa­ra re­cla­mar la li­ber­tad de los que de­no­mi­nan «pre­sos po­lí­ti­cos», en alu­sión a los di­ri­gen­tes so­be­ra­nis­tas en­car­ce­la­dos. La con­cen­tra­ción tam­bién sir­vió pa­ra pro­tes­tar por la apli­ca­ción del ar­tícu­lo 155 de la Cons­ti­tu­ción. Con las mis­mas reivin­di­ca­cio­nes, por la tar­de, unas 25.000 per­so­nas, se­gún ci­fras de la Guar­dia Ur­ba­na, se con­cen­tra­ron en la pla­za de la Ca­te­dral de Bar­ce­lo­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.