Los cau­te­lo­sos

El Mundo - - OPINIÓN - ¡QUIA! ARCADI ES­PA­DA

NA­DIE dis­cu­tió en Es­pa­ña los seis me­ses que ha pa­sa­do Ig­na­cio Gon­zá­lez en la cár­cel o los tres años que pa­só Fran­cis­co Gra­na­dos. Los dos se de­di­ca­ban a la po­lí­ti­ca y los dos han si­do gra­ve­men­te acu­sa­dos de corrupción. Por el con­tra­rio ca­si to­do el mun­do dis­cu­te des­de el pri­mer día (¡in­clu­so el Su­pre­mo!) que es­tén en pri­sión pre­ven­ti­va po­lí­ti­cos que se han al­za­do con­tra el Es­ta­do de de­re­cho y que uti­li­za­ron su po­si­ción po­lí­ti­ca no pa­ra lle­nar­se sus bol­si­llos pri­va­dos, sino pa­ra vio­len­tar la de­mo­cra­cia. Si se prue­ban las acu­sa­cio­nes, Fran­cis­co Gra­na­dos o Ig­na­cio Gon­zá­lez ha­brán cau­sa­dos da­ños in­dis­cu­ti­bles al sis­te­ma po­lí­ti­co es­pa­ñol. Pe­ro no ha­brá lle­ga­do el da­ño a pro­vo­car la mar­cha de 2.000 em­pre­sas, a que el 20% de los con­su­mi­do­res es­pa­ño­les ha­ya de­ja­do de com­prar pro­duc­tos ca­ta­la­nes, a que la frac­tu­ra ci­vil al­can­ce pro­fun­di­da­des de riesgo en Ca­ta­lu­ña o a que la ima­gen (es de­cir, el co­mer­cio) de Ca­ta­lu­ña y Es­pa­ña se ha­ya ero­sio­na­do de un mo­do tan im­pla­ca­ble e ines­pe­ra­do. To­dos esos da­ños los han cau­sa­do hom­bres y mu­je­res que hoy es­tán pre­ven­ti­va­men­te en la cár­cel o hui­dos. Par­te del da­ño, ade­más, era de­li­be­ra­do, co­mo lo prue­ba el do­cu­men­to so­bre los pla­nes de in­de­pen­den­cia re­qui­sa­do en el de­par­ta­men­to de Eco­no­mía: el da­ño eco­nó­mi­co se plan­tea­ba co­mo un ob­je­ti­vo pa­ra ace­le­rar la tran­si­ción al pa­raí­so.

«Se­ría in­tere­san­te que el Tri­bu­nal Su­pre­mo in­tro­du­je­ra la in­ha­bi­li­ta­ción po­lí­ti­ca cau­te­lar de los na­cio­na­lis­tas en­car­ce­la­dos»

Nin­guno de los en­car­ce­la­dos ha da­do has­ta el mo­men­to la me­nor se­ñal de arre­pen­ti­mien­to. Pa­ra sa­ber en su ca­so has­ta qué pun­to es real el riesgo de reite­ra­ción del de­li­to bas­ta­rá sa­ber que no lo con­si­de­ran un de­li­to. No es que con­si­de­ren que no lo han he­cho; es que, re­co­no­cien­do lo que han he­cho, no lo con­si­de­ran de­li­to. Al­go así co­mo si Gon­zá­lez y Gra­na­dos de­fen­die­ran la hi­gie­ne y le­gi­ti­mi­dad de la corrupción. A la es­can­da­lo­sa hi­pó­te­sis que su­pon­dría sa­car­los de la cár­cel se une un he­cho pu­ra­men­te in­con­ce­bi­ble: la plau­si­bi­li­dad de que se pre­sen­ten a las elec­cio­nes. Vol­vien­do al co­rrup­to: no so­lo po­ner­lo en li­ber­tad, sino po­ner­le a con­tar di­ne­ro; no co­rrer el riesgo de la reite­ra­ción de­lic­ti­va: in­vi­tar­le a ella. Es­ta po­si­bi­li­dad, que re­pug­na al sen­ti­do co­mún y por tan­to ha­bría de re­pug­nar al De­re­cho, es con­se­cuen­cia de no ha­ber for­ma­li­za­do pe­nal­men­te en Es­pa­ña un ca­pí­tu­lo de de­li­tos con­tra la de­mo­cra­cia y de ha­ber con­fia­do el cas­ti­go de los na­cio­na­lis­tas al apar­ta­do de un có­di­go pe­nal pen­sa­do pa­ra es­pa­do­nes. Se­ría in­tere­san­te que el Su­pre­mo, al pa­re­cer tan in­tere­sa­do en la co­rrec­ción de las me­di­das cau­te­la­res que pe­san so­bre los na­cio­na­lis­tas, apro­ve­cha­ra la fa­cul­tad que le asis­te por ra­zón de las lla­ma­das «me­di­das in­no­mi­na­das» e in­tro­du­je­ra la in­ha­bi­li­ta­ción po­lí­ti­ca cau­te­lar de los en­car­ce­la­dos. Así aho­rra­ría a los de­mó­cra­tas la obli­ga­ción de ir a vo­tar con mas­ca­ri­lla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.