His­to­ria de Ju­di­men­di

El Mundo - - OPINIÓN - POR IÑA­KI GIL

CUAN­DO yo era un crío, ju­gá­ba­mos al fút­bol en Ju­di­men­di, un cam­po en las afue­ras de Vi­to­ria. Na­die sa­bía eus­ke­ra, ni his­to­ria de la ciu­dad. El mo­no­li­to só­lo ser­vía pa­ra fi­jar los par­ti­dos.

Pe­ro Ju­di­men­di, Ju­da­men­di o Ju­diz­men­di tie­ne mu­cha his­to­ria de­trás. Qui­nien­tos años. En eus­ke­ra quie­re de­cir mon­te de los ju­díos. Era el ce­men­te­rio ex­tra­mu­ros de la ju­de­ría de la ciu­dad.

La al­ja­ma de Vi­to­ria es­tá do­cu­men­ta­da des­de 1257. Se­gún Alfonso Four­nier, lle­gó a con­tar 2000 ha­bi­tan­tes, el 20% de la po­bla­ción.

Es­ta­ble­ci­da en la fal­da de la co­li­na de la Vi­to­ria me­die­val, no fue un gue­to has­ta la se­gun­da dé­ca­da del si­glo XV.

Tras el edic­to de ex­pul­sión de los Re­yes Ca­tó­li­cos, el con­ce­jo de la ciu­dad y la comunidad ju­día lle­ga­ron a un acuer­do de ce­sión del ce­men­te­rio. El 27 de ju­nio de 1492, cua­tro días an­tes de su mar­cha, el ra­bino Mo­sen Ba­lid y el pro­cu­ra­dor Juan Mar­tí­nez de Ola­be ru­bri­ca­ron, en cas­te­llano y he­breo, la ce­sión del te­rreno «pa­ra ago­ra e pa­ra siem­pre ja­más e que­da­se por pas­to e dehe­sa co­mún». El com­pro­mi­so fue no arar­lo nun­ca y man­te­ner el do­mi­nio pú­bli­co.

La ciu­dad, pa­ra no quedarse sin mé­di­cos, con­tra­tó por tres mil ma­ra­ve­díes al ju­dío con­ver­so An­to­nio Tor­nay, al que hoy hon­ra una ca­lle en el mis­mo ba­rrio de Ju­diz­men­di.

Vi­to­ria no lle­gó has­ta la co­li­na del ce­men­te­rio ju­dío has­ta me­dia­dos del si­glo XX. Por eso, en 1952 el ayun­ta­mien­to y el con­sis­to­rio ju­dío más pró­xi­mo, el de Ba­yo­na (Fran­cia) re­dac­ta­ron, en cas­te­llano y fran­cés, un con­ve­nio que li­be­ró a la ciu­dad del com­pro­mi­so. Así pu­do cons­truir­se el co­le­gio de Ju­diz­men­di y la igle­sia de San Juan. Y se le­van­tó el mo­no­li­to al que los ni­ños no dá­ba­mos la me­nor im­por­tan­cia.

Una es­cul­tu­ra de gra­ni­to de las can­te­ras de Je­ru­sa­lén en for­ma de li­bro abier­to, obra de la ar­tis­ta Yaël Ar­tsi-Mo­yal, ce­le­bra la con­vi­ven­cia en­tre los vi­to­ria­nos de am­bas re­li­gio­nes.

He con­ta­do es­ta his­to­ria de mi ciu­dad mu­chas ve­ces. La úl­ti­ma, el mar­tes por la no­che en la re­cep­ción que ofre­ció el pre­si­den­te de Is­rael en Ma­drid al con­cluir su vi­si­ta de Es­ta­do.

Reu­ven Ri­vlin de­ja un pro­nun­cia­mien­to claro so­bre el re­to in­de­pen­den­tis­ta ca­ta­lán: «Es­pa­ña es una úni­ca en­ti­dad es­ta­tal so­be­ra­na». Bál­sa­mo tras el si­len­cio de la di­plo­ma­cia is­rae­lí que en­ca­be­za el pro­pio pri­mer mi­nis­tro Ne­tan­yahu. Los Re­yes le die­ron las lla­ves del pa­la­cio de El Pardo, bo­ni­to sím­bo­lo. En To­le­do, una es­pa­da. Le fal­tó ir a Ju­diz­men­di, don­de se res­pe­tó la me­mo­ria de los ex­pul­sa­dos 500 años. La pró­xi­ma vez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.