Che­que in­de­pen­den­tis­ta pa­ra li­be­rar a la re­ne­ga­da For­ca­dell

La ANC reúne 150.000 eu­ros en 12 ho­ras pa­ra pa­gar la fian­za de la pre­si­den­ta del Par­la­ment, que na­da más sa­lir reivin­di­ca la «so­be­ra­nía na­cio­nal» ca­ta­la­na El au­to del Su­pre­mo la abo­ca a sen­tar­se en el ban­qui­llo por re­be­lión por­que su ac­tua­ción con­tie­ne «e

El Mundo - - PORTADA - G. GON­ZÁ­LEZ / M. MARRACO

La pre­si­den­ta del Par­la­ment, Car­me For­ca­dell, pa­só una no­che en pri­sión. La aban­do­nó tras abo­nar una fian­za de 150.000 eu­ros que sa­lió di­rec­ta­men­te de la lla­ma­da caja de re­sis­ten­cia de la Asam­blea Na­cio­nal Ca­ta­la­na (ANC), la mis­ma en­ti­dad que ella pre­si­dió du­ran­te tres años. Des­de ha­ce me­ses, la ANC re­cau­da do­na­cio­nes pa­ra des­ti­nar­las al pa­go de mul­tas y fian­zas de­ri­va­das de los pro­ce­sos ju­di­cia­les abier­tos con­tra el in­de­pen­den­tis­mo. For­ca­dell usó es­te di­ne­ro ho­ras des­pués de re­co­no­cer an­te el juez que la de­cla­ra­ción de in­de­pen­den­cia fue sim­bó­li­ca y que se com­pro­me­tía a man­te­ner su ac­ti­vi­dad po­lí­ti­ca den­tro del mar­co cons­ti­tu­cio­nal.

Los ex ‘con­se­llers’ en­car­ce­la­dos cam­bian de es­tra­te­gia pa­ra asu­mir la ‘vía For­ca­dell’

Cuan­do a las 14.10 ho­ras del jueves Car­me For­ca­dell sa­lía de pri­sión, es­ta­ba ago­tan­do la par­te bue­na del au­to del Tri­bu­nal Su­pre­mo. Por de­lan­te le que­da­ba la más dura, la par­te cu­ya lectura de­ja po­cas du­das de que la pre­si­den­ta del Par­la­ment aca­ba­rá sen­tán­do­se en el ban­qui­llo por un de­li­to de re­be­lión.

El ma­gis­tra­do ins­truc­tor Pa­blo Lla­re­na, res­pon­sa­ble del even­tual pro­ce­sa­mien­to y en­vío a jui­cio de los seis investigados de la Me­sa, con­si­de­ra que se cum­plen to­dos los re­qui­si­tos pa­ra con­si­de­rar co­me­ti­do el de­li­to. En par­ti­cu­lar, el uso de la vio­len­cia.

La redacción del es­cri­to con­tie­ne las ha­bi­tua­les cau­te­las de es­te ti­po de es­cri­tos con los que se arran­ca una ins­truc­ción. Pe­ro el res­to son afir­ma­cio­nes ro­tun­das que ale­jan la cau­sa del me­ro de­li­to de se­di­ción e in­clu­so de una va­rian­te sua­ve del de re­be­lión.

Al con­tra­rio, el ma­gis­tra­do apun­ta a una re­be­lión con­su­ma­da, no en gra­do de «cons­pi­ra­ción», co­mo apun­tó de for­ma lla­ma­ti­va la Sa­la de Ad­mi­sión en el au­to en el que acor­dó in­ves­ti­gar la que­re­lla de la Fis­ca­lía Ge­ne­ral. El Có­di­go Pe­nal es­ta­ble­ce que la me­ra cons­pi­ra­ción per­mi­te ba­jar las pe­nas has­ta dos gra­dos, es de­cir, has­ta una cuar­ta par­te de las pre­vis­tas ini­cial­men­te (el mí­ni­mo de 15 años po­dría pa­sar a tres años y nue­ve me­ses).

En la re­so­lu­ción del juez ins­truc­tor no hay ras­tro de esa op­ción. Más bien de la opues­ta. Lla­re­na con­tem­pla que se ha­ya co­me­ti­do la va­rian­te agra­va­da de la re­be­lión, que de­ja el mí­ni­mo en 25 años y ele­va el má­xi­mo has­ta los 30. Es­to se pro­du­ce si la re­be­lión va a acom­pa­ña­da de di­ver­sas cir­cuns­tan­cias, en­tre ellas que «se ha­yan dis­traí­do los cau­da­les pú­bli­cos de su le­gí­ti­ma in­ver­sión».

La que­re­lla de la Fis­ca­lía se­pa­ra­ba ese uso de di­ne­ro pú­bli­co en un de­li­to de mal­ver­sa­ción dis­tin­to al de re­be­lión. El juez del Su­pre­mo, en cam­bio, lo ve co­mo un ele­men­to del mis­mo de­li­to de re­be­lión que sir­ve pa­ra ele­var la po­si­ble pe­na. El juez con­si­de­ra ló­gi­co pen­sar que, pues­to que el 1-O se ce­le­bró, al­gún gas­to de di­ne­ro pú­bli­co tu­vo que ha­ber. Pe­ro di­ce que la Fis­ca­lía no le ha apor­ta­do in­di­cios de ello. Esa fal­ta de con­cre­ción le lle­va a re­cha­zar los 6,2 mi­llo­nes de fian­za ci­vil que pe­día la Fis­ca­lía pa­ra los impu­tados.

La con­de­na por un de­li­to con­su­ma­do de re­be­lión so­lo pue­de im­po­ner­se a «los que se al­za­ren vio­len­ta y pú­bli­ca­men­te pa­ra [ .... ] de­cla­rar la in­de­pen­den­cia de una par­te del te­rri­to­rio na­cio­nal». El úni­co ele­men­to en du­da es el de la vio­len­cia. To­dos los in­te­rro­ga­dos en el Su­pre­mo afir­ma­ron que «nun­ca» bus­ca­ron ac­tua­cio­nes vio­len­tas, por lo que sus de­fen­sas es­ti­man im­po­si­ble acu­sar­les de un de­li­to de re­be­lión.

El juez dis­cre­pa y lo re­fle­ja en va­rios pa­sa­jes. «Se en­tien­de así que el al­za­mien­to es vio­len­to cuan­do el le­van­ta­mien­to se orien­ta de mo­do inequí­vo­co a in­ti­mi­dar a los po­de­res le­gal­men­te cons­ti­tui­dos, bien me­dian­te el ejer­ci­cio ac­ti­vo de una fuer­za in­clu­so in­cruen­ta, bien me­dian­te la ex­te­rio­ri­za­ción pu­bli­ca y pa­ten­te de es­tar­se dis­pues­to a su uti­li­za­ción, por exis­tir una de­ter­mi­na­ción de al­can­zar a to­do tran­ce los fi­nes que con­tem­pla [el de­li­to de re­be­lión]».

Vuel­ve so­bre ello in­sis­tien­do en que la re­fe­ren­cia a la vio­len­cia «no quie­re de­cir que pa­ra que el al­za­mien­to pú­bli­co sea vio­len­to re­sul­te exi­gi­ble que in­cor­po­re he­chos le­si­vos o da­ño­sos con­tra per­so­nas o bie­nes». Aun así, el juez lis­ta epi­so­dios de vio­len­cia real: el ape­drea­mien­to de agen­tes el 1-O, el ase­dio a sus ho­te­les, el en­tor­pe­ci­mien­to de re­gis­tros ju­di­cia­les, ame­na­zas a em­pre­sa­rios, cor­tes de ca­rre­te­ras, «mu­ra­llas hu­ma­nas» que de­fen­dían «de ma­ne­ra ac­ti­va» los centros de vo­ta­ción, «for­zan­do a em­plear la fuer­za». «To­dos es­tos com­por­ta­mien­tos ex­pre­san el vio­len­to ger­men que arries­ga­ba ex­pan­dir­se [...]. Son una cla­ra y plu­ral ex­pre­sión de es­ta vio­len­cia», re­su­me.

Pe­se a la ro­tun­di­dad del au­to, el juez re­cha­zó dic­tar pri­sio­nes in­con­di­cio­na­les, apo­yán­do­se en la re­nun­cia cla­ra de los que­re­lla­dos a con­ti­nuar por las vías ile­ga­les. Ayer la Fis­ca­lía in­for­mó de que no re­cu­rri­rá esa de­ci­sión. Y lo ha­ce dan­do a en­ten­der que si los aún en­car­ce­la­dos por la Au­dien­cia hi­cie­ran lo mis­mo des­apa­re­ce­ría el mo­ti­vo prin­ci­pal que lle­vó a re­cla­mar pri­sio­nes sin fian­za.

La Fis­ca­lía ex­pli­ca que la rec­ti­fi­ca­ción de los impu­tados fue «so­bre­ve­ni­da», es de­cir, que se pro­du­jo en el úl­ti­mo ins­tan­te, cuan­do com­pro­ba­ron que la Fis­ca­lía no pe­día cár­cel pa­ra Ra­mo­na Ba­rru­fet da­da la su ro­tun­da ne­ga­ti­va a con­ti­nuar ac­tuan­do al mar­gen de la ley.

El co­mu­ni­ca­do de la Fis­ca­lía ex­pli­ca que una ac­tua­ción en esa mis­ma lí­nea por par­te de los con­se­llers en­car­ce­la­dos po­dría lle­var a res­pal­dar una li­ber­tad ba­jo fian­za: «Los que­re­lla­dos han ma­ni­fes­ta­do que o bien re­nun­cian a la ac­ti­vi­dad po­lí­ti­ca fu­tu­ra o que los que desean se­guir ejer­cién­do­la lo ha­rán re­nun­cian­do a cual­quier ac­tua­ción fue­ra del mar­co cons­ti­tu­cio­nal, lo que ex­clu­ye o mi­ni­mi­za, al me­nos en es­te mo­men­to, el ries­go de reite­ra­ción de­lic­ti­va que ha ve­ni­do cons­ti­tu­yen­do has­ta la fe­cha el fun­da­men­to esen­cial pa­ra las so­li­ci­tu­des de pri­sio­nes in­con­di­cio­na­les».

EFE

La ANC, de la que Car­me For­ca­dell fue pre­si­den­ta en­tre 2012 y 2015, in­gre­só ayer en el Su­pre­mo la fian­za me­dian­te un che­que ban­ca­rio de la Caja de In­ge­nie­ros.

EU­RO­PA PRESS

For­ca­dell aban­do­na la cár­cel.

ÁN­GEL NA­VA­RRE­TE

Car­me For­ca­dell, pre­si­den­ta del Par­la­ment, aban­do­na el cen­tro pe­ni­ten­cia­rio, ayer.

El pri­me­ro de los tres ‘tuits’ pu­bli­ca­dos por Car­me For­ca­dell tras abandonar la pri­sión, ayer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.