¿Re­nun­cias a Sa­ta­nás?

El Mundo - - ESPAÑA - TSEVAN RABTAN

En es­tos días que pa­re­cen años, qui­zás por­que lle­va­mos años que pa­re­cen una ver­sión inane del día de la mar­mo­ta, an­da­mos to­dos co­mo arús­pi­ces, ana­li­zan­do las en­tra­ñas de to­das las re­so­lu­cio­nes ju­di­cia­les a ver si adi­vi­na­mos el fu­tu­ro en ese pá­rra­fo o en aque­lla ex­pre­sión am­bi­gua.

Sin em­bar­go, sí que es cier­to que el au­to dic­ta­do por el ma­gis­tra­do Lla­re­na so­bre la si­tua­ción personal de Car­me For­ca­dell y otros miem­bros de la me­sa del par­la­men­to ca­ta­lán es im­por­tan­te. No por las me­di­das adop­ta­das en con­tras­te con la pri­sión in­con­di­cio­nal de los ex miem­bros del go­bierno ca­ta­lán que no hu­ye­ron a Bélgica, pues no exis­te la con­tra­dic­ción que algunos sos­tie­nen. La res­pues­ta di­fe­ren­te obe­de­ce a la dis­tin­ción en­tre los que die­ron una co­ber­tu­ra for­mal y frau­du­len­ta a la se­ce­sión, en su con­di­ción de par­la­men­ta­rios, fren­te a los que eje­cu­ta­ron los ac­tos. De ahí que se men­cio­ne la con­cu­rren­cia en For­ca­dell de su con­di­ción de ex di­ri­gen­te de ANC pa­ra apre­ciar un ma­yor, aun­que di­fu­mi­na­do, ries­go de fu­ga, ya que ha acu­di­do a los lla­ma­mien­tos ju­di­cia­les. Tam­po­co por­que, al ana­li­zar­se la po­si­ble reite­ra­ción de­lic­ti­va, es­ta se pro­yec­te en una cir­cuns­tan­cia no ma­te­ria­li­za­da, el arran­que de la pró­xi­ma le­gis­la­tu­ra, pues es ra­zo­na­ble con­si­de­rar que las fuer­zas que obtuvieron ma­yo­ría ab­so­lu­ta en la an­te­rior pue­dan re­pe­tir ese re­sul­ta­do y el juez que ana­li­za un ries­go siem­pre ha­ce un aná­li­sis pro­ba­bi­lís­ti­co.

Lo im­por­tan­te son los es­bo­zos so­bre los de­li­tos de re­be­lión y se­di­ción, so­bre to­do por­que, da­da la na­tu­ra­le­za del pri­me­ro de ellos, la ju­ris­pru­den­cia so­bre el mis­mo es es­ca­sí­si­ma y an­ti­gua.

En cuan­to a es­to, el au­to del ma­gis­tra­do Lla­re­na es una pé­si­ma no­ti­cia pa­ra los que­re­lla­dos, ya que con­tie­ne un dis­cur­so cohe­ren­te, ar­ti­cu­la­do y muy des­fa­vo­ra­ble pa­ra la pre­vi­si­ble lí­nea de de­fen­sa: la ne­ga­ción de la vio­len­cia. La que­re­lla se ba­sa, en gran me­di­da, en un cú­mu­lo de he­chos no­to­rios, algunos in­clu­so pu­bli­ci­ta­dos con las­ci­via por los se­ce­sio­nis­tas, que siem­pre han pre­su­mi­do de un plan maes­tro per­fec­ta­men­te or­de­na­do.

El ma­gis­tra­do, ad­vir­tien­do de la pro­vi­sio­na­li­dad de su jui­cio, apli­ca la ló­gi­ca y li­te­ral­men­te afir­ma que «se cons­ta­ta la con­cu­rren­cia ini­cial de to­dos los ele­men­tos» del de­li­to de re­be­lión: a) la evi­den­te fi­na­li­dad de de­cla­rar la in­de­pen­den­cia de par­te del te­rri­to­rio na­cio­nal; b) el uso pa­ra ello de me­dios ile­ga­les –lo prue­ban las re­so­lu­cio­nes y de­ci­sio­nes del Par­la­men­to y del Go­bierno ca­ta­lán, y la in­con­ti­nen­te desobe­dien­cia al Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal, con des­pre­cio de los pro­pios me­ca­nis­mos de con­trol del Es­ta­tu­to de au­to­no­mía–; c) la exis-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.