‘Ca­ta­lu­ña de­be re­cu­pe­rar la ley, la con­vi­ven­cia y la ver­dad’

«Los cons­ti­tu­cio­na­lis­tas es­ta­mos obli­ga­dos a su­mar, la His­to­ria no per­do­na­ría otra co­sa» «Un Es­ta­do que des­apa­re­ció en Ca­ta­lu­ña no apa­re­ce de nue­vo en un cuar­to de ho­ra» «Ve­mos es­te­la­das en los co­le­gios, pe­ro pa­ra el mi­nis­tro de Edu­ca­ción no pa­sa na­da»

El Mundo - - PORTADA - POR MA­RI­SA CRUZ Y LUIS ÁN­GEL SANZ

Pre­gun­ta.– ¿Le pa­re­ce ade­cua­da la apli­ca­ción del ar­tícu­lo 155 que ha he­cho el Go­bierno?

Res­pues­ta.– Me ha pa­re­ci­do ade­cua­do que lo aca­be apli­can­do. Ya en sep­tiem­bre le plan­teé a Ra­joy la ne­ce­si­dad de ha­cer­lo. Pri­me­ro era rea­cio y di­jo que ha­bía que es­pe­rar. Lue­go el PSOE fue muy crí­ti­co con Cs y di­jo que la úni­ca per­so­na que que­ría apli­car el 155 era yo. Se equi­vo­ca­ba. Éra­mos mi­llo­nes de ciu­da­da­nos los que que­ría­mos res­ta­ble­cer la Cons­ti­tu­ción en Ca­ta­lu­ña. Fi­nal­men­te, los tres par­ti­dos he­mos ido jun­tos a apli­car­lo pe­ro no es sen­ci­llo por­que un Es­ta­do que ha des­apa­re­ci­do en Ca­ta­lu­ña en los úl­ti­mos años no vuel­ve a apa­re­cer en un cuar­to de ho­ra. Al Go­bierno le cues­ta. El Es­ta­do no tie­ne los re­sor­tes, ni la es­truc­tu­ra su­fi­cien­te, ni la ca­pa­ci­dad po­lí­ti­ca pa­ra ha­cer­lo. Di­cho eso, po­ner fe­cha elec­to­ral fue un vuel­co en la es­tra­te­gia. Se lo di­je a Ra­joy des­de el pri­mer día: si po­ne­mos co­mo fin las ur­nas so­mos no­so­tros los que li­de­ra­mos el men­sa­je. Eso es un vuel­co ab­so­lu­to. Apli­car el 155 y te­ner un ho­ri­zon­te elec­to­ral don­de se les pue­da de­rro­tar y aca­bar con el pro­cés es una bue­na com­bi­na­ción pa­ra pa­rar es­ta lo­cu­ra. P.– ¿De­be­ría ha­ber­se he­cho an­tes? R.– Yo era par­ti­da­rio de ha­cer­lo an­tes del 1 de oc­tu­bre con res­pec­to a la se­gu­ri­dad y la edu­ca­ción. Pe­ro lo im­por­tan­te es que se hi­zo. Aho­ra hay que ga­ran­ti­zar la se­gu­ri­dad y la li­ber­tad en Ca­ta­lu­ña, lo que ha fal­ta­do en es­ta jornada de sa­bo­ta­je, in­ten­to de blo­queo y se­di­ción or­ga­ni­za­da, que yo no lla­mo huel­ga. Ahí se ha vis­to que en los Mos­sos to­da­vía hay mu­cha po­li­ti­za­ción.

P.– ¿Ve apa­tía en el Go­bierno?

R.– Tiem­po ha­brá pa­ra juz­gar... Lo que es­tá cla­ro es que quien go­bier­na aho­ra en Ca­ta­lu­ña es el Go­bierno de Es­pa­ña. No­so­tros va­mos a rea­li­zar en el Con­gre­so un con­trol per­ma­nen­te de lo que pa­sa.

P.– Di­ce que el Es­ta­do ha es­ta­do mu­cho tiem­po au­sen­te de Ca­ta­lu­ña ¿Se de­be re­pen­sar la au­to­no­mía?

R.– El pro­ble­ma no es el Es­ta­do au­to­nó­mi­co. El pro­ble­ma es el pro­ce­so de se­di­ción y se­ce­sión. Yo soy de­fen­sor de un Es­ta­do au­to­nó­mi­co efi­caz y leal que ga­ran­ti­ce la igual­dad en­tre es­pa­ño­les. No com­par­to diag­nós­ti­co con Pe­dro Sán­chez. Ellos pro­po­nen más com­pe­ten­cias y más pri­vi­le­gios en al­gu­nos ca­sos. El error ha si­do no con­tro­lar las com­pe­ten­cias que tie­ne el Es­ta­do y pon­go un ejem­plo muy cla­ro: la Al­ta Ins­pec­ción en la edu­ca­ción. No hay na­die que vi­gi­le que se cum­pla la ley. Ve­mos es­te­la­das en los co­le­gios y el mi­nis­tro de Edu­ca­ción di­ce que no pa­sa na­da. Vi­gi­lar la igual­dad y la li­ber­tad en las au­las es fun­da­men­tal. Hay que su­per­vi­sar las com­pe­ten­cias bá­si­cas del Es­ta­do.

P.– El pro­ce­so ju­di­cial ali­men­ta el vic­ti­mis­mo ¿Qué sig­ni­fi­ca­rá es­to en las elec­cio­nes?

R.– He­mos co­me­ti­do un gra­ve error du­ran­te de­ma­sia­dos años: pen­sar en no ha­cer co­sas pa­ra que no se en­fa­den los po­lí­ti­cos se­pa­ra­tis­tas. Eso ha pro­vo­ca­do que sea la ma­yo­ría del pue­blo es­pa­ñol la que se en­fa­de. La ma­yo­ría de ca­ta­la­nes que no que­re­mos la in­de­pen­den­cia he­mos si­do mo­ne­da de cam­bio por par­te del Es­ta­do pa­ra con­se­guir el si­len­cio o el apo­yo na­cio­na­lis­ta en las Cor­tes o en Mon­cloa. Así lo han he­cho PP y PSOE. Los fu­tu­ros acuer­dos de Es­pa­ña de­ben pa­sar por par­ti­dos cons­ti­tu­cio­na­lis­tas. Fiar­lo to­do a los que quie­ren li­qui­dar es­te país ha si­do un gra­ve error. La Cons­ti­tu­ción de­be ac­tua­li­zar­se pa­ra to­dos los es­pa­ño­les, no pa­ra Jun­que­ras.

P.– Si el 21-D hay can­di­da­tos que es­tán en pri­sión, ¿las elec­cio­nes es­ta­rán con­ta­mi­na­das?

R.– Son ellos quie­nes de­ci­den quién va en las lis­tas. Yo nun­ca pon­dría a un impu­tado ni por co­rrup­ción, ni por se­di­ción, ni por re­be­lión, ni por mal­ver­sa­ción al fren­te de mi lis­ta. Se pue­de ha­cer po­lí­ti­ca sin vio­lar el Có­di­go Pe­nal ¿Un pró­fu­go que hu­ye de la jus­ti­cia es la per­so­na más ade­cua­da pa­ra en­ca­be­zar una lis­ta?

P.– ¿Y qué pa­sa­rá si ga­na un pró­fu­go o un can­di­da­to pre­so?

R.– En pri­mer lu­gar, tie­nen que te­ner ma­yo­ría ab­so­lu­ta pa­ra go­ber­nar. Si no la tie­nen se aca­bó el pro­cés. Ése es el ob­je­ti­vo de es­tas elec­cio­nes. Se pue­de abrir un es­ce­na­rio com­ple­jo don­de no ha­ya ma­yo­rías cla­ras, pe­ro si se aca­ba el pro­cés ha­bre­mos pues­to fin al gol­pe de Es­ta­do. Si tu­vie­ran ma­yo­ría tam­bién sa­ben que de­ben ade­cuar­se a la Cons­ti­tu­ción y al Es­ta­tu­to por­que lo con­tra­rio pue­de ser de­li­to. Ellos pi­so­tea­ron a los le­tra­dos del Par­la­ment, a la opo­si­ción, li­qui­da­ron el Con­se­jo de Ga­ran­tías Es­ta­tu­ta­rias, la Cons­ti­tu­ción y el Es­ta­tu­to, co­lec­cio­na­ban re­so­lu­cio­nes ju­di­cia­les... Y con to­do es­to, les ex­tra­ña que les im­pu­te un juez.

P.– ¿El 21-D se aca­ba el pro­cés? R.– El pro­cés ya se ha aca­ba­do. Se aca­bó cuan­do For­ca­dell di­jo por un día la ver­dad an­te el juez. En Ca­ta­lu­ña no só­lo hay que re­cu­pe­rar la ley y la con­vi­ven­cia, tam­bién la ver­dad. La pos­ver­dad na­cio­na­lis­ta –o la men­ti­ra– se ha apo­de­ra­do de Ca­ta­lu­ña. El na­cio­na­lis­mo era no­ci­vo pa­ra la con­vi­ven­cia. Es el gran enemi­go de la UE. Sus­cri­bo las pa­la­bras de Junc­ker: el na­cio­na­lis­mo es el ve­neno de Eu­ro­pa. El gran enemi­go de la uni­fi­ca­ción eu­ro­pea ha si­do el na­cio­na­lis­mo y el po­pu­lis­mo.

P.– La pró­xi­ma se­ma­na se cons­ti­tu­ye en el Con­gre­so la co­mi­sión de aná­li­sis del mo­de­lo te­rri­to­rial. ¿Qué pos­tu­ra man­ten­drá us­ted?

R.– Vo­ta­mos en con­tra de ella por­que evi­ta el de­ba­te de fon­do que es la re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal. Si re­le­ga­mos to­dos los te­mas –re­for­mar el Se­na­do o ce­rrar­lo, sis­te­ma elec­to­ral, su­ce­sión de la Co­ro­na, com­pe­ten­cias, afo­ra­mien­tos...– a un puro de­ba­te pa­ra con­ten­tar a los na­cio­na­lis­tas es­ta­mos blo­quean­do una ver­da­de­ra me­jo­ra de la Cons­ti­tu­ción. Por eso le pro­pu­se a Sán­chez un de­ba­te de ju­ris­tas y téc­ni­cos que nos pro­pu­sie­ran un do­cu­men­to ba­se pa­ra ne­go­ciar la re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal. Al prin­ci­pio me di­jo que le pa­re­cía bien y yo le di­je que Cs y PSOE ten­dría­mos que ir de la mano pa­ra atraer al PP y a Po­de­mos en la me­di­da de lo po­si­ble. Lue­go se des­mar­có y pre­fi­rió in­ten­tar con­ten­tar a los na­cio­na­lis­tas con la na­ción de na­cio­nes. Ahí es don­de dis­cre­pa­mos. No­so­tros no cree­mos que ha­ya que cam­biar el ar­tícu­lo 2 de la Cons­ti­tu­ción. Y él, en cam­bio, sí quie­re cam­biar­lo pa­ra de­cir que Es­pa­ña es una na­ción de na­cio­nes. No creo que el de­ba­te pa­se por dar a Ca­ta­lu­ña más pri­vi­le­gios, más com­pe­ten­cias y menos con­trol.

P.– Si PP y PSOE in­sis­ten en man­te­ner la co­mi­sión, ¿Cs se sen­ta­rá?

R.– No­so­tros cum­pli­mos nues­tras obli­ga­cio­nes ins­ti­tu­cio­na­les. Tra­ba­ja­re­mos, pe­ro ya ad­vier­to de que no le ve­mos nin­gún fu­tu­ro. Nos gus­ta­ría que es­ta co­mi­sión no en­tur­bia­ra el ver­da­de­ro de­ba­te de fon­do: el de una re­for­ma ins­ti­tu­cio­nal de fu­tu­ro. El fu­tu­ro pa­sa por ac­tua­li­zar la Cons­ti­tu­ción que no es la cul­pa­ble de lo que es­tá pa­san­do, al re­vés, es la ga­ran­te de lo que es­ta­mos vien­do. Hay mu­chos te­mas pen­dien­tes de re­sol­ver, no só­lo los te­rri­to­ria­les, sino de re­ge­ne­ra­ción, de igual­dad y de de­re­chos.

P.– Cs cre­ce mu­cho se­gún las en­cues­tas y pa­re­ce que gra­cias a vo­tan­tes de­cep­cio­na­dos del PP ¿Cree que su apo­yo crí­ti­co al Go­bierno le es­tá pro­por­cio­nan­do esos ré­di­tos?

R.– No me lo he plan­tea­do. De­ci­mos lo que de­ci­mos por­que cree­mos en ello. Sa­be­mos lo que ha pa­sa­do en Ca­ta­lu­ña en es­tos 10 años y so­mos cons­cien­tes de que hay que re­for­mar Es­pa­ña, pe­ro tam­bién de que la fir­me­za de­mo­crá­ti­ca y sus va­lo­res no pue­den ce­der fren­te al chan­ta­je del na­cio­na­lis­mo. Si eso la gen­te lo ve bien, que pa­re­ce que sí, pues me­jor. No po­de­mos pen­sar en ré­di­tos elec­to­ra­les por­que ha­bla­mos de te­mas de fon­do. Quien jue­gue al cor­to­pla­cis­mo se equi­vo­ca­rá. Es­te de­ba­te no va a aca­bar el 21-D. Oja­lá ten­ga­mos un Go­bierno al­ter­na­ti­vo pe­ro, aún así, ha­brá que abor­dar otras re­for­mas en es­te país y eso du­ra­rá años. Lo que sí es ver­dad es que se ha en­san­cha­do la ba­se de vo­to de Cs. Siem­pre pen­sé que era me­jor te­ner un pro­yec­to con ca­rac­te­rís­ti­cas pro­pias, un es­pa­cio que en­san­cha­ra el cen­tro, un es­pa­cio li­be­ral y con un pro­yec­to de Es­pa­ña de fu­tu­ro y no só­lo ser un par­ti­do de coa­li­ción de Go­bierno. Se es­tá de­mos­tran­do que te­ner un pro­yec­to de país es más ren­ta­ble que pe­dir si-

llas o cam­biar cro­mos. Creo que con Cs se rom­pe un mi­to: es­ta­mos de­mos­tran­do que con un dis­cur­so de fir­me­za de­mo­crá­ti­ca, de va­lo­res cons­ti­tu­cio­na­les sin com­ple­jos cre­ce­mos, y mu­cho, en Ca­ta­lu­ña. Inés Arri­ma­das es aho­ra la po­si­ble al­ter­na­ti­va a Jun­que­ras y la per­so­na que pue­de aglu­ti­nar un Go­bierno trans­ver­sal. Es­toy sa­tis­fe­cho de de­mos­trar que en Ca­ta­lu­ña hay tam­bién mu­chos vo­tan­tes que quie­ren un pro­yec­to na­cio­nal.

P.– Si no hay ma­yo­ría in­de­pen­den­tis­ta, ¿Arri­ma­das se­rá la pre­si­den­ta?

R.– No­so­tros de­ci­mos que sea la lis­ta más vo­ta­da. Na­die en­ten­de­ría que Su­sa­na Díaz pue­da ser pre­si­den­ta con los es­ca­ños de Cs y Arri­ma­das no pu­die­ra ser­lo con los de PSOE y PP. Con­fío en que se­rá así por­que, aun­que no les gus­te o no quie­ran, no creo que les que­de mu­cha más sa­li­da. No creo que los vo­tan­tes de PP o PSOE en­ten­die­ran que sus par­ti­dos pre­fi­rie­ran a Jun­que­ras an­tes que a Arri­ma­das. Los cons­ti­tu­cio­na­lis­tas te­ne­mos la obli­ga­ción de su­mar. La His­to­ria no nos per­do­na­ría. Si pa­sa­ra eso que me pre­gun­ta ten­dría­mos que po­ner­nos des­de la no­che elec­to­ral a in­ten­tar con­fi­gu­rar un Go­bierno trans­ver­sal, ca­si di­ría ex­cep­cio­nal, pa­ra res­ta­ble­cer la Cons­ti­tu­ción, la con­vi­ven­cia y la eco­no­mía ca­ta­la­na.

P.– En ese cálcu­lo ¿dón­de si­túa a

los co­mu­nes de Ada Co­lau? R.– Pien­so en los vo­tan­tes de los

co­mu­nes más que en sus di­ri­gen­tes. Mu­chos vo­tan­tes de Po­de­mos en Ca­ta­lu­ña tam­po­co que­rrían la in­de­pen­den­cia, ni que se rom­pie­ra Es­pa­ña. Si se de­di­can a apo­yar a Jun­que­ras y a pe­dir el vo­to pa­ra un tri­par­ti­to ten­drán que ex­pli­cár­se­lo a sus vo­tan­tes. Esa es­tra­te­gia es ne­fas­ta pa­ra Po­de­mos y pa­ra Es­pa­ña. No hay nin­gún es­pa­ñol ra­zo­na­ble, de iz­quier­das, cen­tro o de­re­chas, que es­té a fa­vor de la rup­tu­ra de su país. Po­de­mos de­be­ría re­fle­xio­nar y es­pe­ro que si hay un es­ca­ño más a fa­vor de los par­ti­dos de ám­bi­to na­cio­nal que tie­nen la Cons­ti­tu­ción co­mo mar­co, in­ten­te­mos su­mar. Hay mu­chas for­mas: un Go­bierno trans­ver­sal con gen­te de va­rios par­ti­dos; un Go­bierno con un par­ti­do e in­de­pen­dien­tes o una ma­yo­ría par­la­men­ta­ria que apo­ye a un Go­bierno mo­no­co­lor. La fór­mu­la hay que bus­car­la y ya la en­con­tra­re­mos. Lo que tie­ne que ha­ber es de­ter­mi­na­ción co­mo la hu­bo en el País Vas­co cuan­do PP y PSOE su­pie­ron po­ner­se de acuer­do. Mu­chos pen­sa­mos que hay que ha­cer lo mis­mo en Ca­ta­lu­ña.

P.– ¿Qué le pa­re­ce la es­tra­te­gia del PSC con na­cio­na­lis­tas en sus lis­tas?

R.– El PSC vuel­ve a ser el PSC. Ice­ta fue el fon­ta­ne­ro de los dos tri­par­ti­tos con Es­que­rra. El pri­me­ro, con Ca­rod-Ro­vi­ra y Ma­ra­gall y el se­gun­do, con Mon­ti­lla ¿por qué te­ne­mos que creer aho­ra que no va a cons­truir un ter­ce­ro? El PSC pre­ten­de na­dar y guar­dar la ro­pa y quie­re apos­tar por un pac­to con los na­cio­na­lis­tas. Sa­bía­mos que in­ten­ta­ría for- mar par­te de un acuer­do con PDeCAT o ERC pe­ro no que iba a me­ter en las lis­tas al con­se­je­ro que pro­pi­ció el re­fe­rén­dum ile­gal del 9-N. No es bue­na no­ti­cia que el PSC si­ga pen­san­do en otro tri­par­ti­to.

P.– Con la cri­sis ca­ta­la­na, la fal­ta de Presupuestos y las pers­pec­ti­vas de las en­cues­tas, ¿cree que la le­gis­la­tu­ra de­be ago­tar­se?

R.– La le­gis­la­tu­ra pue­de ago­tar­se pe­ro en el camino de­ben ase­gu­rar­se co­sas. La pre­gun­ta es si el PSOE va a se­guir blo­quean­do los Presupuestos. Yo es­pe­ro que tras las elec­cio­nes ca­ta­la­nas se lo re­plan­tee. No veo el pro­ble­ma pa­ra que, en un mo­men­to tan ines­ta­ble co­mo es­te, el PSOE no fa­ci­li­te cum­plir el dé­fi­cit, ba­jar los im­pues­tos y vol­ver a una po­lí­ti­ca ex­pan­si­va. En el PNV con­fío muy po­co. Exi­ge un cu­po­na­zo con un in­cre­men­to del 40% pe­ro di­ce que no hay cli­ma pa­ra los Presupuestos. O sea, hay cli­ma pa­ra el Cu­po pe­ro no pa­ra que el res­to de es­pa­ño­les se be­ne­fi­cie de una ba­ja­da de im­pues­tos. No pue­de ser que el PNV blo­quee los Presupuestos.

P.– Si el PSOE no se re­plan­tea su po­si­ción, ¿se­rían ne­ce­sa­rias unas nue­vas elec­cio­nes?

R.– Es­pe­ro que no ha­ga fal­ta. La le­gis­la­tu­ra tie­ne que te­ner es­ta­bi­li­dad. El PSOE se equi­vo­ca si pien­sa que abs­te­ner­se con los Presupuestos le res­ta vo­tos. Yo es­toy con­ven­ci­do de que no les pe­na­li­za­ría pa­ra na­da. Pi­do al PSOE que sal­ga de las vie­jas trin­che­ras y en­tien­da que hay cues­tio­nes de Es­ta­do que es­tán so­bre la me­sa. No creo que el PSOE es­té en con­di­cio­nes de for­zar unas elec­cio­nes an­ti­ci­pa­das. Es mo­men­to de ga­ran­ti­zar la es­ta­bi­li­dad aun­que no se go­bier­ne.

P.– Cs ha al­can­za­do acuer­dos con PP y con PSOE ¿Con quién se ha sen­ti­do us­ted más có­mo­do?

R.– Es­ta­mos cons­tru­yen­do un par­ti­do li­be­ral de cen­tro que se en­san­cha ha­cia el cen­tro iz­quier­da y ha­cia el cen­tro de­re­cha. Lo ha he­cho Ma­cron en Fran­cia y nos pa­re­ce muy bien. Ese par­ti­do trans­ver­sal es po­si­ble en Es­pa­ña. Con Sán­chez y Ra­joy ten­go la obli­ga­ción de en­ten­der­me en asun­tos de Es­ta­do. Una co­sa que ha lo­gra­do Puig­de­mont es unir­nos a PP, PSOE y C’s.

P.– ¿Qué le pa­re­ce la ac­ti­tud de Po­de­mos que de­nun­cia la exis­ten­cia de pre­sos po­lí­ti­cos y la au­sen­cia de res­pe­to a los de­re­chos hu­ma­nos?

R.– Es irres­pon­sa­ble ven­der una ima­gen de Es­pa­ña que no es cier­ta. Po­lí­ti­ca­men­te me pa­re­ce un desas­tre pa­ra ellos.

P.– ¿Cs ha su­pe­ra­do a Po­de­mos? R.– Las úl­ti­mas en­cues­tas eso di­cen. El po­pu­lis­mo tie­ne las pa­tas muy cor­tas y cuan­do pa­sa el tiem­po la gen­te le ve la ca­ra B a Po­de­mos. A Ciu­da­da­nos le ha pa­sa­do al re­vés. El nues­tro es un pro­yec­to a fue­go len­to.

JA­VI MAR­TÍ­NEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.