Las prue­bas de los so­bor­nos al res­pon­sa­ble del Ca­nal de Isa­bel II en La­ti­noa­mé­ri­ca

EL MUN­DO re­ve­la el fal­so con­tra­to de ase­so­ría que usó So­brino pa­ra co­brar dos mi­llo­nes en Sui­za

El Mundo - - PORTADA - ESTEBAN URREIZTIETA MADRID

El res­pon­sa­ble del Ca­nal de Isa­bel II en La­ti­noa­mé­ri­ca, Ed­mun­do Ro­drí­guez So­brino, du­ran­te la pre­si­den­cia de Ig­na­cio González co­bró un so­borno de 2,5 mi­llo­nes de eu­ros en Sui­za a cam­bio de in­flar la com­pra de la so­cie­dad bra­si­le­ña Emis­sao. EL MUN­DO ha te­ni­do ac­ce­so en ex­clu­si­va a un do­cu­men­to, fe­cha­do y ru­bri­ca­do en Río de Ja­nei­ro en 2013, que re­fle­ja las in­ter­me­dia­cio­nes.

Las mor­di­das fue­ron ca­mu­fla­das me­dian­te un con­tra­to fic­ti­cio de ase­so­ría em­pre­sa­rial de só­lo seis me­ses de du­ra­ción que fir­mó Ed­mun­do Ro­drí­guez So­brino en Río de Ja­nei­ro y que pu­bli­ca en ex­clu­si­va es­te pe­rió­di­co. Los so­bor­nos en el Ca­nal de Isa­bel II fue­ron ca­mu­fla­dos uti­li­zan­do un fal­so con­tra­to de «con­sul­to­ría em­pre­sa­rial» de ape­nas seis me­ses de du­ra­ción. El do­cu­men­to, que se re­pro­du­ce en es­ta pá­gi­na, re­fle­ja «in­ter­me­dia­cio­nes en nue­vos ne­go­cios, ase­so­rías y au­di­to­rías» que nun­ca exis­tie­ron y es­ta­ble­ció un úni­co pa­go de 2,5 mi­llo­nes de dó­la­res.

EL MUN­DO ha te­ni­do ac­ce­so en ex­clu­si­va a es­te do­cu­men­to, fe­cha­do y ru­bri­ca­do en Río de Ja­nei­ro en 2013, de ma­ne­ra pa­ra­le­la a la ad­qui­si­ción por par­te de la em­pre­sa de aguas ma­dri­le­ña de la com­pa­ñía bra­si­le­ña Emis­sao por unos 25 mi­llo­nes de eu­ros. Es­te acuer­do fue sus­cri­to, de una par­te, por Ed­mun­do Ro­drí­guez So­brino, res­pon­sa­ble en­ton­ces de la em­pre­sa pú­bli­ca ma­dri­le­ña en La­ti­noa­mé­ri­ca ba­jo la pre­si­den­cia de Ig­na­cio González. De otra, por Se­bas­tiao Cris­to­vam, res­pon­sa­ble de la en­ti­dad bra­si­le­ña.

Ba­jo el en­ca­be­za­mien­to de «Con­tra­to de pres­ta­ción de ser­vi­cios de con­sul­to­ría em­pre­sa­rial», Ro­drí­guez So­brino se con­vir­tió en el «con­tra­ta­do» del «con­tra­tan­te» Cris­to­vam. El pri­me­ro es­tam­pó su fir­ma co­mo «Ed­mun­do Ro­dri­gues, es­pa­ñol, abo­ga­do re­si­den­te en Ba­rran­qui­lla (Co­lom­bia)».

El al­to eje­cu­ti­vo del Ca­nal de Isa­bel II se com­pro­me­tía au­to­má­ti­ca­men­te a «pres­tar ser­vi­cios» al bra­si­le­ño «con am­plia, to­tal e irres­tric­ta au­to­no­mía, sin nin­gún ti­po de víncu­lo o de su­bor­di­na­ción».

El pe­rio­do del acuer­do, que fue re­dac­ta­do en es­pa­ñol y en bra­si­le­ño, fue de seis me­ses, «pu­dien­do ser pro­rro­ga­do por igual pe­rio­do» en cual­quier mo­men­to.

A cam­bio de es­tos ser­vi­cios de in­ter­me­dia­ción fic­ti­cios, que só­lo abar­ca­ban el pla­zo de me­dio año y no im­pli­ca­ban nin­gún ti­po de obli­ga­ción por par­te del con­tra­ta­do, se fi­jó un pa­go de 2,5 mi­llo­nes de dó­la­res que de­bían ser abo­na­dos an­tes del 31 de di­ciem­bre de 2013.

El co­bro de di­cha can­ti­dad se ar­ti­cu­ló fi­nal­men­te a tra­vés de Sui­za, tal y co­mo ya ha con­fe­sa­do Ro­drí­guez So­brino al juez Manuel Gar­cía Cas­te­llón, que ins­tru­ye la de­no­mi­na­da Ope­ra­ción Le­zo. El ex res­pon­sa­ble de la di­vi­sión in­ter­na­cio­nal del Ca­nal, to­mó la de­ci­sión el pa­sa­do mes de ju­lio de co­la­bo­rar con la Jus­ti­cia y ha fa­ci­li­ta­do to­das las cla­ves pa­ra ac­ce­der a la do­cu­men­ta­ción que so­por­tó las co­mi­sio­nes.

Se­gún el tes­ti­mo­nio del ex je­fe del Ca­nal en Amé­ri­ca, el di­ne­ro se di­vi­dió en tres lo­tes de 900.000 eu­ros ca­da uno. El pri­me­ro le co­rres­pon­dió a él, siem­pre se­gún su re­la­to. El se­gun­do, a Luis Vi­cen­te Mo­ro, ex de­le­ga­do del Go­bierno del PP en Ceu­ta, que fue quien ideó la com­pra de Emis­sao y se la pro­pu­so al Ca­nal de Isa­bel II. La Guar­dia Ci­vil in­ter­vino a Mo­ro una no­ta­ble can­ti­dad de di­ne­ro en efec­ti­vo en su do­mi­lio ocul­to en la ma­qui­na­ria de un re­loj de pa­red.

Y el ter­ce­ro co­rres­pon­día a González, si­guien­do el re­la­to de Ro­drí­guez So­brino. No obs­tan­te, con res­pec­to a es­te úl­ti­mo lo­te, el an­ti­guo su­bor­di­na­do del ex pre­si­den­te de la Co­mu­ni­dad de Madrid ha pre­ci­sa­do que González nun­ca re­ti­ró el di­ne­ro y que lo man­tu­vo en Sui­za «a su dis­po­si­ción».

González nie­ga ro­tun­da­men­te es­te ex­tre­mo y la Fis­ca­lía An­ti­co­rrup­ción ha exi­gi­do a Ro­drí­guez So­brino, que to­da­vía per­ma­ne­ce en pri­sión, que jus­ti­fi­que do­cu­men­tal­men­te di­cha acu­sa­ción. Es de­cir, que apor­te, si obra en su po­der, una prue­ba do­cu­men­tal que re­la­cio­ne de ma­ne­ra in­con­tro­ver­ti­ble a González con es­te so­borno.

Mien­tras tan­to, An­ti­co­rrup­ción apre­cia la co­la­bo­ra­ción de Ro­drí­guez So­brino pe­ro no con­si­de­ra que es­te con­tra­to, con el que se au­to­in­cri­mi­na, bas­te pa­ra acu­sar de cohe­cho a González en la ad­qui­si­ción de Emis­sao. La Fis­ca­lía, que sor­pren­den­te­men­te to­da­vía no ha in­for­ma­do a fa­vor de la li­ber­tad de Ro­drí­guez So­brino mien­tras lo aca­ba de ha­cer en re­la­ción a la de González, le exi­ge que apor­te nue­vos da­tos.

El ex lí­der del PP de Madrid man­tie­ne que la acu­sa­ción de Ro­drí­guez So­brino con­tra él res­pon­de a una es­tra­te­gia en­ca­mi­na­da a sal­var a su hi­ja, tam­bién impu­tada en el ca­so Le­zo. Es más, el en­torno del ex man­da­ta­rio ma­dri­le­ño tie­ne acre­di­ta­do que Ro­drí­guez So­brino no in­cri­mi­nó ini­cial­men­te a González du­ran­te la de­cla­ra­ción en la que de­ci­dió con­fe­sar el co­bro de co­mi­sio­nes y que só­lo lo hi­zo tras re­ci­bir una di­rec­triz ex­pre­sa por par­te de An­ti­co­rrup­ción.

Ro­drí­guez So­brino ha si­do in­te­rro­ga­do de nue­vo du­ran­te los úl­ti­mos días, se ha man­te­ni­do en los tér­mi­nos de su con­fe­sión ini­cial, y se ha mos­tra­do dis­pues­to a se­guir co­la­bo­ran­do. Siem­pre y cuan­do, eso sí, que­de en li­ber­tad de for­ma in­me­dia­ta y sin que me­die la im­po­si­ción de una fian­za. Es­gri­me pa­ra ello que ya ha da­do la or­den de re­pa­triar a Es­pa­ña e in­gre­sar en la cuen­ta ban­ca­ria de la Au­dien­cia Na­cio­nal el di­ne­ro de las co­mi­sio­nes, que per­ma­ne­cía ocul­to en Pa­na­má y Sui­za.

Ro­drí­guez So­brino sos­tu­vo en su con­fe­sión, que tu­vo lu­gar en se­cre­to el pa­sa­do mes de ju­lio, que la com­pra de Emis­sao fue de­li­be­ra­da­men­te in­fla­da pa­ra co­brar so­bor­nos. La Fis­ca­lía An­ti­co­rrup­ción cuan­ti­fi­ca el des­fa­se en más de 20 mi­llo­nes y re­cal­ca que la ope­ra­ción se ins­tru­men­tó «a tra­vés de cuen­tas no au­to­ri­za­das en pa­raí­sos fis­ca­les». El juez Eloy Ve­las­co, pri­mer ins­truc­tor del Le­zo, ya se­ña­ló que me­dió una «pre­me­di­ta­da so­bre­va­lo­ra­ción del pre­cio de com­pra de las par­ti­ci­pa­cio­nes» de la en­ti­dad Emis­sao y apun­tó los so­bor­nos que aho­ra han si­do acre­di­ta­dos.

Con­tra­to fic­ti­cio de ase­so­ría con el que se ca­mu­fló el so­borno de Emis­sao.

J. B.

Ed­mun­do Ro­drí­guez So­brino, tras ser de­te­ni­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.