LETIZIA, UNA REI­NA IN­DE­PEN­DIEN­TE

Via­je a Mé­xi­co. La Rei­na re­gre­sa sin su ma­ri­do, Fe­li­pe VI, al país en el que vi­vió du­ran­te año y me­dio tras aca­bar la ca­rre­ra de Pe­rio­dis­mo. Asis­ti­rá al Con­gre­so Mun­dial del Cán­cer

El Mundo - - PAPEL - POR CON­SUE­LO FONT MADRID

La rei­na Letizia ten­drá es­te lu­nes una im­por­tan­te ci­ta a 9.070 ki­ló­me­tros de Es­pa­ña: el Con­gre­so Mun­dial del Cán­cer, que se ce­le­bra en Mé­xi­co los días 13 y 14 de no­viem­bre. Al ac­to tam­bién acu­di­rá una nu­me­ro­sa re­pre­sen­ta­ción de man­da­ta­rios, miem­bros de la reale­za y es­pe­cia­lis­tas de to­do el mun­do.

Do­ña Letizia, que asis­te co­mo pre­si­den­ta de ho­nor de la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la con­tra el Cán­cer, ate­rri­zó ayer en la ca­pi­tal del país. Hoy por la ma­ña­na se es­tre­na­rá en el país az­te­ca con una vi­si­ta de tra­ba­jo a la se­de de la Cruz Ro­ja, ce­rran­do la jor­na­da con una ce­na en el Club de ban­que­ros, ubi­ca­do en el cen­tro his­tó­ri­co del DF. Ma­ña­na se­rá un día re­le­van­te, pues par­ti­ci­pa­rá en di­cho con­gre­so, cu­yo mar­co se­rá el Pa­la­cio de la Mi­ne­ría, don­de di­ri­gi­rá un dis­cur­so a la con­cu­rren­cia.

Es­te im­por­tan­te via­je se­rá el pri­me­ro que Letizia ha­ce en so­li­ta­rio co­mo rei­na a un país, Mé­xi­co, que, ade­más de co­no­cer a fon­do, le trae gran­des re­cuer­dos, ya que en 1995, tras aca­bar su ca­rre­ra de Pe­rio­dis­mo, re­si­dió allí año y me­dio. Te­nía 24 años y mu­chas ilu­sio­nes en su ma­le­ta cuan­do ate­rri­zó en la ciu­dad de Gua­da­la­ja­ra, ca­pi­tal del es­ta­do de Ja­lis­co, pa­ra cur­sar un más­ter de Co­mu­ni­ca­ción So­cial en su Uni­ver­si­dad y ha­cer sus pri­me­ros pi­ni­tos en una re­dac­ción, ya que su sue­ño en la vi­da era triun­far co­mo pe­rio­dis­ta. Al­go que lo­gró lle­var a ca­bo en el pe­rió­di­co

Si­glo XXI, don­de fue fi­cha­da co­mo re­por­te­ra del su­ple­men­to Ten­ta­cio­nes.

No le fue fá­cil lo­grar es­te tra­ba­jo, in­clu­so an­tes de en­trar en el dia­rio tu­vo que bus­car­se la vi­da lle­gan­do a tra­ba­jar co­mo aza­fa­ta de la mar­ca de ci­ga­rri­llos Boots, ata­via­da con un su­da­de­ra de la mar­ca pa­ra sa­car­se un di­ne­ro ex­tra.

Pa­re­ce que Letizia era una tra­ba­ja­do­ra in­can­sa­ble, has­ta el pun­to de que lle­gó a ela­bo­rar la ma­yo­ría de los ar­tícu­los del su­ple­men­to, por lo cual su di­rec­tor, Jor­ge Ce­pe­da, acor­dó con ella que fir­ma­ra al­gu­nos con seu­dó­ni­mo. Eli­gió su se­gun­do ape­lli­do, Ro­ca­so­lano.

En su tiem­po li­bre, a la aho­ra Rei­na le en­can­ta­ba la sal­sa, tan­to que so­lía ir a bai­lar con com­pa­ñe­ros al sa­lón Ve­ra­cruz o al bar Bar­ba­ne­gra, don­de to­ca­ban mú­si­ca en di­rec­to. A ve­ces iba a la pla­ya, so­bre to­do a Ma­loa­pa, un en­cla­ve hip­pie don­de los jó­ve­nes so­lían acam­par. O se que­da­ba le­yen­do a Bor­ges o Juan Rul­fo, sus au­to­res fa­vo­ri­tos.

Por aquel en­ton­ces, era no­via de Alon­so Gue­rre­ro, su fu­tu­ro ma­ri­do, aun­que no en­tra­ba en sus me­tas ca­sar­se ni te­ner hi­jos, en par­te por­que el fra­ca­so del ma­tri­mo­nio de sus pa­dres la mar­có mu­cho y, so­bre to­do, por­que lo con­si­de­ra­ba una tra­ba pa­ra po­der cum­plir su me­ta: te­ner su pro­pio pro­gra­ma de te­le­vi­sión.

Mé­xi­co es, sin du­da, un país em­ble­má­ti­co pa­ra la mu­jer de Fe­li­pe VI: el pri­me­ro que vi­si­tó ofi­cial­men­te co­mo Prin­ce­sa de As­tu­rias tras ca­sar­se con don Fe­li­pe en ma­yo de 2004 y al que re­gre­só co­mo Rei­na 11 años des­pués. En­ton­ces, el Rey Fe­li­pe se des­pi­dió pi­dien­do al pre­si­den­te Pe­ña Nie­to y a su mu­jer, An­gé­li­ca Ri­ve­ra, con los que pro­ba­ble­men­te Do­ña Letizia man­ten­drá al­gún en­cuen­tro pri­va­do en es­te via­je, lo si­guien­te: «Que nos per­mi­ta a la Rei­na y a mí de­jar­les un pe­da­ci­to de nues­tro co­ra­zón en tie­rra me­xi­ca­na».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.