El Go­vern hui­do de Es­pa­ña se alo­ja en un apar­to­tel de Lo­vai­na

El Mundo - - PORTADA - QUICO ALSEDO / PA­BLO HERRAIZ MA­DRID

Des­de que hu­ye­ron a Bélgica tras de­cla­rar la DUI ha­ce un mes, el pa­ra­de­ro con­cre­to del ex pre­si­dent Car­les Puig­de­mont y sus cin­co ex con­se­je­ros ha si­do un se­cre­to bien guar­da­do. Has­ta aho­ra. Los miem­bros del Go­vern re­cla­ma­dos por la Au­dien­cia Na­cio­nal han es­ta­ble­ci­do su cuar­tel ge­ne­ral en un apar­to­tel de la vie­ja Lo­vai­na, la ciu­dad uni­ver­si­ta­ria por ex­ce­len­cia del país.

Las Am­bas­sa­dor Sui­tes de la ciu­dad bel­ga es el lu­gar don­de se ocul­tan los cin­co po­lí­ti­cos pen­dien­tes de ex­tra­di­ción, se­gún ha po­di­do ave­ri­guar es­te pe­rió­di­co.

El apar­to­tel, cu­yo nom­bre re­mi­te al lu­jo di­plo­má­ti­co, real­men­te es un lu­gar de 60 euros la no­che cu­ya «lim­pie­za en las ha­bi­ta­cio­nes y el ba­ño es me­jo­ra­ble», se­gún los pro­pios co­men­ta­rios de in­qui­li­nos que han pa­sa­do por allí. Se tra­ta de un edi­fi­cio con unas po­cas zo­nas co­mu­nes en las que hay má­qui­na de ven­ding, y los apar­ta­men­tos cons­tan de un pe­que­ño salón, co­ci­na, ba­ño y dor­mi­to­rio.

Las fo­tos de los apar­ta­men­tos que se pue­den ver en cual­quier web de re­ser­vas ho­te­le­ras mues­tran un lu­gar con de­co­ra­ción es­par­ta­na, en el que los miem­bros del Go­vern de­pues­to pa­san real­men­te po­co tiem­po.

Se­gún ha po­di­do sa­ber es­te pe­rió­di­co, Car­les Puig­de­mont, Cla­ra Pon­sa­tí, Lluís Puig, Me­rit­xell Se­rret y Toni Co­mín se mue­ven mu­cho por di­fe­ren­tes ciu­da­des bel­gas, tan­to co­mo me­di­da de se­gu­ri­dad co­mo pa­ra aten­der las di­fe­ren­tes reunio­nes o en­tre­vis­tas que es­tán man­te­nien­do en el país.

Sin em­bar­go, el juez bel­ga que les im­pu­so me­di­das cau­te­la­res mien­tras se re­suel­ve la eu­ro­or­den les obli­gó a fa­ci­li­tar un te­lé­fono y una di­rec­ción en don­de pu­die­ran ser lo­ca­li­za­dos, una re­si­den­cia fi­ja en Bélgica, que ellos han fi­ja­do en es­te mo­des­to apar­to­tel.

No es ra­ro que sea un lu­gar ba­ra­to, pues­to que al­gu­nos se mar­cha­ron allí con ape­nas 1.000 euros, aun­que se ha ru­mo­rea­do con que su es­tan­cia la es­ta­ba pa­gan­do el PDeCAT.

La preo­cu­pa­ción por su se­gu­ri­dad ha si­do tal que in­clu­so la Po­li­cía bel­ga les ha pues­to una es­col­ta per­ma­nen­te y a me­nu­do cus­to­dia la en­tra­da de las Am­bas­sa­dor Sui­tes.

To­dos los días a las 9.00 ho­ras, Puig­de­mont y sus ex con­se­je­ros tie­nen que in­for­mar a la Po­li­cía bel­ga de dón­de van a pa­sar las pró­xi­mas ho­ras con el fin de es­tar lo­ca­li­za­bles.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.