Trump hu­mi­lla a The­re­sa May al ri­di­cu­li­zar su po­lí­ti­ca an­ti­te­rro­ris­ta

El pre­si­den­te de EEUU quie­re re­le­var a su se­cre­ta­rio de Es­ta­do, Rex Ti­ller­son, por dis­cre­pan­cias

El Mundo - - PORTADA - PA­BLO PAR­DO WAS­HING­TON

Sin mar­gen pa­ra la de­mo­cra­cia, Do­nal Trump ha hu­mi­lla­do a su prin­ci­pal alia­da, The­re­sa May, al cri­ti­car su po­lí­ti­ca an­ti­te­rro­ris­ta.

May ta­cha de error el re­tuit a Bri­tain First, pe­ro no re­ti­ra a Trump la in­vi­ta­ción Pom­peo, di­rec­tor de la CIA, apun­ta co­mo re­em­pla­zo del je­fe de la di­plo­ma­cia

A Do­nald Trump, ya lo sa­be­mos, no le gus­ta de­ma­sia­do Mé­xi­co. Sin em­bar­go, su po­lí­ti­ca ex­te­rior si­gue al pie de la le­tra el mo­de­lo de Pan­cho Vi­lla: ca­da uno ha­ce la gue­rra por su cuen­ta y ries­go. Em­pe­zan­do, ob­via­men­te, por el pro­pio Trump.

El pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos –en 24 ho­ras fe­bri­les en la red so­cial Twitter– hu­mi­lló du­ran­te la jor­na­da de ayer pú­bli­ca­men­te al alia­do más só­li­do de su país en el mun­do, el Reino Uni­do, cu­yo Go­bierno lle­va des­de el pa­sa­do mes de enero tra­tan­do, con la au­da­cia que da la de­ses­pe­ra­ción, de es­tre­char las re­la­cio­nes con Es­ta­dos Uni­dos an­te el des­ca­rri­la­mien­to a cá­ma­ra len­ta en que se ha con­ver­ti­do su se­pa­ra­ción de la Unión Eu­ro­pea.

En­tre­tan­to, la Ca­sa Blan­ca ul­ti­ma­ba al cie­rre de es­ta edi­ción la sus­ti­tu­ción del se­cre­ta­rio de Es­ta­do, Rex Ti­ller­son, que ha lo­gra­do re­du­cir a es­com­bros la di­plo­ma­cia es­ta­dou­ni­den­se en ape­nas 11 me­ses en el car­go.

Pa­re­cía cues­tión de días o de se­ma­nas que Ti­ller­son sea re­em­pla­za­do por el di­rec­tor de la CIA, Mi­ke Pom­peo, con lo que Trump ni si­quie­ra de­ja­rá al se­cre­ta­rio de Es­ta­do, y ex con­se­je­ro de­le­ga­do de la pe­tro­le­ra Ex­xo­nMo­bil, cum­plir su sue­ño de per­ma­ne­cer 12 me­ses en el car­go.

A su vez, la CIA po­dría pa­sar a ser di­ri­gi­da por el se­na­dor Tom Cot­ton, un re­pu­bli­cano que se opo­ne al acuer­do nu­clear pac­ta­do en­tre la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal y el ré­gi­men ira­ní, que el pro­pio Do­nald Trump des­au­to­ri­zó ha­ce es­ca­sas se­ma­nas.

La sen­sa­ción de caos se re­afir­mó des­pués de que el pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se re­tui­tea­ra tres men­sa­jes an­ti­mu­sul­ma­nes –uno de ellos se pro­bó fal­so– del par­ti­do de sim­pa­tías neo­na­zis bri­tá­ni­co Bri­tan First.

La in­je­ren­cia en los asun­tos in­ter­nos de ese país pro­vo­có las que­jas de la pri­me­ra mi­nis­tra del Reino Uni­do, The­re­sa May, a lo que Trump res­pon­dió con otro tuit lan­za­do a las ocho de la tar­de de Was­hing­ton (las dos de la ma­dru­ga­da de Es­pa­ña), en el que lle­ga­ba a ad­ver­tir a la je­fa del Go­bierno de ese país: «No te fi­jes en mí, fí­ja­te en el des­truc­ti­vo Te­rro­ris­mo Is­lá­mi­co Ra­di­cal que es­tá den­tro del Reino Uni­do. ¡A no­so­tros nos va bien!». Evi­den­te­men­te, los 59 muer­tos en un con­cier­to en Las Ve­gas en oc­tu­bre, y los 27 que per­die­ron la vi­da en una igle­sia en Te­xas el pa­sa­do no­viem­bre no me­re­cen co­men­ta­rio por­que, co­mo siem­pre di­cen los de­fen­so­res de las ar­mas de fue­go en Es­ta­dos Uni­dos, «eso es al­go im­po­si­ble de evi­tar».

El tuit de Trump desató una olea­da de crí­ti­cas en Gran Bre­ta­ña. So­lo el mi­nis­tro de Ex­te­rio­res de Lon­dres, Bo­ris John­son, que as­pi­ra a echar a May, de­fen­dió a Trump en la ca­de­na de te­le­vi­sión con­ser­va­do­ra Fox News.

La pri­me­ra mi­nis­tra fue crí­ti­ca, pe­ro na­ve­gó en­tre dos aguas. Por un la­do, di­jo que «ten­go muy cla­ro que re­tui­tear lo de Bri­tain First fue un error».

Por otro, se ne­gó a re­ti­rar la in­vi­ta­ción a que Do­nald Trump vi­si­te el Reino Uni­do, un via­je pa­ra el que to­da­vía no se ha fi­ja­do fe­cha. Me­nos su­ti­les fue­ron los par­la­men­ta­rios bri­tá­ni­cos, que ayer de­di­ca­ron una lar­ga se­rie de epí­te­tos a Trump, en­tre ellos «des­ce­re­bra­do», «es­tú­pi­do», «ra­cis­ta», e «in­com­pe­ten­te». No pa­re­ce que eso va­ya a afec­tar a Trump. Pe­ro sí a May, que, an­te el de­te­rio­ro de su re­la­ción con sus so­cios eu­ro­peos, es­tá tra­tan­do de­ses­pe­ra­da­men­te de me­jo­rar los víncu­los con Es­ta­dos Uni­dos.

Y el pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano es­tá res­pon­dien­do a esa aper­tu­ra dán­do­le lec­cio­nes –y no con­do­len­cias– tras aten­ta­dos (co­mo su­ce­dió en sep­tiem­bre) y aho­ra re­tui­tean­do ví­deos fal­sos de un gru­púscu­lo de ul­tra­de­re­cha que tie­ne 500 afi­lia­dos.

En­tre­tan­to, el hom­bre que teó­ri­ca­men­te lle­va la di­plo­ma­cia de Es­ta­dos Uni­dos –aun­que en la prác­ti­ca, no tie­ne po­der– po­dría es­tar a pun­to de ha­cer las ma­le­tas. Rex Ti­ller­son, que di­ri­gía la pe­tro­le­ra Ex­xo­nMo­bil an­tes de acep­tar el car­go, ape­nas se habla con Trump, y pa­re­ce que la ho­ra de su ce­se se acer­ca, tras 10 me­ses al fren­te del De­par­ta­men­to de Es­ta­do que han si­do un desas­tre sin pa­lia­ti­vos.

«Es un ejem­plo de li­de­raz­go pé­si­mo. Cuan­do mi­ro a lo que Ti­ller­son es­tá ha­cien­do, me ha­ce pen­sar si de ver­dad en­con­trar pe­tró­leo se­rá tan di­fí­cil co­mo pen­sa­mos», ha de­cla­ra­do con iro­nía a EL MUN­DO el ex asis­ten­te del se­cre­ta­rio de Es­ta­do pa­ra América y ex em­ba­ja­dor en la Or­ga­ni­za­ción de Es­ta­dos Ame­ri­ca­nos (OEA) con Geor­ge W. Bush, Ro­ger No­rie­ga.

Ti­ller­son es­tá tan ocu­pa­do tra­tan­do de lle­var a ca­bo un re­cor­te del 30% del pre­su­pues­to del De­par­ta­men­to de Es­ta­do que ha lle­ga­do a pa­ra­li­zar co­sas tan bá­si­cas co­mo el sis­te­ma de pro­mo­cio­nes in­terno de ese or­ga­nis­mo.

«Ni si­quie­ra hay una per­so­na en­car­ga­da de coor­di­nar to­das las san­cio­nes eco­nó­mi­cas a ter­ce­ros paí­ses a ni­vel mun­dial, de mo­do que las que con­cier­nen, por ejem­plo, a la Ve­ne­zue­la de Nicolás Ma­du­ro se apli­can in­de­pen­dien­te­men­te de las de Co­rea del Nor­te», ex­pli­ca a es­te pe­rió­di­co Brett Bruen, di­rec­tor de Co­mu­ni­ca­cio­nes Es­tra­té­gi­cas del Con­se­jo de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal con Ba­rack Oba­ma y aho­ra má­xi­mo res­pon­sa­ble de la con­sul­to­ra Glo­bal Si­tua­tion Room.

Eso ha­ce que, sal­vo los di­plo­má­ti­cos, to­do el mun­do in­flu­ya en la di­plo­ma­cia es­ta­dou­ni­den­se. Has­ta que em­pe­zó a per­der po­der en la Ca­sa Blan­ca, ha­ce unas se­ma­nas, el yerno de Do­nald Trump, Ja­red Kush­ner, se en­car­ga­ba de lle­var la po­lí­ti­ca pa­ra Orien­te Pró­xi­mo.

La re­la­ción de Es­ta­dos Uni­dos con Cu­ba y Ve­ne­zue­la es­tá, se­gún No­rie­ga, «muy in­flui­da por Mar­co Ru­bio», el se­na­dor cu­bano-ame­ri­cano que com­pi­tió con­tra Trump por la no­mi­na­ción a la pre­si­den­cia en el año 2016. «Eso se de­be a que el De­par­ta­men­to de Es­ta­do no tie­ne, li­te­ral­men­te, ca­pa­ci­dad pa­ra lle­var­lo a ca­bo», de­cla­ra el an­ti­guo al­to car­go.

OLI­VIER DOULIERY / EFE

The­re­sa May, jun­to al pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se, Do­nald Trump, en el Des­pa­cho Oval.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.