Bru­se­las re­cha­za por se­gun­da vez en­viar el in­for­me so­bre el Po­pu­lar al Con­gre­so

Kö­nig re­cha­za por se­gun­da vez en­viar a la Cá­ma­ra el in­for­me que jus­ti­fi­có la re­so­lu­ción

El Mundo - - PORTADA - CÉSAR URRU­TIA MA­DRID

El nú­me­ro de pe­ti­cio­nes que caen so­bre la Jun­ta Úni­ca de Re­so­lu­ción (JUR) pa­ra que ce­da en su opa­ci­dad so­bre el fi­nal de Ban­co Po­pu­lar pue­de cre­cer, pe­ro el or­ga­nis­mo crea­do por la Unión Eu­ro­pea en Bru­se­las en 2014 pa­ra dar cuer­po a la pre­ven­ción de cri­sis ban­ca­rias no ce­de.

El Con­gre­so de los Dipu­tados lo ha com­pro­ba­do de pri­me­ra mano al re­ci­bir una car­ta de El­ke Kö­nig, pre­si­den­ta del or­ga­nis­mo, re­cha­zan­do, por se­gun­da vez, fa­ci­li­tar el in­for­me ela­bo­ra­do por la con­sul­to­ra De­loit­te que jus­ti­fi­có la in­ter­ven­ción. Di­cho in­for­me otor­ga­ba a Po­pu­lar una va­lo­ra­ción de en­tre -2.000 y -8.000 mi­llo­nes de euros y cons­ti­tu­ye una pie­za cla­ve en el ca­so. Cla­ve y ca­da vez más cues­tio­na­da a te­nor de la ne­ga­ti­va de la pro­pia Kö­nig a ha­cer­lo pú­bli­co.

«La JUR ha re­con­si­de­ra­do si la co­mi­sión de in­ves­ti­ga­ción pue­de te­ner ac­ce­so al in­for­me de eva­lua­ción y ha es­tu­dia­do los ar­gu­men­tos ex­pues­tos en su car­ta del 23 de oc­tu­bre. Sin em­bar­go, la­men­to in­for­mar­le de que di­cho in­for­me no pue­de ser re­ve­la­do», se­ña­la.

La car­ta re­mi­ti­da por Kö­nig a la que ha te­ni­do ac­ce­so EL MUN­DO lle­gó el pa­sa­do miércoles. En ella to­ma no­ta de la pe­ti­ción que el pa­sa­do 23 de oc­tu­bre hi­zo Ana Ora­mas, pre­si­den­ta de la co­mi­sión que in­ves­ti­ga en la Cá­ma­ra Ba­ja la cri­sis fi­nan­cie­ra, pa­ra que el or­ga­nis­mo eu­ro­peo re­con­si­de­ra­ra su ne­ga­ti­va a fa­ci­li­tar cual­quier in­for­ma­ción re­la­ti­va a la in­ter­ven­ción so­bre Ban­co Po­pu­lar el pa­sa­do 7 de ju­nio.

Ora­mas ex­pli­ca­ba que, da­do que la de­ci­sión de li­qui­dar el ban­co con car­go a ac­cio­nis­tas y acree­do­res ya ha­bía si­do to­ma­da, la obli­ga­ción de con­fi­den­cia­li­dad a la que es­tá su­je­ta el or­ga­nis­mo pa­ra ga­ran­ti­zar la es­ta­bi­li­dad del sis­te­ma fi­nan­cie­ro ya no es­tá vi­gen­te. Ade­más, la dipu­tada sub­ra­ya­ba el ca­rác­ter cons­ti­tu­cio­nal de la co­mi­sión y su le­gi­ti­mi­dad pa­ra re­ca­bar in­for­ma­ción.

«La JUR se es­fuer­za en ser lo más trans­pa­ren­te po­si­ble en lo re­la­ti­vo a Ban­co Po­pu­lar y no es por fal­ta de vo­lun­tad», se jus­ti­fi­ca. Sus ar­gu­men­tos pa­ra im­po­ner sus cri­te­rios y ce­rrar­se a cual­quier de­man­da de in­tere­ses in­di­vi­dua­les son, se­gún in­di­ca, «la pro­tec­ción de la es­ta­bi­li­dad fi­nan­cie­ra, la po­lí­ti­ca de re­so­lu­ción y la con­fi­den­cia­li­dad».

Aña­de, co­mo en la pri­me­ra ne­ga­ti­va al Con­gre­so, la ne­ce­si­dad de pro­te­ger «se­cre­tos de ne­go­cio» e in­tere­ses co­mer­cia­les de Ban­co Po­pu­lar y Ban­co San­tan­der, in­clu­so tras la re­so­lu­ción. Por úl­ti­mo, la pre­si­den­ta de la au­to­ri­dad eu­ro­pea de re­so­lu­ción ban­ca­ria mi­ra por el bien de su pro­pio or­ga­nis­mo. In­sis­te en los «ries­gos po­ten­cia­les» que el co­no­ci­mien­to del in­for­me de De­loit­te pue­de ge­ne­rar y des­ta­ca que ese efec­to po­dría al­can­zar a la pro­pia JUR, «com­pro­me­tien­do su la­bor en el fu­tu­ro».

Se da la cir­cuns­tan­cia de que la car­ta es­tá fir­ma­da el 28 de no­viem­bre, en vís­pe­ras de que el Pa­nel de Ape­la­cio­nes de la JUR, ór­gano de ga­ran­tías in­terno, pi­dió a Kö­nig que re­con­si­de­ra­ra man­te­ner la con­fi­den­cia­li­dad so­bre el 100% de la in­for­ma­ción re­la­ti­va a su de­ci­sión en el ca­so Po­pu­lar.

No obs­tan­te, la pri­me­ra re­so­lu­ción aco­me­ti­da por la UE con las nue­vas he­rra­mien­tas de la Unión Ban­ca­ria pa­ra pre­ve­nir el de­vas­ta­dor efec­to de la cri­sis fi­nan­cie­ra de 2007, ya es­tá po­nien­do en cues­tión al or­ga­nis­mo que la ha ges­tio­na­do. Al ser in­ter­ve­ni­do en 24 ho­ras y ven­di­do por un eu­ro a Ban­co San­tan­der se evi­tó el mal ma­yor, que era tras­pa­sar el cos­te de la quie­bra a los con­tri­bu­yen­tes co­mo su­ce­dió con las ca­jas de aho­rros. Pe­ro más de 300.000 ac­cio­nis­tas y bo­nis­tas per­die­ron to­do su ca­pi­tal sin ha­ber re­ci­bi­do has­ta aho­ra nin­gu­na ex­pli­ca­ción for­mal des­de Bru­se­las.

En es­te sen­ti­do, la ne­ga­ti­va de la pro­pia Kö­nig a ce­der an­te cual­quier de­man­da de in­for­ma­ción ha si­do cues­tio­na­da ac­ti­va­men­te por los afec­ta­dos an­te los tri­bu­na­les, por el Con­gre­so de los Dipu­tados, por el co­mi­té de ga­ran­tías de la JUR y por el or­ga­nis­mo que eje­cu­tó sus ór­de­nes, el Fon­do de Re­es­truc­tu­ra­ción Or­de­na­da Ban­ca­ria (Frob). Jai­me Pon­ce, pre­si­den­te de es­te or­ga­nis­mo, ma­ni­fes­tó en el Con­gre­so su opi­nión fa­vo­ra­ble a pu­bli­car el in­for­me de De­loit­te.

Kö­nig acu­di­rá a la co­mi­sión de in­ves­ti­ga­ción del Con­gre­so el pró­xi­mo 11 de di­ciem­bre. Ha im­pues­to co­mo con­di­ción que Pon­ce la acom­pa­ñe en la de­cla­ra­ción, aun­que sin ser in­te­rro­ga­do. Si la fun­cio­na­ria ale­ma­na to­mó la de­ci­sión de in­ter­ve­nir, Pon­ce fue el en­car­ga­do de eje­cu­tar el plan.

Kö­nig se en­con­tra­rá un am­bien­te po­co com­pren­si­vo con su si­len­cio. En­tre las con­tra­dic­cio­nes que en­cuen­tran los dipu­tados a la opa­ci­dad del or­ga­nis­mo des­ta­ca el he­cho de que la pro­pia pre­si­den­ta de la JUR rom­pió es­te prin­ci­pio de con­fi­den­cia­li­dad en fa­vor de la es­ta­bi­li­dad fi­nan­cie­ra al re­ve­lar pú­bli­ca­men­te a Reuters el 23 y el 31 de ma­yo que Po­pu­lar es­ta­ba ba­jo vi­gi­lan­cia con vis­tas a una in­ter­ven­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.