Ice­ta Fe­rru­so­la

El Mundo - - OPINIÓN -

MI­QUEL Ice­ta era el es­la­bón per­di­do de la ban­da de Alí Pu­jol. Ayer lo en­con­tra­mos. Su ar­tícu­lo en EL MUN­DO es, sen­ci­lla­men­te, el Pro­gra­ma Má­xi­mo de Con­ver­gen­cia, So­cio­ver­gen­cia o el Im­pe­ri del Tres­per­cent. Si el Go­bierno bus­ca­ba un Pu­jol, ahí lo tie­nen: pa­ra Jor­di de los Jor­dis, el del PSC. Ni la Es­que­rra se ha atre­vi­do a pre­sen­tar una pro­pues­ta tan des­ca­ra­da de Es­ta­do Pa­rá­si­to co­mo la de la Ca­ta­lun­ya Gran o Paï­sos Ar­chi­ca­ta­lans que Ice­ta quie­re que pa­gue­mos to­dos los es­pa­ño­les con el Cu­po­nás Po­li­cial. Por­que lo que de­fien­de es­te na­cio­nal-so­cia­lis­mo o so­cial­na­cio­na­lis­mo es una Ha­cien­da pro­pia y una Agen­cia Tri­bu­ta­ria con­ver­ti­da en Po­li­cía po­lí­ti­ca pa­ra am­nis­tiar la gi­gan­tes­ca co­rrup­ción de Pu­jol y los Tri­par­ti­tos y per­se­guir a ins­pec­cio­na­zo lim­pio a los que se apar­ten del ca­rril se­pa­ra­ta.

Gra­cias al Cu­po­nás, que es el Cu­po­na­zo vas­co pe­ro a lo bes­tia, Es­pa­ña se­ría pa­ra Ca­ta­lu­ña enemi­go ín­ti­mo, mer­ca­do cau­ti­vo y hu­cha de pen­sio­nes. El ne­go­cio es re­don­do: se fo­rran a cos­ta de la Es­pa­ña que sa­quean y ade­más la amor­da­zan po­lí­ti­ca­men­te con una «re­for­ma fe­de­ral cons­ti­tu­cio­nal», que con­sis­te en que ellos ha­cen la re­for­ma y no­so­tros nos que­da­mos sin Cons­ti­tu­ción. El gol­pe de Es­ta­do con­ti­núa. Co­mo al con­ta­do no lo han po­di­do pa­gar, de­be­mos pa­gar­lo los gol­pea­dos en có­mo­dos pla­zos. Si ser

«Se fo­rran a cos­ta de la Es­pa­ña que sa­quean y la amor­da­zan po­lí­ti­ca­men­te con una ‘re­for­ma fe­de­ral cons­ti­tu­cio­nal’»

so­cia­lis­ta con­sis­te en que «lo mío es mío y lo tu­yo tam­bién», no ca­be du­da de que Ice­ta es el ejem­plo, oblon­go y elíp­ti­co, del so­cia­lis­mo per­fec­to.

La iz­quier­da, que na­ció pa­ra de­fen­der la igual­dad, es hoy en Es­pa­ña, sin que la de­re­cha lo im­pi­da y an­te la na­ción es­tu­pe­fac­ta, la de­fen­so­ra acé­rri­ma de la peor de­sigual­dad. El blin­da­je «fe­de­ral» de los pri­vi­le­gios de la aris­to­cra­cia au­to­nó­mi­ca es el ha­cha pa­ra de­ca­pi­tar la so­be­ra­nía del pue­blo es­pa­ñol, que co­mo en Pe­kín, ha de pa­gar la ba­la que lo ma­ta. Las in­fra­es­truc­tu­ras que fi­nan­cia­mos to­dos los es­pa­ño­les, in­clui­do el fla­man­te AVE a Fran­cia mien­tras Can­franc si­gue ce­rra­do, su­yas se­rán. El di­ne­ral que nos de­ben y de­rro­chan en em­ba­ja­das, pe­se­bre­cra­cia y te­le­colps pa­ra mar­gi­nar a me­dia Ca­ta­lu­ña, pre­di­car el odio a Es­pa­ña e im­plan­tar los Paï­sos Ca­ta­lans, su­yo tam­bién. En el Festival de la Qui­ta de la Deu­da, con le­tra de Ice­ta y mú­si­ca de Fe­rru­so­la, can­ta el co­ro ro­jo po­de­mi­ta: «¡Es el sin­pa de Es­ta­do,/ es la quie­bra fi­nal!/ ¡Que vi­va el des­faaal­co/ pluu­ri­naa­cio­nal!».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.