Una de­fi­ni­ción de li­ber­tad

El Mundo - - OPINIÓN - POR AN­TO­NIO LU­CAS

EN AL­GU­NOS mo­men­tos de lec­tu­ra se ac­ti­va de ma­ne­ra in­cal­cu­la­ble un in­ten­so sen­ti­do de li­ber­tad. No su­ce­de con to­dos los li­bros, pe­ro sí con unos cuan­tos que que­da­rán fi­ja­dos en la mu­co­sa de tu me­mo­ria co­mo al­gu­nas ini­cia­les se man­tie­nen gra­ba­das en la cor­te­za de un ha­ya. Por den­tro de un pu­ña­do de li­bros bien es­co­gi­dos hay al­go más que ha­llaz­gos. Di­ría que dis­pen­san las ra­zo­nes de una fe­li­ci­dad sin pea­jes que só­lo se con­quis­ta de igual mo­do cuan­do go­zas al­gu­nos via­jes, ges­tos o pa­la­bras jun­to a al­guien.

Es­tos días su­ce­de en Gua­da­la­ja­ra (Mé­xi­co) una fe­ria in­abar­ca­ble de li­bros. La FIL. Allí en­cuen­tras tí­tu­los, au­to­res, li­bre­ros, lec­to­res en un flu­jo in­ce­san­te que tie­ne su cue­va per­fec­ta en el bos­que del pa­pel. Sí, del pa­pel. Al­gu­nos de esos tí­tu­los, au­to­res, li­bre­tos y lec­to­res acu­ñan no­ve­las, poe­mas, en­sa­yos, tex­tos dis­per­sos y ar­te­fac­tos ver­ba­les que po­drían ser un vér­ti­ce más del pla­cer. Igual que se habla del su­fri­mien­to. Igual que se ha­ce con el asom­bro. Pe­ro su­ce­de con los li­bros co­mo con las emo­cio­nes fe­ro­ces: se habla de ellos así cuan­do ya nos do­mi­nan. Y es her­mo­so el cau­ti­ve­rio. El do­lor, por ejem­plo, no nos en­se­ña na­da so­bre sus cau­sas, pe­ro cuan­do lo lee­mos en la ex­pe­rien­cia de otros des­cu­bri­mos que en el fon­do de to­da ín­ti­ma im­po­ten­cia exis­te un sen­ti­mien­to de tran­qui­li­dad por­que an­tes al­guien sin­tió lo mis­mo y co­rrió a es­cri­bir­lo. Pre­fe­ri­ble­men­te, bien es­cri­to. A ve­ces es la ex­pe­rien­cia na­rra­da de los otros la que con­fie­re a nues­tras sos­pe­chas o cer­te­zas una es­pe­cie de reali­dad. Es­to lo di­jo me­jor que mu­chos Mar­gue­ri­te Your­ce­nar.

La FIL de Gua­da­la­ja­ra (Mé­xi­co) es un ne­go­cio, cla­ro. Y un mer­ca­do de va­ni­da­des, por qué no. Pe­ro to­do da vuel­tas al­re­de­dor de al­go ex­tra­or­di­na­rio: una tecnología ele­men­tal que da so­por­te a al­go ex­tra­or­di­na­rio. Na­da nos acer­ca tan­to a los de­más co­mo go­zar o ex­plo­rar en­tu­sias­mos y mie­dos jun­tos. Es de­cir, lo que ofre­ce un li­bro. Di­ga­mos que en­tre to­das las fe­rias de los mil ca­cha­rros que pro­du­ce el mun­do, es­ta que di­go tie­ne mu­cho de fies­ta arre­ba­ta­da. Cuan­do lees re­co­no­ces co­sas de ti mis­mo. Tam­bién que se pue­de ser fe­liz sin de­jar de es­tar tris­te. Tam­bién que la li­te­ra­tu­ra per­mi­te ca­mi­nar con me­nos es­tor­bos en el al­ma. No sé. Yo creo que sí.

Y a eso, qui­zá, se le pue­de lla­mar (ade­más) li­ber­tad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.