El ex ase­sor de Se­gu­ri­dad de Trump con­fie­sa y le po­ne con­tra las cuer­das

Mi­chael Flynn se de­cla­ra culpable de men­tir al FBI so­bre la tra­ma ru­sa

El Mundo - - PORTADA - POR PA­BLO PARDO

La impu­tación de un miem­bro del Ga­bi­ne­te es­tre­cha el cer­co al yerno del pre­si­den­te

La impu­tación por pri­me­ra vez de un miem­bro del Ga­bi­ne­te es­tre­cha el cer­co so­bre el pre­si­den­te y so­bre su yerno

La Ca­sa Blan­ca sus­pen­dió ayer al me­dio­día sin dar ex­pli­ca­cio­nes el en­cuen­tro que el siem­pre lo­cuaz Do­nald Trump te­nía pre­vis­to con la pren­sa, con motivo de la vi­si­ta ofi­cial a EEUU del pri­mer mi­nis­tro li­bio, Fa­yez al-Sa­rraj.

Fue una de­ci­sión inusual en un pre­si­den­te que gus­ta de en­fren­tar­se con lo que él lla­ma «la gen­te más des­ho­nes­ta de Es­ta­dos Uni­dos», o sea, la pren­sa, y que ado­ra es­tar en la te­le­vi­sión. Más aún cuan­do Trump ha­bía es­ta­do tui­tean­do el jue­ves por la no­che con­tra la de­ci­sión de un ju­ra­do de San Fran­cis­co de de­cla­rar inocen­te de ho­mi­ci­dio a un in­mi­gran­te ile­gal, y con el Se­na­do a pun­to de apro­bar una ma­si­va ba­ja­da de im­pues­tos pa­ra las em­pre­sas y los con­tri­bu­yen­tes más ri­cos, que es una de las ban­de­ras del je­fe del Es­ta­do y del Go­bierno de EEUU.

El ines­pe­ra­do si­len­cio de Trump se de­bía a al­go que ha­bía su­ce­di­do a las 10:30 de la ma­ña­na en el Juz­ga­do de Washington, un edi­fi­cio co­mo a me­dia ho­ra an­dan­do a buen pa­so de la Ca­sa Blan­ca, jun­to a la es­ta­ción de tren de Washington, el Con­gre­so, y el mu­seo de ar­te Na­tio­nal Ga­llery. Allí, fren­te al juez Ru­dolph Con­tre­ras, el ex con­se­je­ro de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal con Trump Mi­chael Flynn se de­cla­ró culpable de «ha­ber da­do, de for­ma vo­lun­ta­ria y cons­cien­te […], tes­ti­mo­nios fal­sos, fic­ti­cios, y frau­du­len­tos» so­bre sus con­ver­sa­cio­nes con el en­ton­ces em­ba­ja­dor ru­so en EEUU, Ser­gei Kisl­yak, en di­ciem­bre pa­sa­do.

Po­cas ho­ras más tar­de, Flynn –uno de los co­la­bo­ra­do­res más pró­xi­mos de Do­nald Trump, que in­clu­so lle­gó a so­pe­sar que fue­ra su vi­ce­pre­si­den­te–, de­cla­ra­ba que va a co­la­bo­rar con el fis­cal es­pe­cial que in­ves­ti­ga la tra­ma ru­sa, Ro­bert Mue­ller. Es el úl­ti­mo pa­so en la caí­da en des­gra­cia de Flynn, que en la Con­ven­ción Re­pu­bli­ca­na de 2016 di­ri­gió los cán­ti­cos de la mul­ti­tud que gri­ta­ba: «¡Que la en­cie­rren!» con­tra Hi­llary Clin­ton. Aho­ra, es él quien pue­de ser en­ce­rra­do. Cin­co años por men­tir al FBI. O de por vi­da por trai­ción. Un triste fi­nal pa­ra Flynn, que fue con­se­je­ro de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal du­ran­te tres se­ma­nas has­ta que tu­vo que di­mi­tir el 13 de fe­bre­ro cuan­do The Washington Post des­ve­ló sus con­ver­sa­cio­nes con Kisl­yak.

Pe­ro, aho­ra, Flynn po­ne en el pun­to de mi­ra al equi­po de Trump y, de ma­ne­ra muy es­pe­cial, a su yerno y

mano de­re­cha, Ja­red Kush­ner. La ra­zón es que, en su de­cla­ra­ción an­te el juez Con­tre­ras, que es­tá dis­po­ni­ble en in­ter­net, el te­nien­te ge­ne­ral afir­ma que, du­ran­te su con­ver­sa­cion con Kils­yak, es­tu­vo en to­do mo­men­to en con­tac­to con un «al­to car­go del equi­po de tran­si­ción de Mar-a-La­go», es de­cir, de al­gu­na per­so­na res­pon­sa­ble del tras­pa­so de po­de­res del en­ton­ces pre­si­den­te, Ba­rack Oba­ma, al ga­na­dor de las elecciones. Se­gún la agen­cia de no­ti­cias Bloom­berg, esa per­so­na es Ja­red Kush­ner, yerno del pre­si­den­te.

Las con­ver­sa­cio­nes de Flynn con Kisl­yak, ade­más, tie­nen un do­ble sig­ni­fi­ca­do, por­que po­drían su­po­ner trai­ción, al­go que el ex ase­sor de Trump nie­ga. La ra­zón es que Flynn lla­mó a Kisl­yak pa­ra pe­dir­le que Mos­cú no to­ma­ra re­pre­sa­lias tras las du­ras san­cio­nes que el Go­bierno de Ba­rack Oba­ma ha­bía im­pues­to a Ru­sia ese mis­mo día por su in­ter­fe­ren­cia en fa­vor de Do­nald Trump en las elecciones. Se­gún la de­cla­ra­ción de Kush­ner, «los miem­bros del equi­po de tran­si­ción en Mar-a-La­go no que­rían que la cri­sis es­ca­la­ra», de­bi­do «al im­pac­to po­ten­cial de las san­cio­nes en la po­lí­ti­ca ex­te­rior del fu­tu­ro Go­bierno» de Do­nald Trump.

Oba­ma im­pu­so las san­cio­nes el 28 de di­ciem­bre, y ese mis­mo día Kisl­yak lla­mó a Flynn. El 29, Flynn lla­mó al «al­to car­go» del equi­po de tran­si­ción, e in­me­dia­ta­men­te des­pués te­le­fo­neó a Kisl­yak pa­ra pe­dir­le que Mos­cú no im­pu­sie­ra san­cio­nes co­mo res­pues­ta a las de Oba­ma. El 30 de di­ciem­bre, el pre­si­den­te ru­so, Vla­di­mir Pu­tin, de­cla­ra­ba en un co­mu­ni­ca­do que no iba a adop­tar nin­gu­na re­pre­sa­lia, e in­clu­so in­vi­ta­ba a los hi­jos de los di­plo­má­ti­cos es­ta­dou­ni­den­ses en Mos­cú a una fies­ta de Na­vi­dad en el Krem­lin.

Lo más in­creí­ble de to­do es que Kisl­yak y Flynn –que a fin de cuen­tas, es te­nien­te ge­ne­ral de las Fuerzas Es­pe­cia­les, y di­ri­gió la DIA – man­tu­vie­ran esos con­tac­tos por me­dio de un te­lé­fono mó­vil, sin te­ner en cuen­ta que to­das las con­ver­sa­cio­nes de los di­plo­má­ti­cos ex­tran­je­ros en EEUU son es­pia­das por la NSA, la agen­cia de es­pio­na­je elec­tró­ni­co del Go­bierno de EEUU.

Así pues, Flynn es­ta­ba, en coor­di­na­ción con el «al­to car­go» del equi­po de tran­si­ción de Trump, lle­van­do a ca­bo una di­plo­ma­cia pa­ra­le­la, lo que en EEUU es, tam­bién, un de­li­to. Por­que en ese país no exis­te, ade­más, la fi­gu­ra de «pre­si­den­te en fun­cio­nes». Por más que Trump se em­pe­ñó en dar la im­pre­sión de que Oba­ma no te­nía po­der, la Cons­ti­tu­ción es­ta­dou­ni­den­se es muy cla­ra. El pre­si­den­te tie­ne to­das sus pre­rro­ga­ti­vas has­ta el mo­men­to en el que su­ce­sor ju­ra el car­go. No hay in­ter­regno.

Se­gún in­for­ma­ba la ca­de­na de te­le­vi­sión es­ta­dou­ni­den­se ABC, eso sig­ni­fi­ca­ba que Flynn es­ta­ba dis­pues­to a pres­tar tes­ti­mo­nio di­rec­ta­men­te con­tra Do­nald Trump. Ése era un ex­tre­mo no ha­bía si­do confirmado. Tam­po­co se sa­bía qué ha­bía im­pul­sa­do a Flynn a de­cla­rar­se culpable de men­tir al FBI. Se­gún la agen­cia de no­ti­cias Bloom­berg, la prin­ci­pal mo­ti­va­ción de Flynn, era pro­te­ger a su hi­jo, Mi­chael ju­nior, que tam­bién es­tá sien­do in­ves­ti­ga­do por Mue­ller.

CHIP SOMODEVILLA / AFP

El ex ase­sor de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal de Trump, Mi­chael Flynn, lle­ga ayer al tri­bu­nal de Washington don­de se de­cla­ró culpable de men­tir al FBI so­bre el Ru­sia­ga­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.