La juez no apli­ca la ‘doc­tri­na Botín’ y sien­ta en el ban­qui­llo al PP

La juez re­cha­za apli­car la ‘doc­tri­na Botín’ a la des­truc­ción de los or­de­na­do­res de Bár­ce­nas

El Mundo - - PORTADA - MA­NUEL MARRACO

La juez que in­ves­ti­ga la des­truc­ción de los or­de­na­do­res de Luis Bár­ce­nas ha re­cha­za­do la pe­ti­ción del Par­ti­do Po­pu­lar de apli­car la doc­tri­na Botín y, en con­se­cuen­cia, ar­chi­var la cau­sa. Muy al con­tra­rio, lo que ha he­cho la ma­gis­tra­da Ro­sa Ma­ría Frei­re es dic­tar el au­to de aper­tu­ra de jui­cio oral que man­da de­fi­ni­ti­va­men­te al PP al ban­qui­llo.

El par­ti­do ten­drá aún la opor­tu­ni­dad de que ese jui­cio se in­te­rrum­pa el pri­mer día, cuan­do vuel­va a so­li­ci­tar al ma­gis­tra­do que ce­le­bre la vis­ta oral la apli­ca­ción de la doc­tri­na Botín.

Con­for­me a esa doc­tri­na, las acu­sa­cio­nes po­pu­la­res no pue­den ac­tuar por sí so­las cuan­do no lo ha­cen ni el fis­cal ni la acu­sa­ción par­ti­cu­lar. En es­te ca­so, ha­ce un año Bár­ce­nas desis­tió de se­guir acu­san­do al PP por des­truir dos dis­cos du­ros que su­pues­ta­men­te con­te­nían in­for­ma­ción so­bre la con­ta­bi­li­dad b del par­ti­do. Esa de­ci­sión abría la puer­ta al ar­chi­vo de la cau­sa, que de mo­men­to si­gue sin ma­te­ria­li­zar­se.

El au­to de la juez per­mi­te se­guir ade­lan­te con la acu­sa­ción al PP por un de­li­to de da­ños in­for­má­ti­cos. Es la pri­me­ra vez que un par­ti­do va al ban­qui­llo co­mo acu­sa­do di­rec­to y no só­lo res­pon­sa­ble ci­vil.

De la mis­ma for­ma se si­gue ade­lan­te con las acu­sa­cio­nes por da­ños in­for­má­ti­cos y por en­cu­bri­mien­to con­tra la te­so­re­ra del PP, Car­men Na­va­rro; el res­pon­sa­ble ju­rí­di­co del par­ti­do, Al­ber­to Du­rán; y el je­fe de in­for­má­ti­ca, Jo­sé Ma­nuel Mo­reno.

Aun­que afir­ma que no le co­rres­pon­de a ella pro­nun­ciar­se so­bre la doc­tri­na Botín, la juez sí re­fle­ja sus du­das de que pue­da apli­car­se al ca­so. A su jui­cio, no es­tá cla­ro que el de­li­to de da­ños in­for­má­ti­cos sea un de­li­to es­tric­ta­men­te pri­va­do en el que Bár­ce­nas ha­ya si­do la úni­ca víc­ti­ma.

Exis­te otra doc­tri­na, la lla­ma­da doc­tri­na Atut­xa, que sí per­mi­te ac­tuar en so­li­ta­rio a las acu­sa­cio­nes po­pu­la­res cuan­do se tra­te de de­li­tos sin víc­ti­mas con­cre­tas que afec­ten a in­tere­ses pú­bli­cos.

Se­gún la juez, en es­te ca­so exis­te una «ín­ti­ma co­ne­xión en­tre los de­li­tos ob­je­to de acu­sa­ción, los da­ños in­for­má­ti­cos y el en­cu­bri­mien­to [...]. Ello im­pi­de apre­ciar en es­te mo­men­to pro­ce­sal la con­si­de­ra­ción de la na­tu­ra­le­za es­tric­ta­men­te pri­va­da del de­li­to de da­ños in­for­má­ti­cos, y la con­si­guien­te apli­ca­ción de la co­no­ci­da doc­tri­na Botín».

El de­li­to de en­cu­bri­mien­to sí se pue­de per­se­guir por acu­sa­cio­nes po­pu­la­res, ya que no es un de­li­to pri­va­do. Pe­ro el PP no pue­de ser acu­sa­do de ello por­que el en­cu­bri­mien­to no es­tá en la lista ce­rra­da de de­li­tos que pue­den co­me­ter las per­so­nas ju­rí­di­cas. En prin­ci­pio, la apli­ca­ción de la doc­tri­na Botín eli­mi­na­ría el de­li­to de da­ños, pe­ro se man­ten­dría la acu­sa­ción de en­cu­bri­mien­to con­tra los tres car­gos del PP. El par­ti­do, sin em­bar­go, ale­ga que la vin­cu­la­ción en­tre am­bos es tal que la des­apa­ri­ción del pri­mer de­li­to de­be­ría aca­rrear la del se­gun­do. Es de­cir, que ha­bría que ar­chi­var com­ple­ta­men­te la cau­sa.

«Del mis­mo mo­do, pro­ce­de dic­tar el so­bre­sei­mien­to y ar­chi­vo de la cau­sa res­pec­to del de­li­to de en­cu­bri­mien­to, to­da vez que di­cho de­li­to se ha­bría co­me­ti­do, su­pues­ta­men­te, a tra­vés de la pre­sun­ta co­mi­sión de un de­li­to de da­ños in­for­má­ti­cos», sos­tie­ne el par­ti­do en su es­cri­to a la juez del ca­so.

Iz­quier­da Uni­da y otras acu­sa­cio­nes po­pu­la­res se opo­nen a la te­sis de que los da­ños in­for­má­ti­cos sean un asun­to es­tric­ta­men­te pri­va­do, y así se lo plan­tea­rán al juez de lo pe­nal que ce­le­bra­rá el jui­cio. Se­gún el abo­ga­do de IU, Juan Mo­reno, la des­truc­ción de los dis­cos du­ros «tras­cien­de el da­ño cau­sa­do a Bár­ce­nas».

En esa lí­nea, la pro­pia juez men­cio­na en su au­to de hoy una afir­ma­ción pre­via de la Au­dien­cia de Ma­drid: «Se im­pi­dió con el bo­rra­do de los da­tos la rea­li­za­ción de una di­li­gen­cia con­si­de­ra­da re­le­van­te en una cau­sa cri­mi­nal de in­du­da­ble trans­cen­den­cia». Los ma­gis­tra­dos se re­fi­rie­ron así a la in­ves­ti­ga­ción de la ca­ja b pues­ta en mar­cha por la Au­dien­cia Na­cio­nal. Cuan­do el juez Pa­blo Ruz pi­dió al PP que le en­tre­ga­se los or­de­na­do­res de Bár­ce­nas, los dis­cos du­ros ya ha­bían si­do des­trui­dos.

Cuan­do se sien­te en el ban­qui­llo, el PP ten­drá en­fren­te un es­cri­to de acu­sa­ción en el que Iz­quier­da Uni­da pi­de cua­tro años y me­dio de pri­sión pa­ra los tres car­gos del par­ti­do. En cuan­to al pro­pio PP, pi­de que se le im­pon­ga una mul­ta to­tal de 10,8 mi­llo­nes de eu­ros.

El par­ti­do to­da­vía pue­de re­cla­mar el ar­chi­vo de la cau­sa en el pri­mer día de jui­cio Sos­tie­ne que el cie­rre es obli­ga­do al no acu­sar ni el fis­cal ni el ex te­so­re­ro

JA­VIER BARBANCHO

El ex te­so­re­ro del PP Luis Bár­ce­nas, el día de su com­pa­re­cen­cia an­te la Co­mi­sión de Jus­ti­cia del Con­gre­so, el pa­sa­do mes de ju­nio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.