«Mi pa­dre no nos hu­bie­ra ocul­ta­do que te­nía otra hi­ja »

La hi­ja de Ma­no­lo Es­co­bar se mues­tra “tran­qui­la” an­te la de­man­da de pa­ter­ni­dad in­ter­pues­ta por una mu­jer de Gi­jón con­tra el can­tan­te. Fa­mi­lia y ami­gos creen que se tra­ta de una in­ven­ción. “Era un hom­bre ho­nes­to”.

El Mundo - - PORTADA - POR NIE­VES HE­RRE­RO @nie­ves­he­rre­ro_

VA­NES­SA ES­CO­BAR ES­TÁ tran­qui­la. Vie­ne arras­tran­do la his­to­ria de la gi­jo­ne­sa Ma­ría Eva Gar­cía des­de que mu­rió su pa­dre, ha­ce ya cua­tro años. No le qui­ta el sue­ño sino tiem­po que no tie­ne. Aho­ra la ma­gis­tra­da ti­tu­lar del Juz­ga­do de Ins­truc­ción y Pri­me­ra Ins­tan­cia de Vi­lla­vi­cio­sa ha de­cre­ta­do aper­tu­ra de in­ves­ti­ga­cio­nes ju­di­cia­les so­bre la re­cla­ma­ción de pa­ter­ni­dad de Ma­ría Eva Gar­cía, des­pués de ad­mi­tir a trá­mi­te su de­nun­cia.

La hi­ja de Ma­no­lo Es­co­bar ha te­ni­do que con­tra­tar a un abo­ga­do pa­ra que de­fien­da sus in­tere­ses an­te es­ta de­man­da que no se es­pe­ra­ba, pe­ro in­sis­te: “Es­toy muy tran­qui­la. To­do es men­ti­ra”. Fue ha­ce cua­tro años cuan­do es­ta his­to­ria es­ta­lló por pri­me­ra vez y en­ton­ces Va­nes­sa me di­jo: “En el hi­po­té­ti­co ca­so de que mi pa­dre hu­bie­ra te­ni­do una hi­ja, no nos lo hu­bie­ra ocul­ta­do ja­más. Le co­no­cía­mos muy bien. Era una gran per­so­na y un hom­bre ho­nes­to”. Me di­ce Va­nes­sa que re­pro­duz­ca aque­llas pa­la­bras por­que las vol­ve­ría a pro­nun­ciar hoy una y otra vez. En aquel mo­men­to, tam­po­co en­ten­día la ra­zón por la que es­pe­ró Ma­ría Eva a que mu­rie­ra su pa­dre pa­ra sa­car es­te te­ma. “Ha­ber es­ta­do más de 50 años ca­lla­da es, al me­nos, sos­pe­cho­so”.

Se­gún la ver­sión de la de­man­dan­te, su ma­dre man­tu­vo du­ran­te seis años una re­la­ción con el po­pu­lar ar­tis­ta y ella na­ció el 26 de no­viem­bre de 1960. Jus­to un año des­pués de la bo­da de Ma­no­lo Es­co­bar con Ani­ta Marx, el 10 de di­ciem­bre de 1959, en la Igle­sia de San Mi­chael de Co­lo­nia (Ale­ma­nia). “Mi ma­dre, has­ta que na­cí yo 18 años des­pués, no se se­pa­ra­ba ni un se­gun­do de mi pa­dre. Era su som­bra” (res­ca­to de nue­vo las pa­la­bras de Va­nes­sa por­que tie­nen re­le­van­cia). Ani­ta iba siem­pre pe­ga­da a su ma­ri­do a to­das las ciu­da­des en las que ac­tua­ba.

“JA­MÁS VIO A ESA SE­ÑO­RA”

Ga­briel, su ahi­ja­do y so­brino, ha es­ta­do jun­to a su tío to­da la vi­da. “Des­de los tres años pa­sa­ba mu­cho tiem­po con él”. To­dos los que lle­va­mos años en el mun­do del pe­rio­dis­mo sa­be­mos que era sus ma­nos y sus pies. Es­tu­vo in­clu­so en la vi­da de Ma­no­lo an­tes de que lle­ga­ra al mun­do Va­nes­sa y “ja­más” vio a esa se­ño­ra. Jus­to an­tes de via­jar a Mé­xi­co es­te sá­ba­do, con­fie­sa que “aun­que di­ga la de­man­dan­te que tie­ne fo­tos in­clu­so en Be­ni­dorm, no me pa­re­cen una prue­ba que acre­di­te na­da”, in­sis­te. “Mi pa­drino se ha­cía fo­tos con to­do el que se lo pe­día. Re­cuer­do es­tar en su pis­ci­na en Be­ni­dorm y ver en­trar a gru­pos de gen­te pi­dién­do­le fo­tos. Es­to ha si­do así siem­pre y él no se ne­ga­ba”. Ga­briel ase­gu­ra que es­ta his­to­ria es in­ven­ta­da.

—Mi tío te­nía fans que se ha­cían fo­tos con él ca­da año. Yo les lle­ga­ba a in­cre­par di­cien­do que ya te­nían re­pe­ti­da la mis­ma fo­to, pe­ro con­tes­ta­ban que “la de ese año, no”. To­do es­to no tie­ne ni pies ni ca­be­za.

Ase­gu­ra Ga­briel que hay per­so­nas que, de ha­ber apa­re­ci­do va­rios años se­gui­dos, “sa­bría quié­nes eran”. Ga­briel fue su bas­tón, sus ojos y sus ma­nos. Pre­ci­sa­men­te su so­brino lo te­nía en­tre sus bra­zos cuan­do se fue pa­ra siem­pre. “Al­gu­nos ros­tros se re­pe­tían y aca­ba­bas co­no­cién­do­los. Lau­ra del Sol coin­ci­dió un año con la fa­mi­lia Es­co­bar, por ejem­plo, pe­ro eso que di­ce esa se­ño­ra de que pa­sa­ba lar­gas tem­po­ra­das en la ca­sa es com­ple­ta­men­te fal­so y po­co creí­ble”.

Ga­briel es hi­jo del her­mano de Ma­no­lo que lle­va­ba su mis­mo nom­bre. Mu­rió ha­ce tiem­po. Los úni­cos her­ma­nos que vi­ven son Se­ra­fín, el pe­núl­ti­mo, y Ani­ta, la úl­ti­ma. Si la juez si­gue ade­lan­te se­rán los que ten­drán que ha­cer­se la prue­ba de ADN. “Mis po­bres tíos se ha­rán la prue­ba si se lo pi­den. Es­pe­ro que fi­nal­men­te no ten­gan que rea­li­zar­la”.

En mis úl­ti­mas con­ver­sa­cio­nes con Ma­no­lo Es­co­bar me ha­bló de su bo­da de au­tén­ti­co fle­cha­zo. Él no sa­bía ale­mán y ella no sa­bía es­pa­ñol, pe­ro ha­bía quí­mi­ca y a los tres me­ses se da­ban el sí quie­ro. Dos años des­pués de la bo­da se con­vir­tió en una es­tre­lla de la can­ción. Por lo tan­to, Ani­ta –que con­fe­sa­ba no ser ce­lo­sa– iba jun­to a él a to­das par­tes. “Me ca­sé con él tres ve­ces y vol­ve­ría a ha­cer­lo”. Por cier­to, es­tan­do en Be­ni­dorm me en­se­ñó al­gu­nos de sus cua­dros más va­lio­sos, co­mo el ma­ra­vi­llo­so lien­zo de Mi­quel Bar-

“Si la juez si­gue ade­lan­te, mis tíos se ha­rán la prue­ba de ADN con la sa­li­va”

ce­ló que pre­si­día su dor­mi­to­rio.

Ma­no­lo Es­co­bar te­nía per­fec­ta­men­te cla­ro que su vi­da te­nía dos pi­la­res fun­da­men­ta­les: “Por un la­do, la fa­mi­lia, lo más im­por­tan­te pa­ra mí, y en se­gun­do lu­gar, el tra­ba­jo. Mi enor­me suer­te es que lo que yo pue­do dar en el es­ce­na­rio con mis años, mi gen­te me lo acep­ta y me lo agra­de­ce, ¿qué más pue­do pe­dir?”.

Ma­no­lo in­sis­tía en que su mu­jer no era ce­lo­sa por­que “ja­más le ha­bía da­do mo­ti­vos pa­ra ser­lo. Un día le co­men­té: si al­gún día te en­ga­ño pien­sa que tie­ne que ser por una mu­jer me­jor que tú, pe­ro co­mo eso es im­po­si­ble, pa­ra qué lo voy a ha­cer”. To­das es­tas co­sas me las di­jo po­cos me­ses an­tes de mo­rir. De­lan­te de Ani­ta me con­fe­só que “siem­pre he si­do una per­so­na muy leal en to­do. Siem­pre con la mis­ma com­pa­ñía de dis­cos, siem­pre con el mis­mo pro­duc­tor en el ci­ne –Al­fre­do Frai­le pa­dre– y siem­pre con la mis­ma mu­jer. Yo, si no me en­ga­ñan, es­toy con la gen­te pa­ra to­da la vi­da. Des­de lue­go, yo no en­ga­ña­ré a na­die. Soy leal”.

En la fa­mi­lia to­dos es­tán pre­pa­ra­dos pa­ra lo que les man­de el juez. “Aho­ra, si llegan, mis po­bres tíos se ten­drán que ha­cer esa prue­ba con la sa­li­va. Aun­que yo creo que la juez ve­rá an­tes que en es­te mun­do ar­tís­ti­co unas fo­tos no son prue­ba de na­da. La gen­te co­no­ci­da se ha­ce fo­tos con to­do el que se lo pi­de. A par­tir de aho­ra, ten­drán que pen­sar­se mu­cho con quién lo ha­cen”.

To­do es­te te­ma se lo han to­ma­do con mu­cha fi­lo­so­fía. “No se pue­de ha­cer na­da, ha­brá que es­pe­rar. Pe­ro to­do me pa­re­ce men­ti­ra que es­té ocu­rrien­do. Es com­ple­ta­men­te in­ve­ro­sí­mil”.

Tam­bién di­cen que Va­nes­sa pe­lea­rá por lo que es su­yo. To­dos sa­ben que la mu­jer de Gi­jón quie­re al­go más que el re­co­no­ci­mien­to de pa­ter­ni­dad. “Mi ma­dre iba con mi pa­dre a to­das par­tes. Es in­via­ble lo que di­ce es­ta se­ño­ra”, me con­tó.

Va­nes­sa, que lle­gó al mun­do 18 años des­pués de ca­sa­dos, aho­ra

Ha con­tra­ta­do un abo­ga­do. Sa­be que bus­can al­go más que la pa­ter­ni­dad

ten­drá que en­fren­tar­se a es­te nue­vo obs­tácu­lo en su ca­mino. Es­tá lle­na de pro­yec­tos pro­fe­sio­na­les. Si­gue apos­tan­do por su ca­rre­ra en el mun­do del tea­tro y del ci­ne. Así con­tó su pa­dre có­mo lle­gó al mun­do. Me lo di­jo con emo­ción en los ojos. “Lle­gó en el úl­ti­mo tren que pa­só por mi vi­da y en el úl­ti­mo va­gón. Lle­nó el hue­co que ha­bía en mi ca­sa. He te­ni­do la suer­te de que mi ni­ña es una hi­ja in­me­jo­ra­ble”. Ma­no­lo le es­cri­bió una can­ción a su que­ri­da Va­nes­sa que se lla­mó

Mi pe­que­ña flor y lo de­cía to­do: “El ro­sal es­ta­ba triste y más triste el jar­di­ne­ro… pe­ro tan­to sus­pi­ra­ba el ro­sal por una flor que co­no­ció un ca­pu­lli­to chi­qui­to y bo­ni­to mi­la­gro de amor. Eres to­da una pro­me­sa pe­que­ña, Va­nes­sa, me basta mi­rar­te pa­ra ser fe­liz…”.

La fa­mi­lia es­pe­ra la de­ci­sión del juez, pe­ro no da cré­di­to a lo que es­tá ocu­rrien­do. “Sor­pren­den­te”. “In­creí­ble”. “Es­ta­mos tran­qui­los”. Es­to no ha si­do más que una ba­ta­lla. Ve­re­mos có­mo aca­ba aho­ra es­ta otra gue­rra ya ju­di­cial.

EFE

FE­LI­CES “Mi vi­da tie­ne dos pi­la­res fun­da­men­ta­les. El más im­por­tan­te, la fa­mi­lia”, re­co­no­cía Ma­no­lo Es­co­bar. En la ima­gen con Va­nes­sa y Ani­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.