Te­mor an­te un ‘hac­keo’ el 21-D en Ca­ta­lu­ña

Mon­cloa si­túa co­mo pro­ble­ma de se­gu­ri­dad na­cio­nal las «in­ter­fe­ren­cias in­for­má­ti­cas»

El Mundo - - ESPAÑA - ÁL­VA­RO CAR­VA­JAL

Aun­que en Es­pa­ña no se uti­li­ce el vo­to elec­tró­ni­co, el Go­bierno te­me la po­si­bi­li­dad de que en las elecciones ca­ta­la­nas del pró­xi­mo 21 de di­ciem­bre pue­dan pro­du­cir­se des­de el ex­te­rior «in­ter­fe­ren­cias in­for­má­ti­cas» –hac­keos en el ar­got– pa­ra bus­car la des­es­ta­bi­li­za­ción del país. Co­mo ya ha su­ce­di­do en otras na­cio­nes eu­ro­peas. Y es que, co­mo asu­me el Eje­cu­ti­vo en la nue­va Es­tra­te­gia de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal apro­ba­da ayer por el Con­se­jo de Mi­nis­tros, la in­tro­mi­sión en los pro­ce­sos elec­to­ra­les es hoy una de las prin­ci­pa­les ame­na­zas pa­ra Es­pa­ña y su en­torno.

El Con­se­jo de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal, reuni­do ayer en Mon­cloa ba­jo la pre­si­den­cia de Ma­riano Ra­joy, abor­dó la ac­tua­li­za­ción de los nue­vos ries­gos in­tro­du­cien­do co­mo prio­ri­da­des, por pri­me­ra vez, los ci­be­ra­ta­ques y los in­ten­tos de ma­ni­pu­lar elecciones y a la opi­nión pú­bli­ca con no­ti­cias fal­sas

En es­te con­tex­to, una de las in­ter­ven­cio­nes en di­cha reunión pu­so es­pe­cial «én­fa­sis» en el es­fuer­zo de ga­ran­ti­zar que las elecciones ca­ta­la­nas del 21-D no su­fran nin­gu­na «in­ter­fe­ren­cia de ti­po in­for­má­ti­co» que pue­da en­tor­pe­cer el re­cuen­to de los vo­tos o la di­fu­sión en ho­ra de los re­sul­ta­dos.

«Se han pues­to de ma­ni­fies­to to­das las pre­cau­cio­nes pa­ra que la vo­lun­tad de los ca­ta­la­nes sea cla­ra, vo­ten en li­ber­tad y los re­sul­ta­dos sean co­rrec­tos. Y evi­tar po­si­bles in­tro­mi­sio­nes co­mo se ha vis­to en otros pro­ce­sos elec­to­ra­les en otros paí­ses», afir­mó el por­ta­voz del Eje­cu­ti­vo, Íñi­go Mén­dez de Vi­go, en rue­da de pren­sa. Así, ase­gu­ró que las elecciones ca­ta­la­nas se­rán «de ver­dad» y se ce­le­bra­rán con nor­ma­li­dad, en con­tra­po­si­ción con la «far­sa» del re­fe­rén­dum ile­gal del 1-O.

Par­te del blin­da­je con­tra los ci­be­ra­ta­ques es­tá en la ro­bus­tez de las me­di­das de se­gu­ri­dad que ha adop­ta­do la em­pre­sa que se en­car­ga­rá de re­ci­bir la in­for­ma­ción de las me­sas elec­to­ra­les y de in­for­ma­ti­zar los da­tos del re­cuen­to. Me­di­das en ba­se a las que se qui­so trans­mi­tir un men­sa­je de se­gu­ri­dad so­bre el pro­ce­so.

El Go­bierno se to­ma muy en se­rio la ame­na­za de las in­je­ren­cias en los pro­ce­sos elec­to­ra­les por­que con­si­de­ra que «la fi­na­li­dad úl­ti­ma que se per­si­gue es la des­es­ta­bi­li­za­ción, el fo­men­to de mo­vi­mien­tos sub­ver­si­vos y la po­la­ri­za­ción de la opi­nión pú­bli­ca». En es­te con­tex­to, se ele­va tam­bién a la ca­te­go­ría de ame­na­za la di­fu­sión de no­ti­cias fal­sas a tra­vés de las re­des so­cia­les. Un ries­go que ya ha que­da­do en evi­den­cia du­ran­te la cri­sis in­de­pen­den­tis­ta ca­ta­la­na, así co­mo la di­fi­cul­tad tan­to pa­ra fre­nar­lo co­mo pa­ra evi­tar­lo.

El re­su­men eje­cu­ti­vo de la nue­va es­tra­te­gia de se­gu­ri­dad in­ci­de en que las «ac­cio­nes hos­ti­les» ya no só­lo se jue­gan en el cam­po mi­li­tar o eco­nó­mi­co, sino que tam­bién lo ha­cen en el te­rreno de in­ter­net y la ci­ber­se­gu­ri­dad. Y que va más allá del ha­bi­tual «ro­bo, uso y di­fu­sión de la in­for­ma­ción y da­tos sen­si­bles». Aho­ra lo que se ca­ta­lo­ga co­mo desafíos de «gran­des di­men­sio­nes» son las «ac­ti­vi­da­des de de­sin­for­ma­ción» y de «in­ter­fe­ren­cias en pro­ce­sos elec­to­ra­les».

«La ma­ni­pu­la­ción de la in­for­ma­ción por par­te de agen­tes ex­ter­nos ejer­ce de fac­tor de in­fluen­cia en la era de la pos­ver­dad, con efec­tos ne­ga­ti­vos en la cohe­sión so­cial y la es­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca», re­cal­ca el do­cu­men­to del Go­bierno.

Asi­mis­mo, el Eje­cu­ti­vo asu­me que Es­pa­ña su­fre tam­bién ame­na­zas in­ter­nas que po­nen en ries­go su se­gu­ri­dad. Y ci­ta, en­tre otros, «los desafíos a la le­ga­li­dad y al in­te­rés ge­ne­ral de Es­pa­ña». Una alu­sión im­plí­ci­ta al in­de­pen­den­tis­mo ca­ta­lán y so­bre el que di­ce que requerirá «una res­pues­ta des­de el Es­ta­do de De­re­cho con ob­je­to de ga­ran­ti­zar los de­re­chos y li­ber­ta­des de to­dos los ciu­da­da­nos».

JA­VIER BARBANCHO

El je­fe del Eje­cu­ti­vo, Ma­riano Ra­joy, pre­si­dien­do ayer el Con­se­jo Na­cio­nal de Se­gu­ri­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.