Muer­te de un su­pre­ma­cis­ta

El Mundo - - DEPORTES - JOR­GE BUSTOS

No me qui­to de la ca­be­za el chu­pi­to de la muer­te de Slo­bo­dan Pral­jak. Un ge­ne­ral an­ciano re­ci­be en pie la no­ti­cia de su con­de­na y de­ci­de ex­pre­sar su re­cha­zo del mo­do más ca­te­gó­ri­co en­tre los po­si­bles. Cier­ta­men­te, Pral­jak era un hom­bre fa­mi­lia­ri­za­do con la muer­te. La ad­mi­nis­tró sin es­crú­pu­lo en Bos­nia, de don­de tra­tó de erra­di­car la pre­sen­cia mu­sul­ma­na con ins­truc­cio­nes diá­fa­nas a sus sol­da­dos an­tes de sa­lir de ca­za: «No mos­tréis com­pa­sión por na­die». No la mos­tra­ron. ¿Pe­ro la mos­tró él con­si­go mis­mo an­te el tri­bu­nal de La Ha­ya? ¿Es su sui­ci­dio un ac­to de co­bar­día o de va­lor?

So­bre to­do fue un ac­to de su­pre­ma va­ni­dad. O de va­ni­do­so su­pre­ma­cis­mo. Otros cri­mi­na­les bal­cá­ni­cos se sui­ci­da­ron dis­cre­ta­men­te en sus cel­das, pe­ro no en vano Pral­jak ha­bía si­do ci­neas­ta y pro­fe­sor de Fi­lo­so­fía. Qui­zá pre­ten­día pro­yec­tar­se a la pos­te­ri­dad co­mo Só­cra­tes pos­mo­derno, to­man­do la ci­cu­ta en te­le­vi­sión, cons­cien­te de que no po­día tor­cer la ra­zón le­gal pe­ro sí ob­te­ner una vic­to­ria ca­tó­di­ca. Que sus cálcu­los no eran des­ca­be­lla­dos lo prue­ba el so­lem­ne mi­nu­to de si­len­cio que el Par­la­men­to croa­ta guar­dó tras con­fir­mar­se el fa­lle­ci­mien­to. La al­qui­mia na­cio­na­lis­ta so­lo ne­ce­si­ta un dra­ma y una ima­gen pa­ra con­ver­tir la ab­yec­ción en he­roís­mo.

El ge­no­ci­da croa­ta cum­plió la pro­fe­cía que Lu­met for­mu­ló en Net­work: la ex­hi­bi­ción en di­rec­to de la muer­te hu­ma­na co­mo úl­ti­mo es­ta­dio de la te­le­cra­cia. De mo­men­to el se­xo si­gue sien­do el prin­ci­pal atrac­ti­vo de los pro­gra­mas de te­le­rrea­li­dad, pe­ro el es­cán­da­lo de­fi­ni­ti­vo so­lo so­bre­ven­drá con la muer­te. Apa­rear­se an­te la cá­ma­ra con o sin edre­dón nun­ca se­rá tan obs­ceno co­mo ma­tar­se pa­ra mor­bo­sa de­lec­ta­ción de la au­dien­cia. Pral­jak ya lle­gó ahí. Pe­ro no pa­só de ahí. Su ac­ción nos es­can­da­li­za por­que con­tra­di­ce el más ani­mal de los ins­tin­tos, que es el de su­per­vi­ven­cia. Ca­mus con­si­de­ra­ba el sui­ci­dio el úni­co pro­ble­ma se­rio de la fi­lo­so­fía por­que plan­tea la lu­cha en­tre el espíritu que su­fre y el cuer­po, que re­tro­ce­de an­te el ani­qui­la­mien­to: «En el ape­go de un hom­bre a su vi­da hay al­go más fuer­te que to­das las mi­se­rias del mun­do». In­clui­dos los Bal­ca­nes. Pe­ro por es­can­da­lo­so que fue­ra su de­li­rio de gran­de­za, el ge­ne­ral no pue­de as­pi­rar a com­par­tir la dig­ni­dad del fi­ló­so­fo. Por­que Só­cra­tes fue sen­ten­cia­do a mo­rir por de­fen­der lo bueno so­bre lo nues­tro, es de­cir, por en­fren­tar­se al na­cio­na­lis­mo ate­nien­se, cu­yas éli­tes com­pren­die­ron el ries­go pa­ra la cohe­sión so­cial que en­tra­ña­ba la di­sol­ven­te li­ber­tad de pen­sa­mien­to so­crá­ti­ca, mien­tras que Pral­jak se mata pa­ra blin­dar el pre­jui­cio de su­pe­rio­ri­dad de su tri­bu. ¡Así mo­ri­mos los croa­tas!

Fue­ra del es­pec­tácu­lo, na­da por­ten­to­so hay en el sui­ci­dio de Pral­jak. Es el cohe­ren­te fi­nal de la vi­da de un fa­ná­ti­co: aquel que pre­fie­re la ani­qui­la­ción an­tes que la au­to­crí­ti­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.