¿Gol­pis­tas ele­gi­bles en li­ber­tad?

El Mundo - - ESPAÑA - JOR­GE DE ES­TE­BAN

Se pue­de es­tar de acuer­do o no con que el

Juez Lla­re­na pue­da re­vo­car, en su ca­so, la pri­sión in­con­di­cio­nal de los diez en­car­ce­la­dos na­cio­na­lis­tas, impu­tados por va­rios de­li­tos, en­tre ellos el de re­be­lión. En efec­to, si no exis­te real­men­te nin­guno de los ries­gos que ex­po­ne la LEC, pa­re­ce com­pren­si­ble que se les de­je en li­ber­tad ba­jo fian­za, en es­pe­ra de que se ce­le­bre el jui­cio. Ya sa­be­mos aque­llo que de­cía Don Qui­jo­te a San­cho: «La li­ber­tad es uno de los más pre­cio­sos do­nes que a los hom­bres die­ron los cie­los; con ella no pue­den igua­lar­se los te­so­ros que en­cie­rra la tie­rra ni el mar en­cu­bre; por la li­ber­tad así co­mo por la hon­ra se pue­de y de­be aven­tu­rar la vi­da, y, por el con­tra­rio, el cau­ti­ve­rio es el ma­yor mal que pue­de ve­nir a los hom­bres».

Acep­te­mos, pues, que es­tos gol­pis­tas sal­gan en li­ber­tad por cri­te­rios hu­ma­ni­ta­rios, pe­ro lo que no se com­pa­de­ce con ese pro­pó­si­to es que la ra­zón fun­da­men­tal que han ale­ga­do pa­ra so­li­ci­tar la li­ber­tad es la de po­der par­ti­ci­par en la cam­pa­ña de las pró­xi­mas elecciones del 21 de di­ciem­bre.

A cam­bio de ese be­ne­fi­cio, se com­pro­me­ten a aca­tar el ar­tícu­lo 155 CE, co­mo ya hi­zo la se­ño­ra For­ca­dell, pro­me­tien­do que en ade­lan­te só­lo ac­tua­ran, man­te­nien­do su ideo­lo­gía se­pa­ra­tis­ta, a tra­vés de «los cau­ces le­ga­les». Pe­ro va­mos a ver, no te­ne­mos nin­gu­na cer­te­za de que cum­pli­rán su pro­me­sa, por­que la ca­bra siem­pre ti­ra al mon­te, y ade­más hay que re­cor­dar­les, aun­que no lo hi­cie­ran en su mo­men­to, que en Es­pa­ña pa­ra to­mar po­se­sión de un car­go pú­bli­co es ne­ce­sa­rio «ju­rar o pro­me­ter cum­plir las obli­ga­cio­nes del car­go con leal­tad al Rey y guar­dar y ha­cer guar­dar la Cons­ti­tu­ción co­mo nor­ma fun­da­men­tal del Es­ta­do», se­gún re­za el ar­tícu­lo 1 del Real De­cre­to de 5 de abril de 1979. Es más: tam­bién el ar­tícu­lo 108.8 de la LOREG reite­ra es­ta obli­ga­ción del ju­ra­men­to pa­ra to­mar po­se­sión del car­go elec­ti­vo que se va­ya a ejer­cer. De ahí que re­sul­te in­só­li­to que pa­ra que es­tos ca­ba­lle­ros sal­gan en li­ber­tad, en con­tra del pa­re­cer de la Fis­ca­lía, sea su­fi­cien­te, se­gún pa­re­ce, que aca­ten el ar­tícu­lo 155, el cual se ha con­ver­ti­do en la su­per­nor­ma de la Cons­ti­tu­ción.

Sin em­bar­go, mu­chos no pa­re­cen com­pren­der lo que se es­tá ju­gan­do en es­tos mo­men­tos en Es­pa­ña, por­que, si el lu­nes que­dan en li­ber­tad, con o sin fian­za o con me­di­das cau­te­la­res, asis­ti­ría­mos a al­go in­ve­ro­sí­mil co­mo es que unos gol­pis­tas con­su­ma­dos pue­dan vol­ver a pre­sen­tar­se a unas elecciones

mien­tras no se ce­le­bre el jui­cio y, en su ca­so, que­den con­de­na­dos. Por eso pa­re­ce ló­gi­co sos­te­ner que mien­tras se de­be pre­su­mir a to­dos los ciu­da­da­nos en ge­ne­ral el prin­ci­pio de la pre­sun­ción de inocen­cia, en lo que se re­fie­re a los car­gos pú­bli­cos, que han ju­ra­do la Cons­ti­tu­ción, de­be­ría pre­su­mir­se el prin­ci­pio de pre­sun­ción de cul­pa­bi­li­dad, has­ta que no ha­ya una sen­ten­cia fa­vo­ra­ble pa­ra ellos. De ahí que re­sul­te in­cohe­ren­te que ca­si to­dos los par­ti­dos, con di­fe­ren­tes ma­ti­ces cier­ta­men­te, ha­yan acep­ta­do una re­gla no es­cri­ta que con­sis­te en que si una per­so­na que os­ten­ta un car­go, in­clu­so elec­ti­vo, es impu­tado por co­rrup­ción, de­be di­mi­tir an­tes de que se ce­le­bre el jui­cio y ha­ya una sen­ten­cia fir­me.

Pues bien, si se acep­ta es­ta pre­mi­sa, lo ló­gi­co es que fue­sen inele­gi­bles los que es­tén impu­tados por un de­li­to tan gra­ve co­mo es la re­be­lión. La LOREG, en su ar­tícu­lo 6.2 es­ta­ble­ce que son inele­gi­bles «los con­de­na­dos por sen­ten­cia, aun­que no sea fir­me, por de­li­tos de re­be­lión, te­rro­ris­mo o con­tra las ins­ti­tu­cio­nes del Es­ta­do cuan­do la mis­ma ha­ya es­ta­ble­ci­do la pe­na de in­ha­bi­li­ta­ción pa­ra el ejer­ci­cio del de­re­cho de su­fra­gio pa­si­vo en los tér­mi­nos pre­vis­tos en la le­gis­la­ción pe­nal». A mi jui­cio, en una de­mo­cra­cia co­mo la nues­tra, no se pue­de es­pe­rar, cuan­do se pro­du­ce un gol­pe de Es­ta­do co­mo el que aca­ba­mos de pre­sen­ciar, a que se sen­ten­cie a los gol­pis­tas pa­ra evi­tar que se vuel­van a pre­sen­tar a unas elecciones por­que ya se­ría tar­de.

Pe­ro si al­guien se sor­pren­de de lo que afir­mo, le re­co­mien­do que lea lo que se­ña­la la Cons­ti­tu­ción de Es­ta­dos Uni­dos, es de­cir, la de­mo­cra­cia más an­ti­gua del mun­do, en su En­mien­da XIV, sec­ción 3: «Las per­so­nas que ha­bien­do pres­ta­do ju­ra­men­to pre­vio en ca­li­dad de miem­bros del Con­gre­so o de los fun­cio­na­rios de los Es­ta­dos Uni­dos o de miem­bros de cual­quier le­gis­la­tu­ra lo­cal, o co­mo fun­cio­na­rios eje­cu­ti­vos o ju­di­cia­les de cual­quier Es­ta­do, de que sos­ten­drían la Cons­ti­tu­ción de los Es­ta­dos Uni­dos, hu­bie­ran par­ti­ci­pa­do en una in­su­rrec­ción o re­be­lión en con­tra de ellos o pro­por­cio­na­do ayu­da o pro­tec­ción a sus enemi­gos, no po­drán ser se­na­do­res o re­pre­sen­tan­tes en el Con­gre­so, ni elec­to­res del Pre­si­den­te o Vi­ce­pre­si­den­te, ni ocu­par nin­gún em­pleo ci­vil o mi­li­tar que de­pen­da de los Es­ta­dos Uni­dos o de al­guno de los Es­ta­dos». En re­su­mi­das cuen­tas: ¿Si co­pia­mos con tan­ta fre­cuen­cia las co­sas ma­las de los Es­ta­dos Uni­dos, por qué no co­pia­mos tam­bién las bue­nas?

Pa­ra los car­gos pú­bli­cos de­be­ría re­gir el prin­ci­pio de pre­sun­ción de cul­pa­bi­li­dad

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.